Tensión en la frontera: una contrabandista muerta y dos días de violentos enfrentamientos con los gendarmes

Belisario Sangiorgio
·3  min de lectura
Al menos mil contrabandistas y narcotraficantes intentaron atacar a los agentes de Gendarmería apostados en La Quiaca, luego de que una mujer murió durante una persecusión en la zona; alerta en todos los pasos internacionales del norte
Fuente: LA NACION

Efectivos de Gendarmería Nacional permanecen en estado de máxima alerta en todos los pasos internacionales, pero especialmente en los alrededores de la ciudad fronteriza de La Quiaca, Jujuy. Allí, la noche del martes se desencadenó una serie de violentos choques entre las fuerzas de seguridad federales y contrabandistas y narcotraficantes. En ese contexto, durante una persecución, murió una mujer que intentaba ingresar ilegalmente al país, según confirmaron calificadas fuentes oficiales a LA NACION.

Durante la tarde del miércoles, en una "pueblada", al menos mil personas intentaron atacar a los gendarmes apostados en la zona para vengar la muerte de la mujer, lo que motivó que el gobierno de Jujuy enviara grupos de policías de refuerzo para contener los enfrentamientos. Trabajamos sin ningún tipo de especulación para defender los intereses del país y cuidar a los jujeños. Los contrabandistas querían hacer justicia por mano propia", dijo a LA NACION el ministro de Seguridad, Ekel Meyer. El funcionario confirmó también que se encuentra en un momento clave la investigación judicial para determinar qué ocurrió en la persecución en la que murió una contrabandista boliviana.

Absuelven a un preso que tenía droga para uso personal porque "no afectó a terceros"

Por otro lado, una importante fuente de Gendarmería informó que al menos 500 contrabandistas seguían reunidos sobre el límite internacional en La Quiaca dispuestos a iniciar nuevos choques violentos para valerse del descontento social y, de esta forma, evitar los controles policiales e ingresar al país con drogas y mercadería ilegal, mejor valuada para su venta del lado argentino. "Después de que murió la mujer todo se puso peor", informó aquella fuente.

Esta situación forzó a la Municipalidad de La Quiaca a restringir las actividades comerciales en los alrededores de la zona de conflicto, hasta el 1° de noviembre.

Desde la comuna indicaron en las últimas horas, mediante el DNU 219/2020, que a propósito de las actividades ilegales en la zona oeste de La Quiaca, se "requiere de medidas extraordinarias" para evitar la propagación del coronavirus -como consecuencia del cruce clandestino de personas desde Bolivia-, por lo que solicitaron asistencia durante los próximos días de la Policía Federal (PFA), Gendarmería y la Policía de Jujuy.

Grupos especiales de Gendarmería Nacional desplegados durante la pandemia en las peligrosas fronteras con Bolivia
Fuente: LA NACION

Según informaron fuentes policiales locales y federales, tras los graves incidentes del martes por la noche, rápidamente los agentes de las fuerzas de seguridad pudieron acceder a información clasificada que señalaba que los contrabandistas se organizaban peligrosamente. El plan, en principio, era matar a dos gendarmes "para que se asusten", según datos a los que accedió LA NACION.

Por eso, la posibilidad latente de ataques en grupo de contrabandistas disparó un llamado de alerta que se extendió a los destacamentos de las fronteras de Aguas Blancas y Salvador Mazza, en Salta. Si bien esta vez los graves incidentes tuvieron lugar en Jujuy, los antecedentes inmediatamente cercanos corresponden a la otra provincia.

Enfrentamiento entre contrabandistas y gendarmes en La QuiacaEnfrentamiento entre contrabandistas y gendarmes en La Quiaca

Tal como reveló LA NACION en las primeras semanas posteriores al inicio del aislamiento social preventivo y obligatorio por el Covid-19, los narcos y contrabandistas de las principales fronteras salteñas se organizaron tempranamente para ingresar en malón al país, y quebrar así los controles de las fuerzas federales de seguridad. El 22 de junio, una contrabandista fue herida gravemente cuando intentaba cruzar la frontera, en un hecho de similar característica a los que se desencadenaron en La Quiaca durante las últimas horas.

Otro enfrentamiento entre contrabandistas y gendarmes en La QuiacaOtro enfrentamiento entre contrabandistas y gendarmes en La Quiaca

En el último tiempo, según explican los agentes federales desplegados en los montes de frontera, los delincuentes modificaron también sus tácticas. Si antes preferían el sigilo y los senderos, hoy optan por zonas abiertas y emboscadas: mientras un grupo de contrabandistas se expone para llamar la atención, otro grupo espera escondido. Así, cuando los gendarmes llegan para ejecutar un procedimiento, son sorprendidos por quienes permanecen ocultos. Fue en una emboscada de este estilo que, recientemente, una oficial fue golpeada por un grupo de hombres que la atacó por la espalda.