Temporada: en Tucumán refuerzan los controles para evitar fiestas clandestinas en los principales destinos turísticos

Fabián López
·7  min de lectura
En Tucumán, el turismo, sobre todo interno, comenzó de manera anticipada en diciembre pasado
Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font

SAN MIGUEL DE TUCUMAN.- La temporada turística en el norte del país se ve condicionada por la pandemia de coronavirus y el temor a una segunda ola de contagios, que ya comienza a asomar en los principales centros urbanos de la región. En ese contexto, el gobierno provincial reforzó los controles en los centros veraniegos para evitar la organización de las famosas "juntadas" y fiestas clandestinas, eventos que comenzaron a multiplicarse en diciembre y a los que se atribuye el aumento en el número de casos. Además, se espera que en las próximas horas el gobernador Juan Manzur anuncie desde cuándo regirá el toque de queda sanitario que acordaron los mandatarios provinciales con el presidente Alberto Fernández y que restringirá la circulación, de modo uniforme en todo el territorio nacional, entre las 23 y las 6.

Los empresarios vinculados a la actividad turística esperan que en los meses de verano haya un repunte del turismo interno y regional, que les permita recuperarse de la mala temporada de invierno que sufrieron por las restricciones de circulación impuestas por la cuarentena. Alimentan esas expectativas los números de diciembre pasado, cuando, gracias a las flexibilizaciones dispuestas por la merma en los contagios, se registraron niveles récord de ocupación para la época en los principales centros turísticos de Tucumán.

"Venimos teniendo una temporada de verano muy buena, que se adelantó y arrancó en diciembre, ya que la gente, una vez que terminaron las clases virtuales y gracias a las flexibilizaciones, se volcó a las villas turísticas, donde hubo altos grados de ocupación para los números habituales para la época", expresó en diálogo con LA NACION el titular del Ente Autárquico Tucumán Turismo (EATT), Sebastián Giobellina.

El funcionario consideró que "son alentadores" los números registrados durante el último fin de semana largo, entre el 31 de diciembre y el 2 pasado, cuando la ocupación alcanzó un 79% en Tafí del Valle; un 92%, en San Javier; un 81%, en Yerba Buena y un 53%, en San Pedro de Colalao, según datos del sector. Los números fueron similares durante todo diciembre, cuando la provincia alcanzó un total de 31.900 pernoctes y 21.200 turistas en sus principales destinos.

"Esperamos que en los meses de verano esta tendencia se mantenga y se acentúe, con un fuerte impacto del turismo interno y regional en todo enero y febrero, cumpliendo siempre con todos los protocolos y medidas preventivas vigentes para evitar contagios de coronavirus", sostuvo Giobellina.

Acuerdo

En diciembre, los gobiernos de Tucumán, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, Catamarca y La Rioja firmaron un convenio para fomentar el turismo regional, por lo cual se exime a los habitantes de esas provincias a presentar certificados de hisopado (PCR) para poder viajar entre jurisdicciones y solamente deben presentar una declaración jurada. Sí, en cambio, se exige a los turistas de otras provincias que decidan visitar la región que presenten un certificado de PCR realizado dentro de las 72 horas anteriores a la llegada a destino.

Giobellina destacó el esfuerzo que viene realizando el sector privado para cumplir con todos los protocolos sanitarios "para garantizar la seguridad a los viajeros y permitirles vacacionar con tranquilidad".

El funcionario admitió que, en medio de la pandemia, "el camino de la recuperación será lento y progresivo, pero se espera tener un verano con una buena ocupación en las villas turísticas del interior y un segundo semestre en el que comience a reactivarse la actividad en San Miguel de Tucumán".

"Un año para el olvido"

El sector del turismo fue uno de los más golpeados por la pandemia. "Fue un año para el olvido", resumió el presidente de la Unión de Hoteles, Bares, Restaurantes y Afines de Tucumán, Ernesto Gettar. "Nuestra actividad hotelero-gastronómica es muy corporativa, y fueron suspendidos todos los congresos y convenciones. Ahora tenemos mucha esperanza con la vacuna, a ver si a partir de ahí se puede empezar a reactivar nuestro sector", agregó el empresario.

El presidente de la Cámara de Turismo de Tucumán, Héctor Viñuales, consideró que las empresas del rubro que cuentan con alojamientos en las villas turísticas tienen mejores perspectivas que las empresas radicadas en la capital y que dependen casi exclusivamente del turismo corporativo, los congresos y convenciones.

"La Cámara solicitará la prórroga del ATP (Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) para el pago de sueldos a empleados", acotó.

Luis Zamora, presidente de la filial Tucumán de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT), dijo que tienen incertidumbre sobre cómo será este año para la actividad. "Con suerte vamos a tener un 25% anual de ocupación, de acuerdo a las proyecciones nacionales que hay. El sector empresario intenta seguir bancando con la esperanza que se reactive, y confiamos que la llegada de la vacuna y los cuidados de la sociedad van a colaborar", argumentó.

En cambio, Fernando Olmedo, presidente de la Asociación de Guías de Turismo de Tucumán, se mostró esperanzado por la reciente sanción de la ley de regulación del servicio de guías de turismo. "Esto nos garantiza que cuando se reactive la actividad se contratarán guías tucumanos", dijo. Además, consideró "en estas vacaciones explotarán el turismo interno local y después se irá abriendo al resto del país, para llegar al invierno con el sector reactivado".

Contra las fiestas clandestinas

Ante un repunte en los casos de coronavirus registrado en los últimos días, el gobierno provincial reforzó la presencia policial en las principales villas turísticas para evitar la organización de fiestas clandestinas y otros eventos masivos que puedan ser focos de contagio. En la provincia, están permitidas las reuniones sociales y familiares de hasta 10 personas, en tanto que los bares y otros locales gastronómicos tienen permiso para funcionar hasta las 2, situación que se modificará cuando entre en vigencia el toque de queda nocturno. Para garantizar el cumplimiento de los protocolos vigentes, el lunes se lanzó el Programa Verano Seguro, que destinará más de 300 policías que reforzarán los controles en los lugares de veraneo de toda la provincia. "El objetivo es cuidar a los tucumanos en los lugares donde hay mayor concurrencia en el verano, en los lugares turísticos. Este es un momento muy especial que está viviendo la humanidad y el mundo, con los rebrotes que hay producto de esta pandemia que lejos está de controlarse", dijo Manzur durante el lanzamiento del operativo.

El coordinador de Operaciones Preventivas del Comité Operativo de Emergencias local (COE), Elio Cuozzo, informó que el último fin de semana fueron clausuradas varias fiestas prohibidas de las que participaban numerosas personas, tanto en locales bailables como en casas de familia. En la ciudad de Yerba Buena, al oeste de la capital tucumana, la Policía desalojó una fiesta clandestina en un boliche de la que participaban 400 personas.

Manzur expresó su preocupación por este hecho y pidió una mayor responsabilidad social para evitar que aumenten los casos de Covid-19. "Se lo pedimos fundamentalmente a los dueños de los locales, eso no se puede hacer, están haciendo un daño a muchas familias, esto es un atentado a la salud, porque esas aglomeraciones de gente son un foco ideal de contagio. De ahí se pueden llevar el virus a la casa y, Dios nos libre, pueden tener un dolor muy tremendo con un ser muy querido", expresó el mandatario peronista.

El exministro de Salud durante el gobierno de Cristina Kirchner admitió que en los próximos días podrían definirse nuevas restricciones por el aumento en los casos de coronavirus. "Vemos que han empezado a incrementarse los casos en Capital Federal y Provincia de Buenos Aires, vemos las recomendaciones de todos los funcionarios del área de salud, por eso es que hay que extremar todas las medidas de prevención y ahí todos los tucumanos tienen que estar a la altura de las circunstancias. Todo lo que tengamos que hacer desde el Gobierno para cuidar a las familias tucumanas lo vamos a hacer ", concluyó.