La teoría conspirativa de los abogados de Trump para dar vuelta la elección, con una referencia a la Argentina

Rafael Mathus Ruiz
·4  min de lectura

WASHINGTON.- Todo comenzó en Venezuela, con Hugo Chávez, y después siguió con Nicolás Maduro. Pero también está metida Cuba, y probablemente China. Es un gran complot global con "dinero comunista" en contra de la democracia de Estados Unidos. Hay conexiones con George Soros -un personaje odiado por los trumpistas-, y con los Clinton -más odiados aún- también. Y la Argentina quedó en el medio, aunque como una suerte de víctima.

Estados Unidos quedó atónito ante la teoría conspirativa desplegada ayer por los abogados del presidente Donald Trump para intentar deslegitimar la elección presidencial, y ensayar una movida de último minuto -disparatada, ilegal e inviable, para expertos, autoridades y opositores al magnate- que le brinde a Trump otros cuatro años en la Casa Blanca.

Perjuicio para la Argentina: Bolsonaro abrió otra cuota para importar trigo extraMercosur sin aranceles

"Si dejamos que esto pase, vamos a convertirnos en Venezuela", se despachó Rudy Giuliani, mientras le caían gotas de sudor teñidas por tintura para el pelo por su cara, al final de un largo monólogo en el que denunció un fraude masivo -otra vez- sin mostrar pruebas. "No podemos permitir que esto pase. No podemos permitir que estos corruptos le roben una elección al pueblo norteamericano. Eligieron a Donald Trump. No eligieron a Joe Biden", insistió.

Giuliani le dio luego la palabra a Sidney Powell, una de las abogadas del equipo, para que brindara más detalles sobre la denuncia. En ningún momento de la más de hora y media de conferencia de prensa los abogados de Trump ofrecieron pruebas. Giuliani dijo que tenían miles de declaraciones de testigos, pero que no podía revelarlas porque la gente temía ser acosada. Y Powell dijo que tenían "un testigo muy fuerte" -una fuente venezolana que no fue identificada- que había explicado cómo los sistemas de votación de Estados Unidos fueron manipulados para darle la elección a Biden,

"Con lo que realmente estamos lidiado acá y descubriendo más cada día es la influencia masiva del dinero comunista a través de Venezuela, Cuba y probablemente China en la interferencia con nuestra elección en Estados Unidos", arrancó Powell.

La abogada dijo que los sistemas de votación de Dominion, una empresa canadiense cuyos equipos fueron utilizados en más de 30 estados, y de Smartmatic, una empresa fundada por venezolanos en Florida que solo proporcionó tecnología y software al condado de Los Ángeles en las elecciones de este año, "fueron creados en Venezuela a dirección de Hugo Chávez para asegurar que nunca perdiera una elección". Fue el principio. "Tenemos un testigo muy fuerte que explicó cómo funciona todo", afirmó.

Powell luego dijo que una de las características del software de los sistemas de votación es que puede "dar vuelta" votos a través de un algoritmo "que probablemente corrió por todo el país para dar vuelta un porcentaje de votos del presidente Trump a Biden". Pero Powell después dijo que la votación a favor de Trump fue tan abrumadora que el algoritmo falló, y entonces "tuvieron que venir con los votos por correo", algunos de los cuales, dijo, fueron "fabricados".

"Sabemos que la tecnología fue exportada para afectar una elección en la Argentina. Eso fue admitido por nuestro amigo que escribió la declaración sobre Hugo Chávez y su interés en Smartmatic", cerró.

Smartmatic ha estado involucrada en elecciones en Brasil, México, la Argentina, Bélgica y Estados Unidos, entre otros países. Smartmatic acusó al gobierno de Maduro de fraude en las elecciones de 2017. Giuliani y los abogados de Trump dijeron que Smartmatic es dueña de Dominion, cuyos equipos fueron utilizados en la votación en más de 30 estados, pero eso es falso. Son dos compañías independientes. Expertos legales, autoridades estatales y locales y los funcionarios a cargo de la seguridad de las elecciones han desestimado las denuncias de fraude y han garantizado que la elección presidencial fue limpia, confiable y segura.

Pero Giuliani y Powell desplegaron la idea de un complot de todos modos en un último intento por torcer el resultado de la elección que los críticos y opositores de Trump denunciaron como un ataqué inédito contra la democracia. Unas horas después de la conferencia, Powell dijo en una entrevista con Fox Business que la elección en los estados pendulares que le dieron la victoria a Biden "debería ser revocada", y las legislaturas, bajo control republicano, debían enviar electores al colegio electoral que votaran a Trump.

"La elección completa, francamente, en todos los estados pendulares debería ser revocada y las legislaturas deberían asegurarse de que los electores sean seleccionados para Trump", afirmó. Casi nadie cree que eso pueda llegar a ocurrir.