Tensión: Taiwán confirma la presencia de tropas de EE.UU. y provoca la indignación de China

·3  min de lectura
La presidenta Tsai Ing-wen (segunda desde la derecha) observa cómo despega un caza en Jiadong, Taiwán
La presidenta Tsai Ing-wen (segunda desde la derecha) observa cómo despega un caza en Jiadong, Taiwán

TAIPÉI.- Taiwán confirmó la presencia de un número limitado de tropas estadounidenses para ayudar a la formación del Ejército y desató la indignación de China, que rechazó esos vínculos militares entre los dos aliados históricos.

La presidenta Tsai Ing-wen dijo además al hacer el anuncio que tenía fe en que el Ejército de Estados Unidos intervendrá en caso de un ataque desde China, que reclama desde la separación de los dos países hace siete décadas su soberanía sobre la isla de gobierno republicano.

“China se opone con firmeza a toda forma de intercambios oficiales y contactos militares entre Estados Unidos y Taiwán”, dijo un vocero de la diplomacia de Pekín.

A principios de mes, una fuente del Pentágono admitió la presencia de tropas estadounidenses en Taiwán. Pero hasta ahora ningún líder taiwanés había confesado en público tal presencia desde que la última guarnición estadounidense abandonó la isla en 1979 tras el reconocimiento diplomático del régimen comunista por parte de China.

Soldados taiwaneses saludan durante las celebraciones por el Día Nacional frente al edificio presidencial, en Taipéi
Soldados taiwaneses saludan durante las celebraciones por el Día Nacional frente al edificio presidencial, en Taipéi


Soldados taiwaneses saludan durante las celebraciones por el Día Nacional frente al edificio presidencial, en Taipéi

En una entrevista con CNN, Tsai describió la isla como un “faro” de la democracia en la región que se enfrenta a su gigante vecino, cuya amenaza crece “cada día”.

Consultada sobre cuántas tropas estadounidenses había en Taiwán, Tsai respondió “no tanta como la gente piensa”. Y añadió que “tenemos una amplia cooperación con Estados Unidos para aumentar nuestra capacidad de defensa”. La presidenta dijo asimismo, consultada al respecto, que “tenía fe” en una ayuda militar estadounidense en caso de un eventual ataque de China.

Intercambio y cooperación

El ministro de Defensa de Taiwán, Chiu Kuo-Cheng, ahondó en la cuestión durante un discurso en la Cámara de Diputados, relativizando la actividad de los militares invitados. “Tenemos intercambios personales y ellos están aquí para cooperación militar. Pero esto es diferente, según mi definición, a tener «tropas estacionadas»”, dijo.

Estados Unidos y China se enfrentaron recientemente por el destino de la isla de 23 millones de habitantes, que tiene su propio gobierno, pero que Pekín considera una de sus provincias a la espera de la reunificación.

El presidente estadounidense, Joe Biden, señaló el miércoles que Estados Unidos estaba “profundamente preocupado por las acciones coercitivas y agresivas de China (...) en el estrecho de Taiwán”. Las tensiones aumentaron al incrementarse las incursiones aéreas chinas cerca de este país. Tales acciones “amenazan la paz y la estabilidad regionales”, añadió Biden.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, durante una reunión con el exprimer ministro de Australia, Tony Abbott
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, durante una reunión con el exprimer ministro de Australia, Tony Abbott


La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, durante una reunión con el exprimer ministro de Australia, Tony Abbott

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, también provocó el enojo de Pekín al abogar esta semana por la “participación significativa” de Taipéi en los órganos de la ONU y en la escena internacional.

“La exclusión de Taiwán socava la importante labor de la ONU y de sus organismos”, insistió, al afirmar que la contribución de ese país es necesaria para abordar “un número sin precedentes de desafíos globales”.

“Taiwán no tiene derecho a participar en la ONU”, replicó inmediatamente Pekín, a través del vocero de la Oficina de Asuntos de Taiwán, Ma Xiaoguang. “El principio de una sola China es la base de las relaciones sino-estadounidenses”, dijo por su parte el vocero de la diplomacia, Wang Wenbin.

“Estados Unidos no debe subestimar la fuerte determinación del pueblo chino en la defensa de su soberanía e integridad territorial”, concluyó. Es probable que el tema Taiwán agriete aún más las relaciones entre Estados Unidos y China, que se encuentran en su punto más bajo en años.

Agencias AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.