La lectura de labios que muestra la respuesta de Lionel Messi al ayudante de Setién en el empate ante Celta

LA NACION





Las aguas bajan revueltas en Can Barça. Durante el partido ante el Celta de Vigo, Lionel Messi tuvo otro encontronazo con Eder Sarabia, el ayudante de campo de Quique Setién, en una imagen que recorrió el mundo y deja en evidencia un momento de nerviosisimo entre el plantel liderado por La Pulga y el cuerpo técnico.

Cuando el segundo entrenador del Barcelona se acercó a Messi para darle una indicación, el argentino no dudó: se dio media vuelta e ignoró por completo el consejo de Sarabia. El gesto, por ser a un entrenador, ya fue lo suficientemente feo para ser considerado una falta de respeto.

Sin embargo, ahora sabemos que le dijo: "Qué quieres que haga, boludo. Qué quieres que haga". Esa es la frase que lanza Messi al aire tras la indicación de Sarabia, mientras bebe agua y se aleja del grupo. La frase fue leída por Líbero, el programa de TyC Sports. Como se ven en las imágenes del 'El día después de Movistar', las frases de Sarabia no se ven ya que tiene la mascarilla puesta. Posteriormente, Messi se tapó la boca para ocultar su respuesta.

No obstante, el primer enojo de Messi sale a la luz. La frase es elocuente y el uso del término “boludo” muestra la frustración que tiene el 10 del Barcelona en esta época y con este cuerpo técnico.

"Entre Messi y Sarabia no pasó nada. Cuando no hay victorias y no ganas, todo el mundo saca punta. Este es el circo en el que estamos montados. La relación que tenemos con la plantilla es buena. Es verdad que en momentos puntuales no estamos de acuerdo, pero no para hacer mención", lanzó Setién en rueda de prensa para calmar los ánimos.



"Yo tampoco era un jugador fácil. Lo que tenemos que tratar es de convencer a todos de la idea común. Yo lo entiendo como algo natural. Hay una comunicación buena. No le doy ninguna importancia", consideró Setién.

Todos estos hechos desembocaron en una reunión el lunes por la noche en la casa de Setién, que fue visitado por el presidente Josep María Bartomeu; el vicepresidente Jordi Moix; Óscar Grau, CEO del club; Eric Abidal, director deportivo, y su asistente Ramón Planes.

La idea fue que el entrenador recibiera el apoyo de parte de la directiva blaugrana. Más allá de que los últimos rendimientos no alcanzaron lo esperado, no se habló de ultimátum ni de situación límite para Setién. Pero el Barça tiene dos cotejos difíciles por delante: hoy, ante Atlético de Madrid, y en la próxima fecha, como visitante ante Villarreal. Si los resultados no acompañan, el DT podría quedar muy complicado en el tramo final de la temporada, justo antes de la definición de la Champions League, el gran objetivo por delante.