La teoría de una alta inflación temporal cobra fuerza en EEUU

·3  min de lectura

Los precios al consumidor en Estados Unidos aumentaron 0,3% en agosto frente a julio, mientras que la inflación en 12 meses se redujo a 5,3%, según datos oficiales publicados el martes que sostienen la teoría de algunos economistas de un fenómeno temporal de alza de precios.

Los aumentos de la gasolina siguen siendo el principal impulsor del Índice de Precios al Consumidor (CPI, en inglés), pero al excluir los volátiles precios de la energía y los alimentos, la inflación subyacente solo fue de 0,1%, su menor registro desde febrero, informó el Departamento de Trabajo.

En los últimos doce meses a agosto, la inflación subyacente fue de 4%, tres décimas por debajo respecto al salto anual en julio.

La inflación fue menor de lo que esperaban los economistas, y el relajamiento de la presión sobre los precios da méritos al argumento de la Reserva Federal (banco central) de que los recientes incrementos de precios se deben a factores temporales que se evaporarán a medida que la mayor economía del planeta se recupera de la pandemia del covid.

Los precios de los combustibles subieron a medida que los estadounidenses volvieron a viajar en auto y avión. La gasolina subió 2,8% en agosto, el tercer incremento mensual, tras los ajustes por temporada estival. Han subido 42,7% en el último año, según el informe.

En tanto, los autos nuevos, cuya producción se ve fuertemente perturbada por la escasez mundial de microchips, vieron trepar sus precios 6,4% con relación a agosto de 2020. Se trata del alza más importante desde enero de 1982 para este ramo.

En cambio, los precios de los autos usados bajaron por primera vez desde febrero (-1,5%). En 12 meses, el incremento sigue siendo importante, de 31,9%.

Los pasajes de avión también bajaron entre julio y agosto (-9,1%) por causa de la variante Delta del coronavirus que dificulta los desplazamientos.

- El problema del abastecimiento -

Las dificultades mundiales de fabricación y entrega de productos por causa de la pandemia desde hace un año, presionaron al alza los precios de muchos productos.

Pero "parecería que el impacto de las perturbaciones de la cadena de aprovisionamiento y la escasez se frenan también, (es) una evolución positiva", reflexiona Rubeela Farooqi, economista jefe de High Frequency Economics, en una nota, tras la caída de la tasa anual de inflación de 5,4% en julio a 5,3% en agosto.

Igualmente, la inflación en 12 meses sigue siendo muy alta, cercana a su mayor nivel en 13 años.

- "Demasiado pronto para cantar victoria" -

La inflación debería permanecer "alta y persistente, porque los desequilibrios entre la oferta y la demanda solo se resolverán progresivamente", destacó Kathy Bostjancic, economista de Oxford Economics.

Esta experta espera que la inflación se ubique por encima de 2% durante todo el año 2022.

Estos datos serán observados detalladamente por los miembros del Comité Monetario de la Reserva Federal (Fed) que se reúnen la semana próxima.

La Fed debería remarcar "esta ligera caída de la inflación" a 12 meses, destacó la economista Diane Swonk, de Grant Thornton, en un tuit.

Sin embargo, advierte, "es demasiado pronto para cantar victoria. (...) La clave es saber qué efecto tendrán sobre la demanda la escasez (de materiales) y la variante delta y sus sucesoras".

La Fed toma en cuenta también para establecer sus lineamientos de política monetaria el empleo, que tuvo un desempeño mediocre en agosto luego de una fuerte mejoría en junio y julio.

El banco central de todos modos considera más relevante otro índice de inflación, el PCE, que en julio marcó 4,2% en 12 meses frente a 4% en junio, aunque registró igualmente un leve descenso de 0,5% en junio a 0,4% en julio.

jul/vmt/eb/mr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.