Teoría conspirativa racista divide a los estadounidenses | Opinión

·2  min de lectura

Una encuesta reciente sobre las creencias extremistas en Estados Unidos que han propiciado actos de violencia, entre ellos tiroteos masivos, arroja resultados inquietantes.

La encuesta fue llevada a cabo a fines de abril por el Southern Poverty Law Center, una organización benéfica de defensa legal que se especializa en los derechos civiles y el interés público, y la firma encuestadora Tulchin Research. Según el sondeo, la teoría del “gran reemplazo” mencionada por Payton S. Grendon, el joven de 18 años que cometió una matanza en un barrio mayoritariamente afroamericano en la ciudad de Buffalo, en el estado de Nueva York, el pasado 14 de mayo— ha llegado a ser una narrativa común en las filas de la ultraderecha norteamericana.

La teoría del gran reemplazo, que se ha convertido en la base ideológica del supremacismo blanco, afirma que la población anglosajona de Estados Unidos está siendo reemplazada por personas de otras razas y etnias, sobre todo hispanos y afroamericanos. La encuesta halló que siete de cada 10 republicanos creen que hay un reemplazo demográfico impulsado por políticos liberales y progresistas con el propósito de ganar más poder y más votos sustituyendo a votantes blancos más conservadores.

Es cierto que la demografía del país está cambiando. En California, por ejemplo, la población blanca no hispana ya no es mayoría. Pero esos cambios están impulsados por fenómenos como una tasa de natalidad más alta entre las minorías étnicas y entre los inmigrantes, no por una supuesta conspiración de los demócratas y los izquierdistas.

La mayoría de los estadounidenses, según la encuesta, tiene una visión positiva del cambio poblacional. Pero entre los republicanos, la mayor parte ve ese cambio no solo negativamente, sino como una amenaza al grupo blanco no hispano.

Políticos y comentaristas de derecha como Tucker Carlson, de la cadena conservadora Fox News —favorita del expresidente republicano Donald Trump— mencionan repetidamente la teoría del gran reemplazo como un peligro para la sociedad blanca norteamericana. El senador Ron Johnson, republicano por Wisconsin, dijo en abril en Fox News: “Este gobierno [el del demócrata Joe Biden] quiere fronteras completamente abiertas. Y uno tiene que preguntarse por qué. ¿Es que de verdad quieren rehacer la demografía de Estados Unidos para mantenerse en el poder por siempre?”.

No es cierto que la administración de Biden quiera abrir las fronteras de par en par, como sabe cualquiera que siga las noticias sobre la inmigración en Estados Unidos. Pero las teorías conspirativas y los discursos extremistas son muy peligrosos en los oídos de individuos proclives a la violencia como el asesino de Buffalo.

Andrés Hernández Alende es un escritor, periodista cubanoamericano y exeditor de la sección de Opinión de el Nuevo Herald. Pueden leer su novela “La espada macedonia” y su ensayo “Biden y el legado de Trump, publicados por Mundiediciones”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.