Momento tenso: en el funeral de Bush, Donald Trump saludó a los Obama e ignoró a los Clinton

LA NACION

WASHINGTON.- La cara de Donald Trump parecía premonitoria. Firme, serio, parco, sin gesto, el presidente de Estados Unidos ingresó al funeral en homenaje al expresidente George H. W. Bush junto a su esposa Melania, se quitó el sobretodo y se sentó en la hilera dispuesta para su antecesores.

Pero algo pasó. En medio de su lucha eterna por despegarse del escándalo de la injerencia rusa en las presidenciales que y dejó fuera a su contrincante demócrata en la pelea por la Casa Blanca, Trump se negó a saludos a los Clinton.

El mandatario republicano tomó asiento, saludó Barack y Michelle Obama, e ignoró al otro matrimonio presidencial que se encontraba a su lado, Bill y Hillary Clinton, su contrincante en las elecciones.

Melania sí saludo. Estrechó la mano con Bill, le hizo un gesto a Hillary y se ubicó en su lugar. Pero el exmagnate no: saludó a los Obama y no miró más. Bill miró hacia su lado, incluso quizá espero que se produjera un breve encuentro. Nada pasó. La actitud de Hillary fue similar: ni reaccionó a la entrada del presidente, solo se dispuso a esperar las palabras en honor al fallecido Bush, de acuerdo con el video publicado por el diario The Guardian.

Ayer el mundo político estadounidense e internacional se despidió del ex presidente George H.W. Bush, en una ceremonia fúnebre celebrada en la Catedral Nacional de Washington. Además de los presidentes nombrados, estuvieron en el evento Jimmy Carter y su esposa, la canciller alemana, Angela Merkel, el príncipe Carlos de Inglaterra, el exprimer ministro británico John Major, el rey Abdulá II y la reina Rania de Jordania, el gobernador general australiano Peter Cosgrove y el presidente polaco, Andrzej Duda, entre otros.

Bush, presidente número 41 de Estados Unidos, murió el viernes en su casa en Houston, Texas, a los 94 años.

Trump y su mujer rindieron tributo ya al ex mandatario en el Capitolio el lunes por la tarde, donde se celebró una capilla ardiente con sus restos mortales. Además se reunieron el martes con George W. Bush, hijo del difunto y también ex presidente de Estados Unidos, y su esposa Laura y otros miembros de la familia.

Decenas de miles de estadounidenses desfilaron silenciosamente desde el lunes por la Rotonda del Capitolio para presentar sus respetos a quien dirigió al país entre 1989 y 1993, en tiempos del final de la Guerra Fría

En un momento de profundas fisuras políticas, Bush fue considerado esta semana como un amable y humilde servidor del país, un patriota verdadero y último líder de la llamada "Gran Generación".

Agencias DPA y AFP