La terapia EMDR cambió la vida de una mujer tras la muerte de su madre

·8  min de lectura
 (Getty Images/iStockphoto)
(Getty Images/iStockphoto)

El 11 de septiembre de 2013, dos policías se presentaron en la puerta de Louise Graham. Su madre, vista por última vez en España, llevaba varios días desaparecida. “Esperaba que la Interpol me entrevistara para una denuncia de desaparición”, recuerda. Graham tenía una relación complicada con su madre y, tres meses antes, había tomado la decisión de apartarla temporalmente de su vida. Ella tenía que volar a casa esa semana; Graham planeaba intentar una reconciliación.

“Vi sus caras e inmediatamente supe lo que querían decirme”, dice Graham. “Les cerré la puerta y corrí al otro lado de mi casa. No quería oír las noticias”. Tras irrumpir en su casa, la policía informó a Graham de que su madre había muerto de un ataque al corazón tres días antes. “Fue mi mayor temor realizado”, señala.

No fue hasta cuatro años más tarde cuando Graham, que ahora tiene 36 años, descubriría la Desensibilización y Reprocesamiento por Movimientos Oculares (EMDR), una forma de terapia que sería la clave para su recuperación del trauma de aquel día. La EMDR ha sido noticia recientemente. La semana pasada, el príncipe Harry reveló que se había sometido a esta terapia relativamente nueva en su nueva serie The Me You Can’t See (El yo que no puedes ver), como forma de ayudarle a superar la repentina muerte de su madre, la princesa Diana, que falleció en un accidente de tráfico en agosto de 1997.

En el tercer episodio de la serie, el Príncipe Harry explica que la EMDR fue “siempre” algo que quiso probar. Revela cómo el hecho de que le instaran a caminar detrás del féretro de su madre como parte del cortejo fúnebre hacia la Abadía de Westminster a la edad de 12 años convirtió a Londres en un lugar traumatizante. “Londres es un desencadenante, por desgracia. Por lo que le pasó a mi madre, y por lo que viví y vi”, afirma a la terapeuta de EMDR Sonja Oakley.

El EMDR es una forma de tratamiento psicoterapéutico diseñado originalmente por Francine Shapiro en 1989 como forma de aliviar la angustia que los clientes asocian a los recuerdos traumáticos. Se diferencia de las terapias tradicionales de conversación, como el tratamiento cognitivo-conductual (TCC), porque, además de responder a preguntas específicas, requiere que el cliente recuerde toda su experiencia sensorial, desde las emociones que sintió hasta los olores que pudo notar.

“Se trata de revisar lo que surge en el cuerpo cuando el cliente recuerda un momento concreto y, una vez que se ha activado, ponemos en marcha el proceso digestivo del cerebro para que el cliente pueda reprocesar su trauma de forma que no sea tan vívido emocionalmente. Básicamente, estamos recableando la red neuronal”, explica la psicoterapeuta y especialista en EMDR Claire van den Bosch, que dirige la clínica A Time To Heal.

La EMDR suele recomendarse a las personas que han sufrido un incidente singular de trauma. Esto puede desencadenar lo que se conoce como “TEPT de inicio único”, precisa van den Bosch. “En estos casos, pueden ser necesarias de ocho a doce sesiones para ver un impacto”. Aunque, como en el caso de Graham, muchos clientes que acuden a la EMDR con un TEPT de inicio único suelen acabar descubriendo también traumas anteriores, lo que les obliga a someterse a un tratamiento durante mucho más tiempo.

Leer más: Mujeres con discapacidad “tienen más probabilidades de sufrir abuso doméstico”

“Tras la muerte de mi madre, caí en una depresión clínica y experimenté una completa pérdida de identidad”, comenta Graham. Pronto empezaron a surgir otros problemas. “Tuve pensamientos suicidas y me desconecté completamente de mí mismo. El recuerdo de haber visto a los policías se unió a todo tipo de problemas que había experimentado en mi infancia, desde la ansiedad hasta el abandono. También llevaba mucha vergüenza en mi cuerpo”.

Al principio, Graham recurrió a la terapia hablada junto con otros tratamientos más alternativos, como el Método Hoffman de siete días, fundado por el empresario estadounidense Bob Hoffman. Funcionó, pero tras un grave ataque de pánico al tercer día del retiro, Graham se dio cuenta de que necesitaba profundizar en su pasado. “Fue entonces cuando mi terapeuta me sugirió que probara la EMDR”, confirma.

La EMDR funciona gracias a un proceso conocido como estimulación bilateral, que genera que los estímulos izquierdo y derecho del cerebro se muevan de un lado a otro. Puede realizarse de varias maneras. La más popular es a través de los ojos, en la que el terapeuta pide al cliente que siga su mano mientras la mueve de un lado a otro de su campo de visión. Sin embargo, también se puede llevar a cabo con zumbadores de mano, dando golpecitos en las rodillas o mediante el método del golpecito de mariposa, que es lo que han hecho tanto el príncipe Harry como Graham. “Lo que hace el príncipe Harry es exactamente como funciona mi tratamiento”, comenta.

Aunque sigue sin estar claro cómo funciona exactamente la EMDR a nivel clínico, hay muchas pruebas que respaldan su eficacia: el NHS afirma que “no está claro cómo funciona exactamente la EMDR, pero puede ayudar a cambiar la forma negativa de pensar sobre una experiencia traumática”. Los psicoterapeutas utilizan dos explicaciones principales. La primera es que, al pensar en el trauma mientras se hace otra cosa (por ejemplo, mover los ojos de un lado a otro), “se pone a prueba la memoria de trabajo de forma que se obliga a la memoria a disolverse”, informa van den Bosch. “La idea es que no puedes retenerlo en la mente de la misma manera mientras haces otra cosa, así que el recuerdo empieza a desintegrarse”, añade.

La segunda explicación (y la que comparte van den Bosch) está relacionada con el sueño, concretamente con el sueño REM, un tipo de sueño profundo durante el cual los ojos se mueven rápidamente en una serie de direcciones. “Cuando soñamos, estamos procesando información del día y llenándola en nuestra mente”, detalla van den Bosch. “Pero cuando nos ocurre algo traumático, el proceso normal de llenado del cerebro se ve desbordado, por lo que no funciona tan bien”. La EMDR hace que vuelva a funcionar. “La idea es que si digerir información -como hacemos en el sueño REM- hace que los ojos se muevan hacia adelante y hacia atrás, entonces al mover los ojos hacia adelante y hacia atrás, incitamos al cerebro a digerir información”.

Tras cuatro años de EMDR, Graham reflexiona sobre aquel día de septiembre de 2013 de forma muy diferente. “Cuando hablo de ello ahora, es como si estuviera viendo un episodio de This Is Us”, dice. “Como si fuera un evento triste, pero ya no tiene ningún significado personal. No tiene ninguna carga o narrativa a su alrededor que impacte en mi salud mental o en cómo pienso en mi autoestima. Simplemente está ahí”.

Pero sólo porque los recuerdos más traumáticos de un cliente hayan sido procesados, eso no significa que su experiencia con EMDR haya llegado a su fin. Graham sigue haciéndolo con regularidad; aunque la forma en que lo utiliza ahora es muy diferente. “Lo utilizamos para aprovechar las experiencias positivas de mi vida, algo que me encanta”, sostiene. “Así que si vengo a una sesión y comparto algo que me entusiasma, utilizaremos la EMDR para aprovechar eso como una forma de reforzarlo y hacerlo más fuerte”. Esta forma de utilizar la EMDR es importante cuando se trata de potenciar el bienestar psicológico general del cliente a largo plazo, comenta van den Bosch. “No basta con hablar de lo negativo, también hay que equilibrar a los clientes con la positividad”.

Los efectos transformadores de la EMDR son tales que van den Bosch cree que todo el mundo puede beneficiarse de ella. “Hayamos pasado por un trauma específico o no, todos tenemos algún tipo de experiencia abrumadora que no hemos procesado adecuadamente”. Van den Bosch cree que el hecho de no haber procesado estas experiencias puede desgastarte e influir en muchos aspectos de tu vida sin que te des cuenta.

Para Graham, que ha puesto en marcha su propio negocio de emprendimiento social desde que empezó con la EMDR, el tratamiento le ha cambiado la vida. “Me siento como si acabara de nacer de nuevo”, menciona. “Soy mucho más sólida psicológicamente de lo que era antes y realmente entiendo cómo cuidarme y establecer límites”. La vergüenza que llevaba en su cuerpo también se ha desvanecido. “El EMDR me ha abierto muchas posibilidades”, añade. “Siento que me ha devuelto la vida”.

Puede obtener más información sobre EMDR aquí.

Si tiene sentimientos de angustia y aislamiento, o está luchando por salir adelante, los Samaritanos ofrecen apoyo; puede hablar con alguien gratuitamente por teléfono, de forma confidencial, en el 116 123 (Reino Unido e Irlanda), enviar un correo electrónico a jo@samaritans.org, o visitar el sitio web de los Samaritanos para encontrar los detalles de su sucursal más cercana.

Si se encuentra en los Estados Unidos y usted o alguien que conoce necesita ayuda en materia de salud mental en este momento, llame a la Línea de Ayuda Nacional para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (8255). La línea de ayuda es una línea de crisis gratuita y confidencial que está disponible para todos las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Relacionados

Éstos son los motivos por los que príncipe Harry se ofreció a recibir terapia en su programa de TV, dice el director

Activistas piden al gobierno de Boris Johnson prohibir terapia de conversión gay

Chris Rock revela que aumentó las sesiones de terapia a siete horas a la semana cuando comenzó la pandemia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.