Qué es la teoría de la panspermia y qué dice sobre la posibilidad de que el universo esté lleno de vida

·6  min de lectura
Palabra panspermia
La palabra viene del griego antiguo πᾶν (pan) 'todo' y σπέρμα (esperma) 'semilla'.

Uno de los grandes interrogantes que aún no hemos resuelto, y que nadie espera que se resolverá en el corto plazo, es el del origen de la vida en la Tierra (o en cualquier otro lugar).

La ciencia han intentado comprenderlo pero, a pesar de sorprendentes progresos, quedan muchos misterios inexplicables.

¿Qué podría haber disparado aquello que hizo vida a partir de la no vida?

Pues hay una hipótesis, cuyos antecedentes se remontan al Reino Antiguo en Egipto, y también se encuentran en el hinduismo temprano, en la filosofía del filósofo presocrático griego Anaxágoras, y entre los gnósticos judíos y cristianos, que aunque ha sido descartada repetidamente, ha sobrevivido el paso del tiempo.

Se trata de la teoría de la panspermia.

Algunas de esas primeras fuentes planteaban que todo el cosmos está lleno de semillas y que la vida en la Tierra se originó a partir de ellas.

La versión moderna postula -en pocas palabras- que vida existe en todo el Universo y puede transportarse a través del espacio de un lugar a otro.

Ciertamente no está probada.

Y varios expertos señalan que, así se probara, no resolvería necesariamente la cuestión del origen de la vida.

Pese a eso, no deja de ser interesante, y varios descubrimientos le han dado cierta credibilidad.

Un equipo de científicos prominentes del MIT y Harvard, por ejemplo, "están tan suficientemente convencidos de la plausibilidad de la panspermia que han invertido más de una década, y una buena cantidad de fondos de la NASA y otros fondos", señala el blog de Astrobiología de la NASA, "para diseñar y producir un instrumento que pueda enviarse a Marte y potencialmente detectar ADN o el más primitivo ARN", y comprobar si alguna forma de vida fue llevada a Marte.

¿Será posible?

Como cuenta el físico británico Brian Cox, en un video de BBC Ideas y la Open University británica, esto es lo que sabemos:

Animación de nitrospira nitrosa comiendo
Esta bacteria se nutre con amoníaco.

La vida es increíblemente adaptable, basta ver la forma en que nuestra propia especie ha logrado prosperar en todo el mundo.

Y los microorganismos, como las arqueas y las bacterias, a lo largo de millones de años de evolución han podido modificarse para adaptarse a una amplia gama de condiciones.

Eso significa que hoy en día existen microbios que pueden sobrevivir con una variedad de dietas -azufre, amoníaco, el metal manganeso- y en presencia o ausencia de oxígeno.

Algunos incluso sobreviven en las condiciones más extremas que ofrece la Tierra.

Pyrococcus furiosus prospera en los respiraderos hidrotermales del fondo marino. Su temperatura de crecimiento óptima es de 100 grados Celsius, un calor que acabaría con la mayoría de seres vivos. Mientras que la antártica Psychrobacter frigidicola prefiere cosas decididamente más frías.

Dibujo animado de la Psychrobacter frigidicola que crece a -18 grados celcius
Dibujo animado de la Psychrobacter frigidicola que crece a -18 grados celcius

También puedes encontrar extremófilos en ácido caliente o sobreviviendo a la desecación en desiertos cubiertos de sal.

Y algunas de esas criaturas pueden incluso hacerle frente a varios extremos a la vez.

Puedes hallar Deinococcus radiodurans tanto en aguas termales como en suelo antártico, sobrevive a la desecación y es uno de los organismos más resistentes a la radiación que conocemos.

Todo eso hace que los extremófilos sean probablemente los organismos más capaces de sobrevivir y, potencialmente, colonizar los entornos hostiles de otros planetas y lunas, siempre que haya agua líquida al menos parte del tiempo.

Pero...

¿Cómo llegarían a esos otros lugares?

Pues la forma más fácil es viajar con nosotros mientras exploramos nuestro Sistema Solar y más allá.

Rocas saliendo disparadas de la Tierra
Cuando un meteorito cocha contra un planeta o luna, el impacto hace que se creen otros meteoritos.

En las naves espaciales de la NASA se han descubierto bacterias Tersicoccus phoenicis... ¿habremos introducido accidentalmente bacterias de la Tierra a la Luna y Marte?

Otra forma posible de que estos microbios se muevan por el Sistema Solar es haciendo autostop en meteoritos.

Cuando estos chocan en un planeta, salen volando rocas y escombros que generan más meteoritos.

Hasta ahora, se han encontrado 313 meteoritos marcianos en la Tierra, y también se encontró una roca terrestre en la Luna, por lo que sabemos que ha habido transferencia interplanetaria de rocas.

Pero...

¿Cómo lograrían sobrevivir en el espacio?

Una vez en el espacio, esos resistentes viajeros pueden lidiar fácilmente con el frío y la falta de oxígeno.

Criaturas viajando en meteoritos
Es un lugar inhóspito.

Hasta las bacterias normales, en condiciones extremas, pueden entrar en un estado de letargo creando espacios seguros rodeados de paredes gruesas, que se conocen como esporas, paquetes de ADN bacteriano resistentes al calor, al frío, a la sequía, al ácido y a los rayos ultravioleta viajando por el espacio.

Sin embargo, un gran problema es que el espacio está repleto de radiación ionizante que destroza el ADN.

Pero eso no es detiene al Deinococcus. Grupos de ese pequeño individuo han sobrevivido a tres años de exposición al espacio exterior. Otros han sobrevivido hasta seis años en forma de esporas.

Otro obstáculo es el tiempo. El espacio es inmenso, por lo que viajar a cualquier lugar toma mucho tiempo.

Dicho esto, en 2020, unos científicos japoneses revivieron bacterias que habían estado inactivas en el fondo del océano durante 100 millones de años, así que tal vez las distancias extraordinarias no sean un problema para esos diminutos viajeros espaciales.

Dibujo del espacio
El espacio es inmenso pero si pueden permanecer inactivas, esas criaturas podrían sobrevivir.

El último paso es sobrevivir al aterrizaje forzoso en su nuevo hogar.

Y se ha demostrado que las bacterias pueden hacer precisamente eso... siempre que estén alojadas en fracturas profundas en la roca cósmica.

¿Será que sí?

Entonces, es posible que la vida microbiana ya haya viajado a algún lugar como Marte.

Las condiciones allá eran notablemente similares a las de la Tierra hace 3.800 millones de años.

¿Podrían estos microbios extremófilos haber colonizado los acuíferos subterráneos de Marte?

Bichos viviendo debajo de la corteza de Marte
¿Habrá diminutas formas de vida prosperando dentro de Marte?

Si ya están allá, ¿se habrán adaptado a su nuevo entorno?

¿O tal vez la vida en la Tierra se originó en Marte y luego viajó a nuestro planeta?

Puede que no sean pequeños extraterrestres verdes o vida inteligente como la entendemos, pero la posibilidad misma de que la vida se haya transferido a través del Sistema Solar y más allá es profundamente intrigante.

Y con el telescopio James T. Webb comenzando su búsqueda de signos reveladores de vida distante en otros planetas, ¿podríamos quizás descubrir que la vida es mucho más inevitable de lo que alguna vez pensamos?

* Gran parte de este artículo es una adaptación del video de BBC Ideas "Are we thinking about alien life all wrong?", realizado con el consultor académico Dr. Mark Fox-Powell, investigador en The Open University, y presentado por el físico Brian Cox.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.