Telefonica confirma sus objetivos pese a la caída de beneficios en el tercer trimestre

El grupo español de telecomunicaciones Telefónica confirmó este viernes sus objetivos para 2022, después de haber visto aumentar fuertemente su facturación en el tercer trimestre, pese a que sus beneficios cayeron por un efecto comparativo desfavorable.

La facturación del gigante de las telecomunicaciones, que tiene una fuerte presencia en América Latina, pero también en el Reino Unido, alcanzó los 10.340 millones de euros (10.115 de dólares) en este periodo, es decir, un 11,6% más que en el tercer trimestre de 2021 (9.260 millones de euros, 9.053 de dólares).

Su beneficio neto alcanzó los 460 millones de euros (450 de dólares), frente a los 706 millones de euros (690 de dólares), de hace un año.

Esta fuerte caída se explica por un efecto de comparación desfavorable, ligado a la venta el año pasado de las torres de telecomunicaciones de su filial Telxius a American Tower Corporation por 7.700 millones de euros (7.596 de dólares).

Los resultados del tercer trimestre, que llegan tras un sólido primer semestre, superaron las expectativas de los analistas consultados por el proveedor de información financiera Factset, que apostaban de media por 384 millones de euros de beneficios (375 de dólares) y 10.000 millones de euros  de ingresos (9.776 de dólares).

Estas cifras, alcanzadas "pese al complejo entorno de incertidumbre global y la profunda crisis de energía e inflación", permiten confirmar "los objetivos financieros previstos para el conjunto del año", aseguró el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, citado en un comunicado.

La multinacional española había revisado al alza sus objetivos financieros tras el segundo trimestre, tras ver como su actividad comercial crecía en sus principales mercados, principalmente en Latinoamérica.

Según la empresa, esta actividad de mantuvo durante el verano (boreal), sobre todo en España y el Reino Unido, donde Telefónica aprovechó el buen rendimiento de Virgin Media 02, entidad nacida de la fusión el año pasado de su filial británica O2 y Virgin Media.

Pese a la buena dinámica, la deuda del grupo español -que afronta, como el conjunto de sus competidores, un alto endeudamiento-, aumentó ligeramente en el curso de los últimos meses, para alcanzar los 28.900 millones de euros (28.260 de dólares) a finales de septiembre, 100 millones más que a finales de junio.

No obstante, esta deuda debería reducirse en los próximos meses, gracias a la venta anunciada este verano del 45% de su filial Bluevia Fibra a Crédit Agricole Assurances y Vauban Infrastructure Partners. Esta venta supondrá casi mil millones de euros.

Los resultados de Telefónica se producen en un contexto de aumento de la competencia en el mercado español de la telefonía desde que Orange y MasMovil anunciaron a finales de julio un acuerdo para fusionar sus actividades en España, creando la segunda empresa de telecomunicaciones del país.

vab/sr/al/meb