El temor al virus dispara reclamos para evitar ser mesa electoral en Cataluña

Agencia EFE
·2  min de lectura

Barcelona (España), 4 feb (EFE).- El temor a la covid-19 ha disparado los reclamos para evitar ser miembro de una mesa de votación el próximo 14 de febrero en Cataluña, con miles de recursos que hacen temer por el desarrollo de las elecciones en esta región española.

Más de una cuarta parte de los seleccionados por sorteo para formar parte de estas mesas ha pedido que se le exima de acudir, en un momento en que España atraviesa una tercera ola de la pandemia.

La fecha de los comicios regionales fue confirmada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (noreste) después de que el Gobierno catalán intentara retrasarlos hasta mayo, al entender que infringía el derecho al voto sin "causa de fuerza mayor" que impida celebrarlos ya pese al coronavirus.

Más 20.500 de los cerca de 82.000 elegidos para ser presidentes o vocales de las 9.117 mesas electorales habían reclamado hasta este jueves que se les eximiera, cuando normalmente esta cifra ronda el millar, y el no acudir a la mesa puede conllevar multas e incluso penas de cárcel.

La Junta Electoral tiene que valorar antes de las elecciones si estima o no cada petición.

Ante esta situación, el presidente de la Junta Electoral de Barcelona, Santiago García, explicó a EFE que la idea de recurrir a voluntarios para suplir posibles vacantes en las mesas electorales procede del Ayuntamiento de la capital catalana.

Otras posibles alternativas que se barajan para asegurar que las mesas queden constituidas son recurrir a suplentes de otras mesas cuya presencia ya no sea necesaria e incluso un segundo sorteo.

Una bolsa de voluntarios "no es la solución más óptima", pero sí la "menos mala de todas ellas", comentó García, que consideró más complicado jurídicamente recurrir a un suplente para ir a otra mesa para la que no habría sido elegido por sorteo como establece la ley.

"En cambio, con ese grupo de voluntarios no se está obligando a nadie", sentenció, pues si bien “no está contemplado en la ley, tampoco está expresamente prohibido".

Quienes recurren alegan motivos como el ser grupo de riesgo ante la covid-19, critican que se les obligue a ir mientras las autoridades tienen decretadas una serie de restricciones para evitar contagios y algunos dicen temer tanto al virus como las sanciones por no acudir a la mesa.

Cataluña suma 9.494 de los 60.802 fallecidos por esta enfermedad desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado en España, con 518.056 de los 2.913.245 casos positivos contabilizados en todo el país, según datos oficiales.

Las elecciones están previstas con medidas de bioseguridad en Cataluña, una región clave en la política y la economía españolas, gobernada ahora por un bloque secesionista.

(c) Agencia EFE