Tensión en Europa del Este: la UE y EE.UU., en alerta por el despliegue militar de Rusia en la frontera con Ucrania

·7  min de lectura
Soldados del Servicio Estatal de Guardia de Fronteras de Ucrania se alinean en la frontera con Bielorrusia; Ucrania ha enviado 8500 soldados para hacer frente a la crisis migratoria, ya que miles de migrantes que llegaron a Bielorrusia desde Oriente Medio y África intentan entrar en la Unión Europea a través de Polonia
Soldados del Servicio Estatal de Guardia de Fronteras de Ucrania se alinean en la frontera con Bielorrusia; Ucrania ha enviado 8500 soldados para hacer frente a la crisis migratoria, ya que miles de migrantes que llegaron a Bielorrusia desde Oriente Medio y África intentan entrar en la Unión Europea a través de Polonia

MOSCÚ.- La tensión va en ascenso en Europa del Este. Mientras que en Polonia, Lituania y Letonia intentan frenar un aluvión de migrantes provenientes de Bielorrusia, en Ucrania miran con preocupación el despliegue de tropas rusas cerca del país.

La situación se agrava a medida que crece la hipótesis de que el gobierno de Vladimir Putin estaría detrás de los movimientos de la administración bielorrusa.

Migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia
LEONID SHCHEGLOV


Migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia (LEONID SHCHEGLOV/)

Este viernes, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) -en la que Estados Unidos y Canadá se unen a la mesa de algunos países europeos- disparó contra Bielorrusia y le adjudicó una “instrumentalización de la migración irregular” con “motivaciones políticas”, mostrando su solidaridad con las naciones aliadas y advirtiendo que el organismo seguirá de cerca los sucesos. Además, a través de un comunicado, los aliados reclamaron a Minsk, la capital bielorrusa, que cese sus acciones y respete las libertades fundamentales.

La Unión Europea (UE) también atribuyó al presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, utilizar a los migrantes con fines políticos, en pleno cruce con el bloque europeo por las sanciones contra su deriva autoritaria.

La comunidad política acusa a Bielorrusia de provocar una crisis en su frontera al forzar a miles de personas procedentes de zonas devastadas por la guerra -como Siria, Irak y Yemen- a cruzar a los países de la UE a través de su territorio.

El presidente bielorruso Alexander Lukashenko asumió su sexto mandato el año pasado; está en el poder desde 1994
El presidente bielorruso Alexander Lukashenko asumió su sexto mandato el año pasado; está en el poder desde 1994


El presidente bielorruso Alexander Lukashenko asumió su sexto mandato el año pasado; está en el poder desde 1994

Mientras que algunos de los países involucrados y sus aliados advierten que hay huellas de Moscú en el conflicto migratorio -por el cual miles de migrantes están bloqueados a la intemperie, desde hace varios días y en condiciones deplorables, en la frontera de Bielorrusia- el gobierno de Putin ha negado tener protagonismo en la situación.

“Ahora no hay una crisis migratoria en Bielorrusia: hay una guerra entre Rusia y Europa”, dijo el viernes el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dimitri Kuleba, a su regreso de un viaje a Washington. “El deseo de Moscú es crear problemas y obligar al resto del mundo a resolverlos”, agregó.

En paralelo, Kuleba y sus aliados occidentales han intensificado los esfuerzos diplomáticos para advertir a Rusia de que no lance un nuevo ataque militar contra Ucrania, tras observar con preocupación el movimiento de tropas y equipos rusos cerca de las fronteras ucranianas.

Acusaciones cruzadas

El funcionario de Kiev -capital de Ucrania- acusó a los rusos de librar una “guerra híbrida” contra Europa, con estrategias que combinan el movimiento de migrantes y el de milicias.

Rusia, por su parte, ha desestimado las advertencias por considerarlas incendiarias, y ha culpado, en cambio, a Ucrania y a Estados Unidos por tener un comportamiento desestabilizador. ”En las últimas dos semanas ha habido mucha diplomacia, incluida la diplomacia itinerante entre Kiev, Washington, las principales capitales europeas y Moscú”, indicó Kuleba.

Paracaidistas rusos y bielorrusos cargan en helicópteros militares cerca de la frontera con Polonia y Bielorrusia; Rusia ha enviado paracaidistas en una muestra de apoyo a su aliado en medio de las tensiones por la afluencia de migrantes en la frontera
Paracaidistas rusos y bielorrusos cargan en helicópteros militares cerca de la frontera con Polonia y Bielorrusia; Rusia ha enviado paracaidistas en una muestra de apoyo a su aliado en medio de las tensiones por la afluencia de migrantes en la frontera


Paracaidistas rusos y bielorrusos cargan en helicópteros militares cerca de la frontera con Polonia y Bielorrusia; Rusia ha enviado paracaidistas en una muestra de apoyo a su aliado en medio de las tensiones por la afluencia de migrantes en la frontera

Las relaciones entre Occidente y Moscú se han deteriorado hasta sus peores niveles desde la Guerra Fría, agravadas por la anexión del exterritorio ucraniano de Crimea a Rusia en 2014, a la que siguió el estallido de una guerra entre las tropas ucranianas y las fuerzas independentistas respaldadas por Rusia, que han desencadenado la muerte de 14.000 personas.

Represalias y construcción de muros

A finales de junio de 2021, Bielorrusia suspendió su participación en la Asociación Oriental, establecida entre la Unión Europea y seis antiguas repúblicas soviéticas, en represalia por las sanciones impuestas al presidente Lukashenko por la brutal represión en protestas contra su gobierno, el año pasado, en el marco de su controvertida quinta reelección.

Ubicada a las puertas de la UE y fronteriza con Polonia, Letonia y Lituania, Bielorrusia también amenazó implícitamente con dejar de cooperar en la lucha contra la inmigración ilegal y el crimen organizado.

En medio del conflicto, en julio, Lituania anunció la construcción de un muro en su frontera con Bielorrusia tras un aumento “escalofriante” del número de migrantes, la mayoría oriundos de Medio Oriente y África, pero provenientes de ese país.

Migrantes del Medio Oriente y otras regiones se reúnen en la zona bielorrusa fronteriza con Polonia cerca de Grodno, Bielorrusia, el lunes 8 de noviembre de 2021. (Leonid Shcheglov/BelTA vía AP)
Migrantes del Medio Oriente y otras regiones se reúnen en la zona bielorrusa fronteriza con Polonia cerca de Grodno, Bielorrusia, el lunes 8 de noviembre de 2021. (Leonid Shcheglov/BelTA vía AP)


Migrantes del Medio Oriente y otras regiones se reúnen en la zona bielorrusa fronteriza con Polonia cerca de Grodno, Bielorrusia, el lunes 8 de noviembre de 2021. (Leonid Shcheglov/BelTA vía AP)

Un mes después, el 10 de agosto, fue Letonia la que decretó el estado de emergencia en su frontera con Bielorrusia, y, para septiembre, Polonia comenzó la construcción de una valla de alambre de púas y desplegó un batallón de soldados, que hoy ronda los 10.000 efectivos; también, alertó un estado de emergencia en su frontera con Bielorrusia y culpó al gobierno de Lukashenko y al de Putin.

El 8 de octubre, doce países de la UE, incluidos Austria, Grecia, Polonia y Hongría, pidieron a Bruselas financiar la construcción de “barreras” en sus fronteras. La UE respondió que no financiará la instalación de alambres de púas ni muros.

Para noviembre, la cantidad de personas con supuesta intención de abandonar Bielorrusia aumentó, y las autoridades polacas dijeron que temían una escalada “de naturaleza armada” en la frontera con, donde se concentran entre 3000 y 4000 migrantes, según reportaron en Varsovia, la capital de Polonia.

Respuesta de la UE y Oriente Medio

La presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen, intervino, entonces, para exigir nuevas sanciones contra Minsk, mientras que Estados Unidos condenó enérgicamente la “explotación política y la manipulación de personas vulnerables” por parte de Bielorrusia.

Las autoridades europeas intentan desde hace varios días frenar los arribos a Bielorrusia contactando a países de Oriente Medio para convencerles de que impidan a estas personas embarcar en vuelos con destino a Minsk.

Fuerzas de seguridad polacas bloquean el paso de migrantes en la frontera con Bielorrusia, el miércoles 1 de septiembre de 2021, en Usnarz Gorny, Polonia. (AP Foto/Czarek Sokolowski)
Fuerzas de seguridad polacas bloquean el paso de migrantes en la frontera con Bielorrusia, el miércoles 1 de septiembre de 2021, en Usnarz Gorny, Polonia. (AP Foto/Czarek Sokolowski)


Fuerzas de seguridad polacas bloquean el paso de migrantes en la frontera con Bielorrusia, el miércoles 1 de septiembre de 2021, en Usnarz Gorny, Polonia. (AP Foto/Czarek Sokolowski)

Turquía es el primer país en tomar una medida de este tipo. Con sus dos aeropuertos internacionales, Estambul, la principal ciudad turca, es un importante centro de tráfico aéreo entre Oriente Medio y Europa.

”Estamos viendo progresos en todos los frentes”, dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, en una rueda de prensa en Líbano.

Esta restricción demuestra que las iniciativas europeas “ya están teniendo cierto éxito”, añadió Alemania.

Irak, por su parte, dijo el viernes que repatriará a migrantes de su país en Bielorrusia que así “lo deseen”.

Actividad de tropas rusas

Si bien, de momento, se descarta que pueda desencadenarse un enfrentamiento bélico, en cualquier caso Lukashenko contaría con el apoyo de Putin.

Tropas aéreas rusas y bielorrusas realizaron el viernes “ejercicios de combate” cerca de la frontera entre Bielorrusia y Polonia, según anunciaron Minsk y Moscú.

Estas maniobras, así como el despliegue de personal militar en la zona fronteriza hacen temer una escalada en Europa del Este y fueron objeto el jueves de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

Al cierre del encuentro, varios países, incluyendo Estados Unidos, Francia y Reino Unido, acusaron a Bielorrusia de intentar “desestabilizar a los países vecinos” y “desviar la atención de sus propias y crecientes violaciones de derechos humanos”.

Migrantes atrapados

En la frontera entre Bielorrusia y Polonia los migrantes se encuentran atrapados entre las autoridades bielorrusas, que, según denuncian en Varsovia, les obligan a avanzar, a veces disparando al aire, mientras los guardias fronterizos polacos les impiden avanzar.

Se estima que hay unas 2000 personas, entre ellos muchas mujeres y niños, mayoritariamente kurdas, en un campamento improvisado, en medio de un frío glacial.

Este viernes, el director para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, dijo estar “muy preocupado” por las miles de personas vulnerables bloqueadas “en tierra de nadie (...) a merced del clima a medida que se acerca el invierno”.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, acusó al régimen de Lukashenko de “terrorismo de Estado” y dijo el jueves que su país era el escenario de un “nuevo tipo de guerra”, en la que se utiliza a los civiles como “munición”.

Agencias AFP, Reuters y DPA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.