La temporada de estrenos de otoño es cambiante, como todo

·8  min de lectura
En esta combinación de fotos, el arte promocional de las películas de próximo estreno "No Time to Die", "The Last Duel", "The Many Saints of Newark", "House of Gucci", "Dune", "The French Dispatch", "The Eyes of Tammy Faye", "Ghostbusters: Afterlife", "The Guilty", "Dear Evan Hansen", "Venom: Let There Be Carnage" y "King Richard". (Arriba, de izquierda a derecha, MGM/20th Century Studios/Warner Bros-HBO Max/MGM/Warner Bros. Pictures/Searchlight Pictures; abajo, Searchlight Pictures/Sony Pictures/Netflix/ Universal/Sony Pictures/Warner Bros Pictures vía AP)

NUEVA YORK (AP) — El cineasta Cary Fukunaga ha estado esperando más de un año y medio para que la película más importante de su carrera llegue al cine: la cinta de James Bond “No Time to Die” (“Sin tiempo para morir”). Ha sido una espera rara y surrealista. Meses antes de su estreno del 8 de octubre, su tema principal, de Billie Eilish, ya ganó un premio Grammy.

“Anoche tuve un sueño en el que estaba Sam Mendes”, dijo Fukunaga en una entrevista reciente, refiriéndose al director de las dos películas anteriores de Bond. “Estábamos de vacaciones en un lago helado. Él había terminado con las películas de Bond y dijo: ‘Oh, hiciste una. Ahora puedes tomarte un descanso’. Luego comenzamos a esquiar en el lago congelado”.

“Fue un sueño extraño”, dijo Fukunaga.

La temporada de estrenos de otoño (boreal), por lo general confiable y agradable, este año es, como los últimos 18 meses, un poco desorientadora. En camino hay películas que originalmente iban a estrenarse en abril de 2020, como “No Time to Die”, así como cintas de verano que esperan encontrar mejores condiciones ahora y otras filmadas y editadas durante la pandemia.

Lo que se ha unido es una mezcolanza de películas, algo mucho más sólido que la temporada de otoño del año pasado, improvisada y en su mayoría virtual, que se extendió hasta los Oscar en abril. Pero el reciente incremento de casos de COVID-19 debido a la variante delta le ha agregado incertidumbre a un momento en el que Hollywood esperaba acercarse a la normalidad.

“Todo es variable y todo seguirá siendo variable”, dijo Tom Rothman, presidente y director ejecutivo de Sony Pictures. “Es la antítesis de lo que solía ser. En los viejos tiempos, plantabas tu bandera y no te movías lloviera, tronara o relampagueara. Ahora, ser flexible y ágil tiene una gran ventaja”.

La imprevisibilidad de las condiciones es universal, pero se siente profundamente en estudios como Sony, que incluso en la pandemia se han mantenido ampliamente comprometidos a estrenar películas exclusivamente en cines. Mientras que Disney (con Disney+) y Warner Bros. (con HBO Max) han buscado incrementar las suscripciones a sus servicios de streaming con grandes lanzamientos en 2021, Sony, Universal, Paramount y MGM (hogar de Bond) se han ceñido en su mayoría al plan de estrenar primero en pantalla grande.

En todas las películas que se lanzarán este otoño — entre ellas “The Last Duel” (15 de octubre), “Dune” (22 de octubre), “Eternals” (5 de noviembre) y “House of Gucci” (24 de noviembre) — nada puede ser tan tenso como el actual drama en torno al cine a la antigua. Citando el incremento de casos de COVID debido a la variante delta, Paramount se ha desarraigado de la temporada al aplazar “Top Gun: Maverick” hasta el próximo año. Pero tras el desempeño prometedor de algunas películas en la taquilla, muchas grandes producciones y aspirantes al Oscar están duplicando sus apuestas en el cine y su impacto cultural, aún si es un riesgo.

“Tenemos mucho inventario. No quieres seguir postergando todas las películas”, dijo Rothman. “En cierto momento, tienes que salir”.

Tras regenerarse la confianza en el cine durante el verano, el delta ha minado parte del impulso de Hollywood. El National Research Group había registrado que más del 80% de los espectadores se sentían cómodos yendo al cine en julio. Pero ese número se redujo a 67% el mes pasado.

Sin embargo, la última gran producción estrenada en el verano, “Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings” (“Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos”) de Marvel, le dio al otoño un impulso con un estimado de 90 millones de dólares en ventas de boletos durante el pasado fin de semana largo por el Día del Trabajo, uno de los mejores estrenos en pandemia. Notablemente, sólo se presentó en los cines.

Incluso antes de que todas las cifras se publicaran, Rothman y Sony adelantaron dos semanas el lanzamiento de “Venom: Let There Be Carnage” (“Venom: Carnage liberado”), la secuela de su éxito de superhéroes de 856 millones de dólares, al 1ro de octubre. A esta le seguirán “Ghostbusters: Afterlife” (“Ghostbusters: El legado”) el 19 de noviembre, “A Journal for Jordan” de Denzel Washington el 10 de diciembre y “Spider-Man: No Way Home” (“Spider-Man: Sin camino a casa) el 17 de diciembre.

Ningún estudio le está apostando tanto a las salas de cine este otoño como Sony. El estudio carece de una plataforma de streaming importante, pero ha firmado pactos lucrativos con Netflix y Disney para transmitir películas después de sus estrenos cinematográficos. Al discutir los resultados decepcionantes de cintas como “The Suicide Squad” (“El Escuadrón Suicida”) de Warner Bros. versus un éxito cinematográfico como “Free Guy” de Disney, Rothman recientemente explicó que se debe a la ventana de exhibición.

“No existe un modelo económico, mucho menos obtener ganancias, ... sin un universo con ventanas (de exhibición). No existe”, dijo Rothman.

Ese debate de qué películas se estrenarán, dónde y cuándo seguramente seguirá sin resolverse en los próximos meses y más allá. Warner Bros. se ha comprometido a retomar los estrenos cinematográficos exclusivos, por 45 días, el próximo año. Pero poco es seguro este otoño, incluyendo el calendario de estrenos.

“Hasta que hayamos dejado la pandemia realmente atrás, no creo que se pueda pronosticar cuál será el futuro del cine”, dijo Rothman. “Todavía estamos en situación de emergencia en este momento”.

De modo que el limbo del verano de Hollywood se prolongará hasta el otoño. Sin embargo, hay más películas programadas que en cualquier momento anterior de la pandemia. Los festivales de cine de Venecia y Telluride han despertado interés en una amplia gama de películas, entre ellas el elogiado drama de Netflix de Jane Campion “The Power of the Dog” (“El poder del perro”) con Benedict Cumberbatch, cuyo estreno está previsto para el 17 de noviembre. La carrera por el Oscar también traería grandes actuaciones. Entre las primeras destacadas: Kristen Stewart como la princesa Diana en “Spencer” (5 de noviembre) de Pablo Larraín y Will Smith como Richard Williams, el padre de Venus y Serena, en “King Richard” (19 de noviembre).

En “The Eyes of Tammy Faye” (“Los ojos de Tammy Faye”), Jessica Chastain se transforma en la tristemente célebre televangelista. Searchlight Pictures la estrenará el 17 de septiembre en cines.

“Nos gusta esa experiencia comunal, especialmente después de un año y medio pasando hambre. No significa que el streaming vaya a desaparecer. Llegó para quedarse”, dijo Chastain, quien también protagoniza con Oscar Isaac la miniserie de HBO “Scenes from a Marriage” (“Secretos de un matrimonio”). “En mi mente, sólo veo que la industria se está expandiendo”.

A menudo se subestima el número de películas que se han estrenado durante la pandemia. Pero incluso con algunos debuts de alto perfil, la próxima temporada está abarrotada. Apple tiene “The Tragedy of Macbeth” de Joel Coen, con Denzel Washington. Amazon, la adaptación musical “Everybody’s Talking About Jamie” (17 de septiembre). Hay nuevas cintas de cineastas de talla mundial como Paul Thomas Anderson, Guillermo del Toro (“Nightmare Alley”, 3 de diciembre), Pedro Almodóvar (“Madres paralelas”, 24 de diciembre), Asghar Farhadi (“A Hero”, 7 de enero) y Paolo Sorrentino (“Fue la mano de Dios”, 24 de noviembre).

También hay un festín de documentales que incluyen el retrato de Julia Child de Julie Cohen y Betsy West, “Julia” (aún sin fecha); “Becoming Cousteau” de Liz Garbus (22 de octubre); “The Rescue” de Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin (octubre), sobre el rescate de la cueva tailandesa de 2018; y, apropiadamente, un retrato de uno de los rostros más omnipresentes de la pandemia, el doctor Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas, en “Fauci” de John Hoffman y Janet Tobias (10 de septiembre).

Netflix lanzará tres docenas de películas de aquí a Navidad, incluido el debut de Maggie Gyllenhaal como directora, “The Lost Daughter” (17 de diciembre); el western “The Harder They Fall” (3 de noviembre), con Jonathan Majors e Idris Elba; la ópera prima de Lin-Manuel Miranda “Tick, Tick ... Boom!”; y “The Guilty” (“Culpable”) de Antoine Fuqua (24 de septiembre), un thriller criminal protagonizado por Jake Gyllenhaal como un oficial de policía degradado que recibe llamadas al número de emergencias 911.

Justo antes de que comenzara la producción a principios de este año, Fuqua entró en estrecho contacto con alguien que dio positivo al coronavirus. Para mantener la distancia de su elenco y equipo, dirigió la película desde una camioneta estacionada afuera del set.

“Vivimos en un mundo extraño en este momento, y nos desgasta bastante a todos”, dijo Fuqua. “Pero trato de mantener una actitud positiva. Por eso sucedió ‘The Guilty’. Creo que todos tenemos la responsabilidad de seguir adelante, de no revolcarnos en la situación en la que nos encontramos y encontrar nuevas formas de hacer las cosas”.

Con suerte, el largo retraso de una serie de películas que han estado esperando entre bastidores por más de un año, incluida “West Side Story” (“Amor sin barreras”) de Steven Spielberg (10 de diciembre), “The French Dispatch” (“La crónica francesa”) de Wes Anderson (22 de octubre) y sí, “No Time to Die”, pronto terminará.

“Lo que no he obtenido en este caso es la satisfacción de que alguien más vea la película y diga ‘la odié’ o ‘me gustó’”, dijo Fukunaga. “Esa es la parte que uno está esperando. A algunas personas les va a gustar. A algunas personas no les va a gustar. Pero aún quieres escucharlo. Incluso si no quieres oírlo, quieres oírlo”.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.