'Sálvame' convierte a Chelo García-Cortés en una estrella, pero a un precio muy alto

Cine 54
·4  min de lectura

Sálvame ha convertido a Chelo García-Cortés en una estrella. Últimamente la veterana periodista está hasta en la sopa, siendo la primera protagonista de la polémica sección ¡Quiero dinero! y, en consecuencia, protagonizando una controversia por reemplazar a María Patiño de Socialité el pasado sábado. Pero la concursante de Supervivientes 2019 está pagando un precio muy alto por beber de la fama y es, básicamente, hacer el ridículo en directo hasta el punto de que ahora ha tenido que elegir a un compañero del magacín de las tardes de Telecinco para dejarle sin trabajo y sueldo durante una semana. ¿Pero esto qué es?

©Twitter (@salvameoficial)
©Twitter (@salvameoficial)

Hace unos días ya advertíamos que tanto a Sálvame como a Chelo García-Cortés se les había ido de las manos la nueva sección emitida en la última franja del programa. Y es que en el debut de ¡Quiero dinero! la veterana periodista ya acabó literalmente en bragas en pleno directo por ganar 5.000 euros. Desde entonces los desafíos cada vez resultan más bochornosos y mientras la gallega de 68 años se llena los bolsillos de euros el formato producido por La Fábrica de la Tele explota la imagen más mísera de su nueva estrella.

Porque aunque todavía no tenemos muy claro cuánto tiempo le interesará a la cadena que la concursante de Supervivientes 2019 sea el centro del show lo que sí parece evidente es que ha nacido un nuevo personaje televisivo que, después de tantos años delante de las cámaras, se ha convertido en una suerte de mono de feria.

Pero ya se sabe que en la televisión una persona hoy puede estar en lo más alto de la popularidad y mañana en el más absoluto fango por lo que este experimento de Sálvame podría destruir la carrera profesional de Chelo García-Cortés. En el arranque de la sección la protagonista se mostró entregada pero nos da en la nariz que en menos que canta un gallo le va a ver las orejas al lobo ya que los retos cada vez son más comprometidos y, por qué no decirlo, humillantes como el de quitar el puesto a María Patiño.

Y es que en la última entrega emitida Chelo García-Cortés, además de buscar un diamante en una bañera repleta de vísceras por 1.500 euros, ha aceptado el desafío de hacerse un piercing en directo. A la nueva estrella de Mediaset le han lanzado la provocación de hacerse un cambio en su cuerpo para ganar 2.000 euros y seguir jugando y la periodista, convencida de que esto es jauja, se ha dejado perforar la aleta de la nariz.

Ahora bien, si hay un episodio que realmente nos hace preguntarnos si el programa se está pasando de castaño oscuro con Chelo García-Cortés, es el que ha llevado a la periodista a decidir qué compañero debe quedarse sin trabajar (y, por ende, sin cobrar) durante una semana. ¿Pero quién es ella para disponer de tanta influencia y perjudicar en términos laborales a uno de los colaboradores?

Desde luego, a simple vista no resulta nada ético que Chelo García-Cortés deje sin cobrar siete días a un compañero que, por cierto, ha sido Antonio Montero. “Aquí se va a liar porque cuando tocar el dinerito…”, ha dicho primeramente Mila Ximénez llevando más razón que un santo.

"De verdad, estáis poniéndome en una tesitura que es como si estuvierais deseando que me fuera, pero voy a seguir jugando”, ha afirmado la colaboradora antes de dar el nombre de Antonio Montero quien, todo sea dicho, se ha tomado con deportividad esta elección dejando caer además que no está demasiado contento con la cúpula del programa porque ahora solo le convoca una vez a la semana. “A mí me parece bien, es el juego del programa”, ha comentado.

En resumidas cuentas, Sálvame ha encontrado un filón con los retos de Chelo García-Cortés pero se está pasando tres pueblos con sus propuestas porque una cosa es que innove su contenido con tal de conseguir unas risas en los espectadores para que éstos no cambien de canal (y, sobre todo, sean seducidos por Pasapalabra en la competencia) y otra muy distinta que hagan espectáculo a costa de una de sus colaboradoras más populares.

Dicho de otro modo, ¿cómo puede Sálvame degradar tanto públicamente a la nueva protagonista de la cadena abusando de su situación económica? Porque sí, la nueva estrella de Mediaset se está arrastrando muchísimo por dinero, pero el hecho de que el programa involucre en el reto a otros compañeros y ponga en un dilema moral a Chelo García-Cortés para fastidiar deja todavía mucho más que desear.

Aventuramos que Antonio Montero no se va a quedar de brazos cruzados tras verse obligado a quedarse en casa y, como ha sucedido con María Patiño que ha mostrado su pesar tras quedarse sin presentar Socialité el pasado sábado, este nuevo reto va a traer mucha cola generando un ambiente de crispación absoluta en el plató.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Twitter (@salvameoficial)