Tensión en el Cáucaso: Armenia y Azerbaiyán se culpan mutuamente de romper el cese al fuego

·4  min de lectura

El Ministerio de Defensa de Armenia acusó a las fuerzas azerbaiyanas de lanzar drones de combate en dirección a la ciudad turística armenia de Jermuk durante la noche y de renovar el bombardeo con artillería y morteros por la mañana. Por su parte, Azerbaiyán culpó a las fuerzas de Armenia de iniciar las provocaciones. La comunidad internacional se moviliza para evitar un conflicto de mayores proporciones en el Cáucaso sur.

Nuevas acusaciones de ambos lados de la frontera y un aumento en la cifra de uniformados fallecidos. Este miércoles 14 de septiembre, el primer ministro armenio Nikol Pashinian, aseguró que por lo menos 105 nacionales han muerto desde que estallaron los combates esta semana. Por su parte, Azerbaiyán ha reportado 50 bajas y prometió entregar unilateralmente los cuerpos de hasta 100 soldados armenios.

Ambos países exsoviéticos se han enfrascado en un conflicto de décadas por Nagorno Karabaj, la disputada región parte de Azerbaiyán que ha estado bajo control de las fuerzas de etnia armenia desde que terminó la guerra separatista en 1994.

En 2020, Azerbaiyán recuperó amplias franjas de Nagorno Karabaj en una guerra que duró seis semanas y en la que más de 6.600 personas perdieron la vida.

Desde entonces se había mantenido un acuerdo de paz negociado por Rusia que, además, desplegó alrededor de 2.000 soldados en la región para servir como fuerzas de paz y garantizar el acuerdo.

Con los bombardeos de este martes, que se catalogaron como los más mortíferos desde 2020, Rusia reaccionó rápidamente para negociar el fin de las hostilidades y aunque la comunidad internacional también instó a la calma, las dos partes intercambiaron culpas por las violaciones del alto el fuego.

“A pesar de los llamamientos de la comunidad internacional y el acuerdo de alto el fuego alcanzado, las fuerzas armadas armenias continúan atacando y provocando en la frontera estatal utilizando artillería y otras armas pesadas”, pronunció el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán en un comunicado.

Mientras tanto, el premier armenio aseguró ante el Parlamento que su “pequeño país sin salida al mar” había solicitado ayuda a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alianza militar que une a seis exrepúblicas soviéticas y que es liderada por Rusia, para restaurar su integridad territorial tras los ataques del país vecino.

“Si decimos que Azerbaiyán ha llevado a cabo una agresión contra Armenia, significa que han logrado establecer el control sobre algunos territorios”, dijo Pashinian, según la agencia de noticias TASS.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y otros miembros de la OTSC, discutieron la situación en una llamada el martes por la noche en la que acordaron enviar una misión de altos funcionarios de la alianza de seguridad a la zona, en un intento de Moscú por mantener la relación amistosa con ambas naciones, pues mientras sostiene fuertes lazos económicos y de seguridad con Armenia, en donde se alberga una base militar rusa, y también desarrolla una estrecha cooperación con Azerbaiyán, un país rico en petróleo.

La comunidad internacional hace un llamado a mantener la paz

El estallido en el sur del Cáucaso ha encendido las alarmas de Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y Francia. Este último aseguró que llevará el tema de la tensión de ambas naciones exsoviéticas a la mesa del Consejo de Seguridad.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el martes que Rusia podría "agitar la olla" o usar su influencia para ayudar a "calmar las aguas".

La ministra de Relaciones Exteriores de Francia, Catherine Colonna, en una llamada con sus homólogos de ambos países, pidió el "fin de las huelgas contra el territorio armenio”.

Mientras, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, país en el que se han registrado manifestaciones a favor de Azerbaiyán, aseguró que la actitud de Armenia era “inaceptable” y que traería consigo “consecuencias”.

"Consideramos que la situación que ha ocurrido debido a la violación del acuerdo por parte de Armenia, alcanzado después de la guerra (de 2020) que resultó en la victoria de Azerbaiyán, es inaceptable. Esta actitud, por supuesto, tendrá consecuencias para la parte armenia, que no solo incumple con los términos del acuerdo firmado, sino que también muestra constantemente una actitud agresiva", dijo el mandatario turco.

El representante especial de la Unión Europea (UE), Toivo Klaar, anunció que estaría este miércoles en el sur del Cáucaso para facilitar el diálogo. Mientras Vladimir Putin planea reunirse el viernes con el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, en Samarcanda, Uzbekistán, el primer ministro de Armenia se retiró de la cumbre organizada por la OTSC debido a las recientes hostilidades.

Varios líderes mundiales han asegurado que los enfrentamientos podrían escalar en una guerra y convertirse en un segundo gran conflicto entre las exrepúblicas soviéticas tras la "operación especial" de Rusia en Ucrania.

Con EFE, Reuters y AP