Temor por el Papa: dos cardenales de la curia tienen coronavirus

Elisabetta Piqué
·2  min de lectura

ROMA.- A días de una Navidad totalmente distinta, trastocada por la pandemia de coronavirus, trascendió hoy que dos cardenales de la curia romana que suelen tener bastante relación con el papa Francisco, se han contagiado con el virus, algo que despertó preocupación.

Uno es el cardenal polaco, Konrad Krajevski, limosnero pontificio, es decir, el hombre que hace caridad en nombre del Papa. De 57 años, este prelado dio positivo por Covid-19 luego de realizarse un hisopado en la Dirección Sanidad e Higiene del Vaticano y, con síntomas de una "inicial" neumonía, se encuentra internado en el hospital Gemelli, según confirmó la Sala de Prensa del Vaticano. Como en otras ocasiones, el Vaticano está controlando con quiénes estuvo en contacto este purpurado en los últimos días.

Coronavirus: más de 30 países cierran sus fronteras a Gran Bretaña y el gobierno convoca a una reunión de emergencia

Krajevski suele de noche hacer recorridas para llevarle abrigo, ropa, comida y demás ayuda a indigentes. El jueves pasado su oficina le hizo llegar al Papa un ramo de girasoles que un grupo de pobres le envió de regalo por su 84 cumpleaños. Según el diario romano Il Messaggero, que en un título consignó que "ahora se teme por papa Francisco", el viernes pasado, durante una meditación en vista de la Navidad, el purpurado fue visto hablar con el Papa.

Otro cardenal que se ha contagiado es el italiano Giuseppe Bertello, de 78 años, presidente del Governatorato de la Ciudad del Vaticano, el ente que administra el pequeño Estado, según pudo confirmar LA NACIÓN de fuentes vaticanas.

En septiembre pasado, causó inquietud cuando el cardenal filipino Luis Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y "papabile", dio positivo a un test de Covid-19 al llegar al aereopuerto de Manila. Tagle se convirtió entonces en el primer purpurado de la curia y el primer jefe de un dicasterio (ministerio) del Vaticano en resultar contagiado, aunque sin síntomas. Y también entonces se temió que pudiera haber contagiado al Papa.

Hasta ahora en el Vaticano se detectaron varias decenas de infecciones, entre las cuales varias de guardias suizos, que lograron curarse.

La semana pasada Andrea Arcangeli, director de la Dirección de Salud e Higiene del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano, anunció que se está preparando un plan de vacunación para empleados y ciudadanos del pequeño Estado y sus familiares. Se descuenta que también el Papa, que tiene 84 años, será vacunado.