Tensión en África: Etiopía se hartó de la negociación con Egipto, y empezó a llenar una represa sobre el Nilo

LA NACION
·2  min de lectura

ADIS ABEBA.- Tras el enésimo fracaso de las negociaciones con Egipto y Sudán relacionadas al Dique del Gran Renacimiento en el Nilo Azul, Etiopía comenzó, en forma unilateral, a llenar la cuenca del segundo río más largo del mundo.

El ministro de Recursos Hídricos, Irrigación y Energía etíope, Sileshi Bekele, declaró a la emisora estatal Ethiopian Broadcasting Corporation que el llenado ya comenzó, tal como testimonian las imágenes satelitales difundidas del 27 de junio al 12 de julio y que muestran el incremento del agua en la cuenca.

Quién es el argentino que increpó al gobernador de Florida: "Están haciendo todo mal"

El de la represa es un proyecto de 5000 millones de dólares que, una vez ultimado, dará lugar a la central hidroeléctrica más grande de África. Su construcción involucra al grupo industrial italiano Salini Impregilo y su historia registra una evolución controvertida sobre todo por el recelo de Egipto, cuya vida continúa ligada al flujo del Nilo.

Egipto teme por su propio aprovisionamiento hídrico, que depende fundamentalmente del río, y teme que un llenado muy rápido del dique pueda ir en detrimento suyo.

Reportan el hackeo de las cuentas de Twitter de Elon Musk, Bill Gates y Jeff Bezos con un mensaje de estafa con bitcoins

Sudán abogó por una solución diplomática, enumerando junto a Egipto observaciones técnicas examinadas a comienzos de este año también por Washington, con la mediación de Estados Unidos primero, y más recientemente con la Unión Africana.

Etiopía tuvo un comportamiento fluctuante: pasó de la amenaza de actuar sin acuerdo, al acusar a El Cairo de obstinación, a la seguridad de las negociaciones como "única solución" a la añosa cuestión, como dijo la semana pasada el canciller etíope.

Pero quizás esta toma de decisión tenga una explicación: luego del reciente asesinato de un conocido cantante de la etnia Oromo, el país del Cuerno de África sufrió violentos choques étnicos que provocaron unos 200 muertos. El dique, entonces, podría ser una consigna nacionalista para el premier, Abiy Ahmed, para aglutinar a un país lacerado bajo su égida con la promesa de desarrollo, como sugirió la fuerza política del primer ministro, el Partido de la Prosperidad nacido de las cenizas de la precedente coalición de gobierno.

Agencia ANSA