La tendencia "non bathing": ¿acaso pasó de moda ducharse?

·4  min de lectura

Parece ser el último grito este año: algunas personas renuncian a la ducha diaria por motivos de salud, pero también medioambientales. Ducharse parece ser algo del ayer, o mejor dicho: del año anterior. De acuerdo con esta tesis, quien se ducha con menos frecuencia o directamente ya no lo hace, protege la barrera natural de la piel y hace algo bueno por el ambiente, ya que ahorra agua.

Al parecer, algunos de los precursores de esta tendencia son estrellas estadounidenses. Ahora, la tendencia empieza a prender en países europeos como Alemania desde que se tradujo allí un libro del médico y autor estadounidense James Hamblin que afirma haber probado con este método. El libro se llama: "Lavarse natualmente. Lo que mantiene a nuestra piel realmente sana".

A esto se suma la crisis por el coronavirus. En los últimos dos años y debido a las numerosas restricciones, muchas personas comenzaron a bañarse menos. "La gente dejó de tener que arreglarse", afirma la analista Yvonne Hornung de la empresa de investigación del mercado Nielsen.

En tiempos de homeoffice, la gente se tomó más a la ligera su higiene personal. También se suspendieron las salidas y los deportes. Si bien con el tiempo el mercado de champúes y geles de ducha se fue recuperando, el nivel sigue estando por debajo del previo a la pandemia de coronavirus.

La tendencia "non bathing" (no bañarse) o también "cleansing reduction" (reducción de la limpieza) está de moda en Hollywood. Estrellas como Kristen Bell, Brad Pitt y Jake Gyllenhaal aseguraron haberla probado. Jennifer Aniston, Julia Roberts y Charlize Theron dijeron en entrevistas que se duchaban solo una vez a la semana para ahorrar agua.

Mila Kunis señaló en un podcast de Spotify: "No lavo mi cuerpo todos los días". Dijo que solo se lava las axilas, los senos, los pies y las partes íntimas. Agregó que ducharse estaba sobrevalorado. Contó que su pareja, Ashton Kutcher, sigue sus pasos. Solo se enjabona axilas y pies.

Por supuesto, esta tendencia también es muy discutida. La estrella Dwayne Johnson ("La Roca") confesó que le gusta ducharse varias veces al día: coN agua bien fría cuando se despierta a la mañana y con agua caliente después de hacer deporte. Cuida la piel de su cara con peelings.

De acuerdo con la editorial alemana Kunstmann, que editó el bestseller "Clean: The New Science of Skin" de Hamblin en Alemania, en el país europeo se gastan 15.000 millones de euros (17.000 millones de dólares) al año en productos para el cuidado del cuerpo.

En realidad, apenas hay consenso acerca de qué protege la piel y qué la daña. "La investigación en estos campos es muy pocas veces independiente de las grandes empresas de cosmética", añade.

Hamblin dijo hace poco a la revista del diario alemán "Süddeutsche Zeitung" que la industria del jabón mejoró la salud pública considerablemente. "Pero en algún momento, las cosas se salieron de cauce", añadió.

En su opinión, es importante lavarse bien las manos, con las que uno suele tocarse la nariz y los ojos. "Y también cuando no hay pandemia", aseguró. Sin embargo, considera que el jabón solo es necesario en pocas partes del cuerpo, como los pies y las axilas.

"Sin embargo, en las publicidades y las películas solemos ver personas que se enjabonan el cuerpo entero como si fueran un coche en un lavaautos", indicó Hamblin.

"Se pasa más tiempo del necesario bajo la ducha, se usa más agua de la necesaria, se compran productos cuyos ingredientes son transportados varias veces por medio mundo y terminan luego en botellas de plástico", completó.

Hamblin comentó que quien deja de ducharse a diario huele en un principio más fuerte y suele pensar entonces que bañarse más es la solución. Sin embargo, cree que hay que romper con este círculo. "Después de un tiempo sin bañarse se crea un nuevo equilibrio en la piel y el cabello", aseguró.

La dermatóloga alemana Marion Moers-Carpi está a grandes rasgos de acuerdo con esta tesis. "Le exigimos demasiado a nuestros cuerpos. Muchas personas se bañan demasiado, durante demasiado tiempo y con agua demasiado caliente", dice.

En su opinión, pasar todos los días 20 minutos bajo la ducha caliente es innecesario pero, además, no es bueno. Subraya que las personas que ya tienen problemas de piel, como neurodermatitis, deberían tener aún más cuidado.

Moers-Carpi afirma al igual que Hamblin que con la ducha diaria se eliminan aceites de la piel producidos por las glándulas para protegerla. Esto hace que la piel se vuelva más seca y se usen más cremas hidratantes para contar con una versión artificial de estos aceites. Cree que uno bien puede ahorrarse este paso intermedio.

La especialista afirma que ella misma se ducha dos veces a la semana y usa poco jabón. En tanto, el concepto de manto ácido protector de la piel, considerado válido durante largo tiempo, está actualmente en discusión entre los dermatólogos. En lo personal, recomienda el jabón duro, que durante mucho tiempo fue dejado de lado.

Por último, la dermatóloga alemana señala: "Pregúntele a sus abuelos con cuánta frecuencia se bañaban. Antes la gente se solía bañar solo una vez a la semana. Y no es que todos apestaban".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.