Tenso inicio de curso escolar en Francia ante la escasez de profesores

·1  min de lectura

Este 1 de septiembre, casi 13 millones de alumnos vuelven a la escuela. Un comienzo delicado del curso escolar para Pap Ndiaye, el nuevo ministro de Educación Nacional, que tiene que hacer frente a la escasez de profesores y a una inflación galopante que pesa sobre los bolsillos de las familias y las escuelas.

El inicio del año escolar en Francia no se presenta con buenos augurios: los precios del material escolar se disparan, los profesores son contratados a toda prisa y sin experiencia para compensar la escasez de docentes, hay una crisis vocacional y una falta de reconocimiento salarial.

Un ministro que no convence

Los semáforos ya están en rojo, y el nuevo ministro de Educación Nacional, Pap Ndiaye, no convence a muchos. "Sabíamos que habría escasez de profesores, 4.000 en este caso. Sabíamos que la inflación golpearía con fuerza el presupuesto familiar. Y a pesar de esto, Pap Ndiaye se ha tomado unas auténticas vacaciones. Esperó hasta los últimos días para hacer más comunicación que acción concreta", denuncia el diputado de La Francia Insumisa (izquierda radical) Paul Vannier.

En un contexto sin precedentes de escasez de profesores, el ministro buscó tranquilizar a los padres: prometió que habrá un profesor al frente de cada clase. Sin embargo, cumplir con este objetivo requiere la contratación de profesores no titulares, formados para muchos en cuatro días, lo que levanta muchas críticas. Representan entre el 8 y el 10% de los profesores de secundaria.

Problemas en las asignaciones

¿Medidas insuficientes?


Leer más sobre RFI