Tensión en EE.UU.: los demócratas toman el control del Senado y allanan el mandato de Biden

LA NACION
·2  min de lectura

WASHINGTON.- En medio de un clima de extrema tensión y acusaciones de golpe de Estado, los demócratas completaron el miércoles una barrida de los dos escaños del Senado de Estados Unidos en juego en la segunda vuelta de las elecciones en Georgia, lo que le dio al partido el control de la Cámara alta y aumentó las perspectivas de la ambiciosa agenda legislativa del presidente electo Joe Biden.

El demócrata Jon Ossoff obtuvo un 50,3% y el republicano David Perdue un 49,7% con el 98% de los votos esperados, según Edison Research.

Tensión en Washington: partidarios de Trump asedian el Congreso y suspenden la sesión

Eso llevó la ventaja de Ossoff más allá del margen necesario para evitar un posible recuento, y Edison dijo que esperaba que la diferencia siguiera creciendo.

Con la victoria de Ossoff, el Senado de Estados Unidos está empatado entre demócratas y republicanos, ya que cada partido tiene 50 senadores. Será la presidenta del Senado, la vicepresidenta Kamala Harris, la encargada de decantar la balanza a favor de los suyos gracias a su voto de calidad, que le permite romper empates.

Georgia celebró la segunda vuelta de las elecciones al Senado de Estados Unidos el martes, una elección vital para el presidente electo, Joe Biden, ya que la victoria demócrata le permitirá implantar su agencia presidencial con más facilidad.

El estado sureño ya celebró un proceso electoral para elegir a sus dos senadores en las elecciones del 3 de noviembre, pero ni Ossoff ni Perdue ni los otros dos contendientes, la republicana Kelly Loeffler y el demócrata Raphael Warnock -cuya victoria se proyectó el mismo martes- lograron superar el umbral del 50% de los votos.

El mensaje de Trump en Twitter durante la toma del Capitolio: "Váyanse a casa y háganlo en paz"

Georgia, estado tradicionalmente conservador, se convirtió en un territorio clave para los resultados de las elecciones del 3 de noviembre. El todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo perdió por menos de 13.000 votos, siendo la primera vez que los electores del estado se decantaban por un candidato demócrata en casi 30 años.

El resultado se da en momentos en que la policía del Capitolio del país respondió desenfundando armas y lanzando gases lacrimógenos cuando una multitud de manifestantes irrumpió para tratar de obligar al Congreso a desestimar la derrota electoral del presidente Donald Trump.

Agencias DPA y Reuters