Tom cruza todos los límites al frivolizar sobre intimidades de Melyssa

Teresa Aranguez
·6  min de lectura

Lo ha vuelto a hacer. Si lo de ser infiel y reírse de su novia enfrente de toda España en La isla de las tentaciones 2 no fue suficiente humillación para Melyssa, Tom ha recurrido de nuevo a lo más bajo para degradar a la que fue su pareja. Además de tacharla prácticamente de ‘loca’ y ‘acosadora’, en su exclusiva a Lecturas se ha atrevido a decir que le amenazaba con matarse. No sabemos si eso será verdad o mentira, pero un caballero que se viste con los pies no hace eso.

Un tema demasiado serio que entremezcla con algunos secretos de alcoba de muy mal gusto y que dejan en evidencia la sed de fama del chico y su novia Sandra, que también parece haberse subido al carro.

Tom Brusse en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)
Tom Brusse en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)

Ambos personajes, por llamarles de alguna manera, se escudan en el comportamiento inestable de la influencer para tapar sus faltas de respeto, pero lo que no saben es que su actitud mezquina ha producido el efecto contrario.

Por mucho que el maestro Joao le llame ‘el nuevo chico de moda’ y ande de fiesta en fiesta como presume en sus redes, Tom no deja de ser un quiero y no puedo, en otras palabras, el segundón de turno. Solo hay que ver su exclusiva para darse cuenta que su interés se limita a la persona que tanto critica, la señorita Pinto. En su entrevista con esta revista del corazón su testimonio ha quedado reducido a una pobre ventanita lateral de la portada. Nada que ver con la de Melyssa que ocupó la primera plana y fue trending topic de inmediato.

Su tendencia a contar los trapos sucios de su expareja para quitarse el cartelito de sinvergüenza le está valiendo el rechazo absoluto de la gente. Cada vez que abre la boca sube el pan pero su última intervención ya pasa de castaño oscuro. Sabíamos que tenía artillería para soltar, pero lo que ha hecho sobrepasa todos los límites. “Me decía que se quería matar”, ha confesado sin pelos en la lengua. Sea verdad o mentira, con esos temas jamás se juega. Agarrarse a asuntos tan delicados como el suicido y la salud mental es deplorable. Y que tu nueva novia se sume a esta fechoría es igual de reprochable. “Melyssa podía llamar cuarenta veces en una hora a Tom”, ha expresado Sandra en la misma entrevista.

Pero sinceramente, no sabemos que es peor, si tratar de recuperar a tu pareja y mostrar tu lado más vulnerable como hizo Melyssa, o estar con alguien que te ha dejado plantada en la hoguera final e intentado regalar un anillo de compromiso que la otra no quiere. Eso sí que es triste. Pero está claro que lo único que a estos dos parece que les interesa es exprimir el jugo al tema de moda y llevarse calentito todo lo que puedan. Aunque sea a costa de dejar al otro mal. La nueva pareja fue pillada con las manos en la masa por Sálvame cuando organizaban un montaje en toda regla queriendo vender fotos visitando una inmobiliaria y luego una tienda de bebés para especular y ser noticia.

Nadie les recrimina que den una exclusiva, es lo propio en estos casos cuando se sale de un reality, pero sus declaraciones son propias de los malos de telenovela. Si lo de dejarla de histérica no fue suficiente, Tom ha dado un pasito más allá dando a entender que las armas de mujer de su ex dejan mucho que desear en comparación con lo super hot que es su actual enamorada, por decir algo. “Melyssa y Sandra son incomparables”, se atrevió a decir. “Melyssa estaba todo el día en pijama y Sandra está todo el día desnuda”.

¿En serio? No se puede caer más bajo. Sabes mejor que nadie los miedos y la inseguridad de la que sufre tu expareja ¿y te atreves a hacer comparaciones así? Pues nada, no parece que fue suficiente con eso sino que fue más allá asegurando que si se acostó con ella después de la isla fue por prácticamente por hacerle un favor. “Gritaba y lloraba. Se me partió el corazón y me acosté con ella por pena”, expresó en dicha entrevista.

Apenas unos minutos después de que este despropósito de entrevista viera la luz, Twitter ha ardido en llamas contra la parejita menos creíble de los últimos tiempos en la televisión. Pero sobre todo, contra él, a quien han dedicado todo tipo de improperios, algunos imposible de mencionar.

Si tanto amor tienes a Sandra podrías haberte centrado más en eso y no resaltar sus dotes de mujer florero en la cama. Eso ha sido lo más bonito que ha dicho de ella, que se pasa el día desnuda.

A su vez, recordemos que una de las grandes pasiones de Melyssa, la influencer de moda del momento a la que se rifan las mejores marcas -ya roza el millón de seguidores en Instagram- antes que concursante de reality es diseñadora de ropa. Pues hasta eso lo ha querido ensuciar Tom en su entrevista dando a entender con otras palabras que es una estafadora. “Ahora compra ropa para venderla más cara. Eso no es diseñar, ha soltado sin pensárselo dos veces.

De momento Melyssa ya ha reaccionado en sus redes con una de sus historias de ‘buenos días’ donde no hay que ser muy tonto para saber que lo que está diciendo es: ‘aquí estoy y nada podrá conmigo’. Le guste o no a Tom, su exnovia es la emperatriz y la ganadora de esta historia, en parte, gracias a él y su desfachatez. Por muchos ceros que tenga en su cuenta y mucho que se dé la vida padre en Marrakech, su imagen en España no está quedando muy bien parada.

La telenovela no termina aquí. En estos días Melyssa, Sandra y él se verán las caras en el segundo debate de La isla de las tentaciones donde no nos cabe la menor duda que se va a liar parda. Ya da igual lo que haga o diga este chaval, este pulso lo ha ganado su ex con diferencia y con elegancia.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/La isla de las tentaciones