La televisión de China inventó una falsa periodista francesa que elogia a su gobierno

·2  min de lectura
Hay protestas contra el rodaje de ciertas escenas en la región china de Xinjiang, donde Pekín está acusado de violaciones de los derechos de los uigures
Hay protestas contra el rodaje de ciertas escenas en la región china de Xinjiang, donde Pekín está acusado de violaciones de los derechos de los uigures

PARÍS.- Resultó paradójico el título del artículo difundido por la cadena estatal de televisión china CGTN “‘Mi’'Xinjiang: paren con la tiranía de las noticias falsas”, una elogiosa columna sobre las políticas de Pekín con la minoría musulmana en esa región, “escrita por la periodista independiente residente en Francia”, Laurène Beaumond, si se tiene en cuenta que precisamente tal columnista no existe.

Luego de una larga investigación y consultas en todos los medios franceses, el diario Le Monde llegó a la conclusión en un artículo publicado este jueves que la existencia de esa periodista es una “noticia falsa”.

“Le Monde pudo comprobar que ninguna persona con este nombre figura en los archivos de la Comisión del carnet de identidad de los periodistas profesionales”, un documento indispensable para trabajar como periodista en Francia. Y agrega que la supuesta periodista debería contar con ese carnet ya que la cadena china en idioma francés, CGTN, la presenta como “doblemente licenciada en historia del arte y arqueología por la Universidad Sorbonne-Paris IV y con una maestría en periodismo. Trabajó en varias redacciones parisinas antes de posar sus maletas en Pekín .

El texto de Laurène Beaumond rechaza las acusaciones de genocidio y persecución sufridas por la minoría musulmana de los uigures en la provincia de Xinjiang.

“Soy francesa y viví casi siete años en China” , indica allí la supuesta periodista. Luego agrega “el azar de la vida ha hecho que tenga una familia viviendo en Urumqi, la capital de Xinjiang. Tuve la oportunidad de visitar la región en numerosas ocasiones entre 2014 y 2019, y no reconozco a mi Xinjiang en la que describen los medios”.

Los uigures, principalmente musulmanes, representan algo menos de la mitad de los 25 millones de habitantes de Xinjiang. Según las denuncias occidentales, al menos un millón de uigures están en “campos” y algunos de ellos se ven sometidos a “trabajos forzados”, sobre todo en los campos de cultivo de algodón. Por ese motivo, grandes marcas comerciales de Occidente como Nike y H&M ya boicotearon la compra de algodón chino proveniente de Xianjiang.

En su supuesto artículo, Beaumond retoma todos los elementos del lenguaje oficial del régimen de Pekín sobre la situación de los uigur, preguntándose por las “nuevas pasionarias [sic] de la causa uigur, esta etnia cuyo destino no importaba a nadie. hasta ahora” y rechaza a “las grandes marcas extranjeras que han anunciado que van a dejar de usar algodón cosechado en Xinjiang para hacer su ropa”.

El artículo de Le Monde recuerda también que un investigador de la Fundación para la Investigación Estratégica, Antoine Bondaz, ya había detectado a finales del año pasado artículos de la supuesta periodista francesa en temas como covid-19.