Telefonía: el Gobierno autorizará un 5% de aumento en enero, lejos de lo que piden las empresas

Santiago Dapelo
·4  min de lectura

Las empresas de telefonía fija y móvil fueron autorizadas a aumentar un 5% sus tarifas en enero. Por ahora, nada más. Desde el gobierno nacional aclararon que no confirmaron el incremento del 20% para el año próximo, como esperaban las empresas y ya habían anticipado a sus clientes, y que cada suba estará condicionada "al momento".

De ahí en más, la suba, que será gradual y en tramos a lo largo del año, estará condicionada por la inflación y la crisis económica, según advirtieron fuentes al tanto de las negociaciones con las empresas.

Fuerte malestar con Solá por haber inventado detalles de una conversación entre Fernández y Biden

Así, desde la Casa Rosada buscaron moderar el anuncio que las empresas ya les hicieron a sus usuarios. De hecho, esta tarde, las autoridades del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) -Claudio Ambrosini (Presidente), Gustavo López (vicepresidente) y Gonzalo Quilodrán (director)- se reunieron con los representantes de Claro, Personal y Movistar para informarles la decisión. El objetivo de las empresas es, como mínimo, una suba que esté en línea con la inflación, algo que no lograron establecer en el encuentro.

"Fue una reunión muy tensa", confiaron testigos del encuentro.

Distinto es el caso de las cableoperadoras -Cablevisión, DirecTV, Telered y Telecentro, entre otras- para las que aún no se fijaron las reglas de juego para 2021. Se estima que el incremento será superior al 5%, según deslizaron fuentes oficiales.

Como contó LA NACION, las empresas que brindan servicios de internet, televisión por cable o satelital y de telefonía fija y móvil empezaron a comunicarles a sus usuarios que a partir del próximo mes recibirán aumentos de hasta un 20%.

Según argumentan, es por "las subas que no pudieron realizar" durante la mayor parte de este año tras la decisión del presidente Alberto Fernández -firmó el decreto 690/2020- de declarar esos servicios como "públicos, esenciales y estratégicos en competencia", lo que determinó que a partir de ese momento los precios pasaron a ser regulados por el Estado, como sucede con las prepagas. La injerencia estatal, para las empresas, afectan las inversiones necesarias para brindar un buen servicio.

El Gobierno tomó esa decisión tras la negativa de las principales empresas del sector de suspender los aumentos previstos para este año, cuando ya se contabilizaban 155 días de cuarentena. El Presidente repuso la potestad que tenía el Estado para imponer los incrementos, lo que estaba incluido dentro de la ley de Argentina Digital. Esa norma había sido derogada por decreto del expresidente Mauricio Macri.

Las empresas comenzaron a informar sobre los aumentos para cumplir con el compromiso de avisar un mes antes a los clientes sobre los cambios en las tarifas. Algunas firmas buscan respetar los aumentos que el Gobierno frenó al inicio de la pandemia, del orden del 15%, mientras otras empresas piden el 20% o más.

Si bien en el gobierno nacional reconocieron que la relación con las compañías es "tensa", fuentes oficiales aseguraron que todas las decisiones que se tomaron fueron informadas con antelación y fueron consecuencia directa de la negativa a los pedidos de la Casa Rosada para morigerar los incrementos que tenían previstos para este año.

Quita de fondos a la Ciudad: cómo impactó en Córdoba el voto de los diputados de Juan Schiaretti

Las empresas, en tanto, explicaron que siempre estuvieron a disposición y acataron todas las disposiciones durante la pandemia como la prohibición de cortar el servicio a un millón y medio de usuarios vulnerables aunque no pagaran las facturas, crearon los planes reducidos para aquellos que necesitaran pagar menos por el servicio y acataron el congelamiento de precios hasta fines de agosto.

También dieron cobertura de internet a hospitales de campaña y donde el Estado lo requirió, a la par que las redes sostuvieron bien el incremento de la demanda por el mayor teletrabajo.

Queja de las empresas

Consultadas por LA NACION, las empresas que participaron de la reunión en el Enacom dijeron que no hubo un acuerdo en cuanto al aumento del 5% y que le negociación continuará.

"La propuesta no convence. No es justa, ni razonable, ni llega a cubrir los costos de la operación y ni hablar de la rentabilidad. Por otra parte, no conocemos la variable técnica que toma el Enacom teniendo en cuenta que la inflación del período estuvo en el orden del 30%", afirmaron fuentes de Movistar.

En el caso de las líneas pospago e internet la última actualización fue en marzo pasado, mientras que la telefonía fija y prepaga no tiene modificaciones desde hace un año siendo que las líneas prepagas son un 60% de las líneas celulares.

En este sentido, desde las compañías pidieron que se reconsidere el incremento ofrecido teniendo en cuenta el tiempo que lleva el congelamiento y desde el organismo que preside Claudio Ambrosini dijeron que iban a hacer "el máximo esfuerzo" y seguirían conversando. La próxima reunión, sin embargo, no tiene fecha aún.

Con la colaboración de María Julieta Rumi