El tenista de 10 años que asombra por su característica técnica: juega con dos derechas y sin revés

Sebastián Torok
·4  min de lectura
tenis
northwestgeorgianews.com

El Easter Bowl es un evento de tenis muy destacado de categorías juveniles (Sub 18, 16, 14 y 12), organizado por la Asociación de Tenis de los Estados Unidos (USTA, por sus siglas en inglés), donde compitieron los mejores de ese país: Pete Sampras, Andre Agassi, John McEnroe, Jimmy Connors, Lindsay Davenport y Jennifer Capriati, entre otros. Sin embargo, en la actual edición, en el Barnes Tennis Center, en San Diego, hay un tenista que llama mucho la atención por cuestiones estrictamente técnicas: Teodor Davidov, de 10 años.

“Tremendo”, escribió en Twitter Brad Gilbert, entrenador -en su momento- de Agassi. Su reacción, como la de miles de personas, fue al ver en las redes sociales el video de Davidov, de categoría Sub 12, jugando sin revés. ¿Cómo es eso? Sí, llamativo y muy poco visto. Es ambidiestro: cuando la pelota le va a la derecha empuña la raqueta con la mano diestra; en cambio, cuando le va a la izquierda, cambia la raqueta de mano y golpea de drive, con total naturalidad.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Davidov nació en Sofía, Bulgaria, el 26 de agosto de 2010, pero se mudó con sus padres a Colorado, EE.UU., cuando tenía un año y medio. Hizo sus primeros intentos en el tenis cuando tenía dos años y medio, golpeando una pelota que colgaba del techo. Empezó a practicar en una cancha de tenis a los tres años; a los cuatro años y medio, él y su padre se hicieron socios del Colorado Athletic Club Monaco, donde el chico comenzó a entrenarse y su papá a dar clases. Desde entonces, Davidov empezó a practicar dos veces al día, evolucionó, comenzó a competir en divisiones menores y a los siete años ganó títulos en singles y dobles del “Little Mo International”, en Palm Beach Gardens, Florida, considerado uno de los eventos más importantes de la categoría.

Según su propio portal, Teodor es vegetariano y consume alimentos orgánicos caseros. En cuanto a su técnica tenística, así se lo describe: “Trabaja en el desarrollo de habilidades ambidiestras en tenis y fortaleza mental. El objetivo técnico es lograr un equilibrio total tanto en el lado izquierdo como en el derecho y poder realizar todos los tiros del juego con ambos brazos. Sin embargo, el objetivo final es utilizar el entrenamiento de tenis como una forma de crecimiento personal y elevar su propia vida y de todos los que lo rodean”.

No es la primera vez que se observa a un tenista ambidiestro, pero, en el caso de Davidov, lo más destacable es que saca con la mano derecha del lado par y con la izquierda del impar. Se adapta a las circunstancias y así consigue los mejores efectos con cada mano hábil. De esta forma, para el rival de turno es una pesadilla poder “leer” cómo le llegará la pelota en cada servicio. Hay un caso actual con cierta conexión: el del alemán Georg Israelan (16 años; 304° del ranking junior), pero siempre saca con la derecha y juega con la zurda.

tenis
teodavidov.com

Son muy escasos, obviamente, los casos de tenistas ambidiestros en el profesionalismo. Uno de los más populares fue el de la rusa Evgenia Kulikovskaya, que alcanzó el puesto 91° de la WTA en 2003. La moscovita jugaba con dos drives y sin revés, cambiando la raqueta de la mano dependiendo de dónde le llegaba la pelota. “Koulikovskaya no tiene revés. Nunca lo ha hecho. Cuando empezó a jugar a los siete años, el primer golpe que aprendió fue el golpe de derecha. Cuando se cansó, la ambidiestra Koulikovskaya cambió la raqueta de mano y golpeó más derechas. ‘Mi entrenador vio eso e hizo un pequeño experimento’, dijo riendo. ‘Nunca me enseñó a jugar un revés’. Diecisiete años después, el experimento continúa”, escribió el periodista Christopher Clarey, en The New York Times, en 2003.

“Nadie en este nivel juega como ella: ni en la gira femenina, ni en la masculina. La mayoría de la gente nunca ha visto a nadie jugar como ella. ‘Me siento como un caballo en el circo: corro y la gente te mira hacer cosas’, dijo. ‘A veces me vuelvo loco, porque la gente viene a verme y me señala con el dedo: ¡Mira! ¡Mira cómo juega! Entiendo que es diferente y la gente reaccionará, pero a veces no puedo soportarlo’, reconoció”, se añadió en la nota del diario estadounidense.

En el mismo artículo, Clarey citó al -ya fallecido- periodista e historiador del tenis Bud Collins, que recordó a Giorgio de Stefani (Italia) y a Beverly Baker Fleitz (EE.UU.) como otros jugadores con dos drives y sin revés. De Stefani venció al británico Fred Perry en Roland Garros 1934, y eso finalmente separó a Perry de un Grand Slam, ya que ganó los otros tres majors ese año. Mientras que Fleitz perdió en la final de Wimbledon 1955 ante Louise Brough, de los Estados Unidos.

Mucho más cercano en el tiempo se registra el caso del francés Nicholas Rosenzweig, de 35 años y 687° del ranking de la ATP en 2012, que también golpeaba con dos derechas.