Tensión en EE.UU.: "Esto es un intento de golpe de Estado", denuncian legisladores

LA NACION
·4  min de lectura

WASHINGTON.- El Capitolio de Estados Unidos se vio obligado a cerrar sus puertas este miércoles, con los legisladores en el interior, luego de que manifestantes a favor del presidente Donald Trump ingresaron a la fuerza al edificio, un evento que el representante republicano Adam Kinzinger describió como un "intento de golpe".

"Este es un intento de golpe de Estado", publicó Kinzinger, de 42 años de Channahon, en Twitter.

Luego respondió a un tuit de Trump, quien dijo: "Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger a nuestro país y nuestra Constitución, dando a los estados la oportunidad de certificar un conjunto de hechos corregidos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió que certificaran previamente. ¡Estados Unidos exige la verdad!".

Kinzinger respondió: "No estás protegiendo al país. ¿Dónde está la guardia de DC? Ya terminaste y tu legado será un desastre".

Horas antes, Kinzinger emitió una declaración en la que indicaba que no se uniría a los esfuerzos de algunos republicanos para desafiar la votación del Colegio Electoral que ganó el demócrata Joe Biden.

Por su parte, otra Republicana, Nancy Mace, calificó los hechos como "insanos" y dijo que lo que está ocurriendo "está mal".

"La Constitución no vale el precio del papel sobre la que fue escrita si los miembros del Congreso no la respetan", agregó la representante de Carolina del Sur.

En ese mismo sentido, Ted Cruz, también republicano, pero del estado de Texas, le pidió a través de las redes sociales al presidente saliente que "esto termine de inmediato".

"De derecha o de izquierda, la violencia siempre está mal", agregó Cruz, quien además pidió iniciar causas legales contra quienes irrumpieron en el recinto legislativo en Washington D.C.

El californiano Kevin McCarthy fue otro de los que repudió los hechos violentos y recordó que todos tienen derecho a la protesta, siempre y cuando sea pacífica.

En tanto, el alcalde de la capital estadounidense ordenó un toque de queda nocturno después de los violentos choques entre los partidarios de Trump y la policía.

"Esto es lo más cercano a un intento de golpe de Estado que este país haya visto. Eso es lo que están viendo, amigos", dijo por su lado Charles Ramsey, exjefe de policía de DC, en CNN.

Pence desafía a Trump y afirma que no tiene autoridad para rechazar el triunfo de Biden

La policía lanzó gases lacrimógenos y ordenó la evacuación de varios edificios de oficinas después de que los manifestantes irrumpieron en el Capitolio y fueron vistos marchando por los pasillos del Congreso, donde los legisladores se reunían para certificar la victoria del presidente electo Joe Biden.

La policía escoltó a los miembros de la Cámara de Representantes desde el sector donde habían estado debatiendo después de que los legisladores alineados con Trump desafiaran los resultados de las elecciones, un esfuerzo que probablemente no tendrá éxito. El Senado levantó la sesión abruptamente y el vicepresidente Mike Pence, que había presidido una sesión conjunta del Congreso, fue escoltado fuera de la cámara.

La policía del Capitolio dijo a los legisladores en la Cámara que sacaran máscaras antigases de debajo de sus asientos y se prepararan para ponérselas. Los agentes en la puerta principal de la Cámara baja desenfundaron sus armas cuando alguien intentó ingresar. Posteriormente ordenaron a las personas en el salón que se tiraran al piso por seguridad.

Las caóticas escenas se produjeron después de que Trump se dirigiera a miles de seguidores cerca de la Casa Blanca, repitiendo sus afirmaciones infundadas de que le robaron las elecciones debido a un supuesto fraude generalizado.

Agencias AP y Reuters