La teoría que sostiene que la vida no surgió en la Tierra y todos somos extraterrestres

·8  min de lectura
Los científicos sugieren que la existencia empezó en otros planetas y podría estar distribuyéndose por el espacio a bordo de cometas, meteoritos y diversos objetos astronómicos
NASA

Aunque la Tierra está repleta de vida, todavía no hay un consenso científico unánime sobre sus orígenes. Sin embargo, la presencia de los componentes básicos de la vida en todo el universo, sugiere que esta podría existir en otros lugares, y que su comienzo en nuestro planeta podría haber dependido de los materiales que llegaron a través de viajes interestelares.

Más de un siglo después, los astrónomos confirman otra predicción de Albert Einstein

En este sentido, algunos investigadores sugieren que la existencia empezó en otros planetas y podría estar distribuyéndose por el espacio a bordo de cometas, meteoritos y diversos objetos astronómicos.

La panspermia es la teoría que propone que los microorganismos y los precursores químicos de la vida son capaces de sobrevivir a las condiciones extremas del espacio para ser transportados por todo el universo.

La vida existiría en otros lugares y habría llegado a nuestro planeta en diversos objetos astronómicos como meteoritos, cometas, asteroides, e incluso naves espaciales, que transportan contaminación no intencionada por microorganismos
NASA


La vida existiría en otros lugares y habría llegado a nuestro planeta en diversos objetos astronómicos como meteoritos, cometas, asteroides, e incluso naves espaciales, que transportan contaminación no intencionada por microorganismos (NASA/)

En diálogo exclusivo con LA NACION, Armando Azua-Bustos, investigador del Centro de Astrobiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, explicó cuál es la relevancia de la teoría de la panspermia para la ciencia. “Es importante porque ayuda a entender el origen de la vida en la Tierra, y las posibilidades de encontrar vida en otros lugares del Sistema Solar y del universo”, manifestó.

Varias investigaciones realizadas de forma reciente teorizan sobre el origen y la distribución de la vida en el cosmos y ofrecen una idea de cómo la vida pudo ser transferida de un sistema planetario a otro.

Misterio revelado: qué se esconde detrás del enigma del Triángulo de las Bermudas

“Algunos de los últimos estudios de la panspermia investigan que, por ejemplo, si se encuentra vida en los satélites helados de Júpiter y Saturno, cuál sería el origen de esta, si tal vida se hubiera originado en el lugar o pudiera haber llegado de otros planetas del sistema solar”, indicó Azua-Bustos.

Por su parte, Manasvi Lingam, profesor de astrobiología de Florida Tech, publicó el artículo “Viabilidad de la detección de la panspermia interestelar en entornos astrofísicos” en la revista científica The Astronomical Journal.

Los tardígrados, llamados comúnmente osos de agua, son organismos extremófilos con la capacidad de poder sobrevivir en el vacío del espacio
NASA


Los tardígrados, llamados comúnmente osos de agua, son organismos extremófilos con la capacidad de poder sobrevivir en el vacío del espacio (NASA/)

La investigación realizada por Lingam junto con investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, y de la Universidad de Roma, en Italia, analiza el proceso por el cual los planetas son bombardeados por las rocas intergalácticas, y cómo los microbios portadores de vida, que pueden estar en su interior, se propagan desde un planeta a otro con el propósito de crear una nueva existencia.

En el estudio, el astrobiólogo y sus colegas presentaron un sofisticado modelo matemático que tiene en cuenta el tiempo de supervivencia de los microbios portadores de vida, la velocidad de dispersión de las partículas y la cantidad del material expulsado por el impacto, para evaluar las posibilidades de detección de la panspermia interestelar.

En la investigación, el equipo de científicos generó estimaciones prácticas de los parámetros del modelo para varios entornos astrofísicos y llegó a la conclusión de que la vida en los planetas puede iniciarse por la colisión de un objeto portador de vida que choca contra otro astro y, de esta manera, lo siembra. Y luego, los objetos portadores de microbios de ese cuerpo celeste son expulsados al espacio y se extienden por los planetas vecinos.

Según Lingam, el estudio puede ayudar a comprender qué planetas estuvieron afectados por los viajes de los organismos vivos de un mundo a otro y, además, proporcionar una mejor comprensión de cómo la vida en la Tierra puede estar biológicamente conectada con otras formas de vida de nuestro sistema solar. Por ejemplo, pudo llegar a bordo de un meteorito procedente de Marte.

La panspermia es la teoría que propone que los microorganismos y los precursores químicos de la vida son capaces de sobrevivir a las condiciones extremas del espacio para ser transportados por todo el universo a bordo de diversos objetos astronómicos
NASA


La panspermia es la teoría que propone que los microorganismos y los precursores químicos de la vida son capaces de sobrevivir a las condiciones extremas del espacio para ser transportados por todo el universo a bordo de diversos objetos astronómicos (NASA/)

Hay pruebas de que el Marte primitivo era muy habitable, tenía agua corriente y las temperaturas pueden haber sido también más cálidas. En principio, la vida podría haberse originado primero en Marte, y después extinguirse o pasar a la clandestinidad, pero luego esa vida podría haberse extendido a la Tierra, en cuyo caso tendríamos una ascendencia marciana”, reveló Lingam.

Otro gran exponente de la teoría de la panspermia es Avi Loeb, director del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard, quien se inspiró en la visita del objeto interestelar Oumuamua a nuestro sistema solar para proponer que la vida existe en toda la galaxia y es distribuida por polvo espacial, asteroides, e incluso naves espaciales, que transportan contaminación no intencionada por microorganismos.

Según Loeb, Oumuamua fue la primera señal de existencia extraterrestre detectada fuera de nuestro Sistema Solar. “Después de ese descubrimiento, con otros colegas escribimos un documento en el que demostramos que los objetos interestelares como Oumuamua pueden ser capturados por nuestro sistema a través de su interacción gravitacional con Júpiter y el Sol. De esta manera, el sistema solar actúa como una red de pesca gravitacional, que en un momento dado puede contener miles de objetos interestelares de ese tamaño. El conjunto de esos objetos interestelares podría, potencialmente, sembrar vida procedente de otro sistema planetario en nuestro propio sistema solar”, manifestó el científico en la revista Universe Today.

La novedad de la investigación realizada por Loeb consistió en que la mayoría de los estudios anteriores sobre la panspermia se habían centrado en identificar cómo la vida pudo haberse distribuido a través del Sistema Solar y en las estrellas vecinas, o habían argumentado que la vida en la Tierra logró llegar desde Marte.

Una ilustración del objeto interestelar Oumuamua
ESO/M. KORNMESSER


Avi Loeb, director del departamento de astronomía de la Universidad de Harvard, se inspiró en la visita del objeto interestelar Oumuamua a nuestro sistema solar para proponer que la vida existe en toda la galaxia y es distribuida por polvo espacial, asteroides, e incluso naves espaciales, que transportan contaminación no intencionada por microorganismos (ESO/M. KORNMESSER/)

Sin embargo, la investigación llamada “Panspermia galáctica”, que publicó Loeb en coautoría con el propio Lingam e Idan Ginsburg, planteó la posibilidad de que la vida podría haberse originado en lugares bastante más lejanos de la galaxia.

“En el nuevo estudio calculamos cuántos objetos rocosos que se expulsan de un sistema planetario pueden ser atrapados por otro en toda la Vía Láctea. Si suponemos que la vida puede sobrevivir durante un millón de años, habría más de un millón de objetos del tamaño de Oumuamua que fueran capturados por otro sistema y pudieran transferir la vida de una estrella a otra. Por lo tanto, la panspermia no se limita exclusivamente a escalas del tamaño del Sistema Solar, y toda la Vía Láctea estaría intercambiando componentes bióticos a través de enormes distancias”, aseguró Loeb.

Científicos recrearon la formación de la Luna tras el impacto de un planeta contra la Tierra

En el mismo sentido, uno de los coautores de la investigación indicó que el modelo elaborado por los astrónomos propone que la panspermia es posible a escalas galácticas e intergalácticas. “Los objetos más pequeños son más propensos a ser capturados. Si consideramos, por ejemplo, a la luna Encélado de Saturno, podemos estimar que hasta 100 millones de objetos similares y portadores de vida pueden haber viajado de un sistema estelar a otro”, dijo Ginsburg.

Encélado, el sexto satélite más grande de Saturno, tiene unos 500 kilómetros de diámetro y está cubierto por una capa de hielo. En 2005, la sonda Cassini descubrió que los criovolcanes cercanos al polo sur expulsaban al espacio chorros de vapor de agua y otras sustancias volátiles. Y en 2017, la NASA reveló que en su superficie existen géiseres y fumarolas que eyectan agua desde su océano hacia al cosmos. Según los científicos que argumentaron la teoría de la panspermia, esas emanaciones arrojarían elementos químicos al espacio entre los que se encuentra el hidrógeno, lo que haría factible la posibilidad de la vida microbiana viajando a través del universo.

En 2005, la sonda Cassini descubrió que los criovolcanes cercanos al polo sur de Encélado expulsaban al espacio chorros de vapor de agua y otras sustancias volátiles
NASA


En 2005, la sonda Cassini descubrió que los criovolcanes cercanos al polo sur de Encélado expulsaban al espacio chorros de vapor de agua y otras sustancias volátiles (NASA/)

Los estudios sobre la panspermia que proponen que los microorganismos y los precursores químicos de la vida son capaces de sobrevivir a las condiciones extremas del espacio para ser transportados por todo el universo, tienen enormes implicaciones en nuestra comprensión de la vida tal cual la conocemos. Porque la existencia podría haberse originado muy lejos de la Tierra y de los planetas vecinos, y haber llegado desde otra galaxia.

En cuanto a las implicaciones científicas y filosóficas que puede tener para la humanidad encontrar vida fuera de la Tierra, el investigador Azua-Bustos reveló: “Nos permitiría cuantificar mejor la habitabilidad en el universo. Hasta ahora solo tenemos un ejemplo, la Tierra. Si en un mismo sistema planetario (el Sistema Solar, uno de miles de millones sistema planetarios existentes en la galaxia) se encontrara otro ejemplo de vida, sugeriría que la vida puede ser un fenómeno común”.

Marte: sorpresa por el extraño objeto que se ve en una de las fotos de la NASA

En el mismo sentido, Andrea Buccino, investigadora independiente del Conicet en el Instituto de Astronomía y Física del Espacio, explicó a LA NACION: “Desde el punto de vista astrobiológico, la teoría de la panspermia es interesante porque puede inferir un origen complejo, aunque uniforme de la vida en otros planetas. Por ejemplo, si la vida en la Tierra fuese de origen panspérmico y considerando el principio de mediocridad, la vida extraterrestre podría ser relativamente común en el universo. Es decir, las condiciones que originaron la aparición de la vida y de la inteligencia en nuestro planeta, también podrían darse de manera similar en un gran número de otros planetas”.

En consecuencia, los investigadores anhelan que algún día el ser humano pueda encontrar vida más allá del Sistema Solar y descubrir otras especies avanzadas que podamos identificar como nuestros parientes para analizar junto a ellos la procedencia de los ingredientes básicos de la vida que hicieron posible nuestra existencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.