Tenían un barco cargado de combustible. ¿Planeaban traer cubanos de contrabando en EEUU?

·5  min de lectura

Dos hombres del sur de la Florida que planeaban transportar ilegalmente a personas desde Cuba a Estados Unidos fueron arrestados en los Cayos de la Florida acusados de intento de contrabando de personas, según informó la Policía del Condado Monroe.

Junto con una embarcación tipo cabina, los dos llevaban elementos reveladores que pudieran usarse para realizar un viaje ilegal desde Cuba a través del Estrecho de la Florida: tres bidones de 55 galones de combustible, una bomba de transferencia de combustible, un teléfono satelital y un GPS con puntos de referencia hacia Cuba.

Los arrestos se producen en un momento en que las autoridades enfrentan un aumento de la migración desde Cuba y Haití por mar. Pero la mayoría de esos viajes se realizan en balsas y barcos caseros no aptos para el peligroso viaje o en veleros sobrecargados.

“¡Intento de contrabando frustrado!”, tuiteó el martes el agente en jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector de Miami, Walter N. Slosar. “Los contrabandistas comúnmente sobrecargarán estas embarcaciones con los migrantes y el exceso de combustible, colocando a cualquier persona a bordo en grave riesgo mientras está en el mar”.

Video: Así terminó un asombroso encuentro de un crucero con balseros cubanos que remaban a mano

‘A Cuba con fines de contrabando de personas’

Los arrestos del lunes tuvieron lugar en una rampa para embarcaciones en la ciudad de Marathon, en los Cayos Medios.

Víctor Manuel Ríos Castillo, de 29 años, de West Palm Beach, fue acusado de intento de contrabando de personas.

Jorge Luis Fernández Rodríguez, de 53 años, de Tampa, fue acusado de transporte ilegal de combustible.

“Ríos Castillo admitió que se dirigía a Cuba con fines de contrabando de personas”, dijo Adam Liinhardt, portavoz de la policía de los Cayos.

Fernández Rodríguez dijo a los agentes que sabía que los bidones de combustible estaban en el barco que remolcaba.

A las 4:48 p.m. del lunes, alguien informó a la policía que una camioneta que remolcaba una embarcación estaba bloqueando el tráfico en dirección sur cerca del marcador de la milla 56.

Los agentes llegaron y encontraron una camioneta y un remolque en la cercana Quay Boat Ramp. El remolque tenía un neumático pinchado y el rin dañado.

Pero en la embarcación había bidones de combustible y equipo variado, incluidos chalecos salvavidas y agua y refrescos suficientes para un grupo.

Agentes de la Patrulla Fronteriza y de Investigaciones de Seguridad Nacional de Estados Unidos también acudieron al lugar de los hechos.

Casos recientes son similares

El caso de intento de contrabando realizado el lunes en Marathon se suma a una lista reciente de casos similares y separados en los Cayos.

En abril, las autoridades efectuaron arrestos en dos casos que pudieran estar relacionados con el contrabando de personas. En días distintos, los agentes del orden descubrieron una embarcación tipo go-fast cargada de combustible frente a Marathon.

En uno de los casos, los agentes de Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida que realizaban un control rutinario de embarcaciones encontraron una Glasstream bimotor de 32 pies que transportaba unos 210 galones de combustible en 14 contenedores distintos de 15 galones.

Arrestaron a dos hombres a bordo por transportar combustible en un compartimento sin la ventilación adecuada. También fueron citados por arrojar basura.

¿Quieres sacar a tus familiares de Cuba? Hay buenas noticias en la Embajada de EEUU en La Habana

En agosto, los agentes federales encontraron a cinco migrantes cubanos sentados en la parte trasera de una vagoneta sin ventanas a unas tres horas de los Cayos en Opa-locka. Las Investigaciones de Seguridad Nacional dijeron que los migrantes fueron llevados de contrabando de Cuba a la Florida, y que se dirigían a una “casa escondida” para quedarse hasta que cada una de sus familias reuniera $15,000 para el contrabandista.

Un barco cargado de bidones de combustible fue interceptado en los Cayos de Florida el 11 de septiembre de 2022.
Un barco cargado de bidones de combustible fue interceptado en los Cayos de Florida el 11 de septiembre de 2022.

Cifras de migración récord de cubanos

La Guardia Costera está lidiando con una tasa de migración desde Cuba que no se veía desde 2016, cuando 5,396 personas fueron interceptadas a lo largo del Estrecho de la Florida.

Esa cifra ya ha sido superada antes de que el actual año fiscal termine el 30 de septiembre. Desde el 1º de octubre de 2021, las tripulaciones de la Guardia Costera han interceptado a 5,545 cubanos en el mar.

En el año fiscal 2020 del gobierno federal, 49 migrantes cubanos fueron capturados en el mar por la Guardia Costera. En 2021, el número aumentó a 838.

En los últimos meses, los reportes de migración se han vuelto tan comunes que los lugareños no pueden hacer un seguimiento de ellos y ahora están acostumbrados a ver “chugs” vacíos, las embarcaciones artesanales y no aptas para la navegación que usan los cubanos, arrastradas a las playas.

Las tripulaciones de la Guardia Costera interceptan a los migrantes en el agua mientras los agentes de la Patrulla Fronteriza y la policía local llegan a los desembarcos, todo ello en los Cayos y sus alrededores.

Entre el viernes y el domingo se produjeron ocho interdicciones frente a los Cayos. El martes, la Guardia Costera devolvió a 60 cubanos al país insular.

Los intentos de migración desde Cuba habían disminuido después de que el presidente Barack Obama pusiera fin a la política migratoria cubana de “pies secos, pies mojados”, que había sido un incentivo para las personas que querían huir del país comunista en arriesgados viajes por mar.

La norma permitía a los cubanos que pisaban suelo estadounidense por encima de la línea de pleamar permanecer en el país y solicitar la residencia permanente al cabo de un año. Sin embargo, los que eran capturados en el mar eran devueltos a Cuba.

Los funcionarios federales siguen instando a los cubanos a no hacerse a la mar. Pero a medida que las condiciones económicas y humanitarias de Cuba continúan deteriorándose, la gente sigue saliendo con una sensación de urgencia.

“Hacer este viaje está lleno de incertidumbre y gran riesgo de pérdida de vidas”, dijo la suboficial Nicole Groll, del Distrito Siete de la Guardia Costera. “No dejen a sus familias y seres queridos con el dolor de preguntarse dónde están, usen un medio seguro y legal para venir a Estados Unidos”.

Embajada de EEUU en La Habana hace importante anuncio a los cubanos que piensan emigrar