Tensión en Hong Kong: denuncian un ataque a martillazos a un líder prodemocracia

LA NACION

HONG KONG.- Un líder del movimiento prodemocracia de Hong Kong fue llevado de urgencia al hospital cubierto de sangre tras ser atacado por matones no identificados con martillos, denunció su grupo de protesta.

El Frente Civil de Derechos Humanos (FCDH) afirmó que el líder Jimmy Sham fue agredido por cuatro o cinco personas con martillos en el distrito de Mongkok, en lo que describieron como un acto de "terrorismo político".

Sham recibió una herida en la cabeza y fue enviado al hospital Kwong Wah, dijo el FCDH en un comunicado, en el que añadió que estaba consciente cuando llegaron los paramédicos.

Las fotos publicadas por el grupo mostraban a Sham tirado en la calle en un charco de sangre. "No es difícil relacionar este incidente con un terrorismo político en expansión para amenazar e inhibir el ejercicio legítimo de los derechos naturales y legales", agregó el FCDH.

Sham es el principal vocero del FCDH, grupo que aboga por la no violencia, y organizó una serie de marchas pacíficas que rompieron récords en los últimos meses para oponerse a un proyecto de ley que permite extradiciones a la China continental.

Los cuatro meses de protestas cada vez más violentas de Hong Kong fueron provocados inicialmente por esta causa, pero el proyecto de ley ya fue descartado. Desde entonces, las manifestaciones se han convertido en un movimiento más amplio que pide una mayor democracia y responsabilidad policial.

Protestas contra la jefa del Ejecutivo

Por otra parte, la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, se vio obligada hoy a cortar un discurso en el Parlamento local debido a abucheos de diputados tras meses de manifestaciones y crisis política.

Con su discurso de política general, Lam intentaba recuperar la confianza de la población, pero los diputados prodemocráticos la abuchearon, y la forzaron a irse del Consejo Legislativo.

Se trataba de un discurso importante después de meses de manifestaciones y acciones casi diarias para exigir reformas democráticas, en medio de denuncias de injerencia de las autoridades centrales chinas. Este nuevo episodio cristaliza la profunda división en la sociedad hongkonesa.

Lam intentó dos veces pronunciar el discurso. De trasfondo se oían las protestas de los diputados prodemocráticos, minoritarios en un Consejo Legislativo dominado por los parlamentarios favorables a Pekín.

Algunos agitaron carteles en los que se veía a la líder hongkonesa con las manos ensangrentadas.

Un diputado proyectó lemas del movimiento de protesta con un proyector de bolsillo en la pared situada justo detrás de la jefa del Ejecutivo. Luego se puso una máscara con la cara del presidente chino, Xi Jinping.

Ella lo intentó por segunda vez. En vano. La dirigente, cuyo nivel de popularidad se encuentra bajo mínimos, se marchó del edificio bajo escolta. Poco después se difundió un vídeo pregrabado de su discurso.

Es la primera vez que un líder de la antigua colonia británica no puede pronunciar el discurso anual de política desde que comenzó a hacerse en 1948.

En el discurso pregrabado, Lam anunció ayudas financieras y su intención de aumentar la oferta de alojamientos y terrenos para resolver la penuria de viviendas. Los alquileres en esta región semiautónoma figuran entre los más elevados del mundo.

Agencias AFP y AP