Desde Tecomaxtlahuaca, alistan la danza de Los Diablos

·4  min de lectura

TECOMAXTLAHUACA, Oax., julio 24 (EL UNIVERSAL).- Artesanos y danzantes del municipio de San Sebastián Tecomaxtlahuaca trabajan arduamente para mostrar sus pasos y sus auténticas máscaras de la danza de Los Diablos, durante su presentación en el primer Lunes del Cerro de 2022.

Tras dos años de pandemia, los danzantes fueron convocados a participar con la danza de Los Diablos en la máxima fiesta oaxaqueña. "Es un gusto como tecomaxtlahuaqueños llevarles parte de lo que vivimos en las fiestas de mayordomía y mostrarle al mundo que Tecomaxtlahuaca es muy grande en sus tradiciones", dice a EL UNIVERSAL el munícipe Jesús Alvarado Domínguez.

Antes de su presentación, los danzantes practican cada uno de los pasos al mismo tiempo, mientras que los artesanos, como Claudio Martínez López, crean las máscaras que serán usadas durante el espectáculo del Auditorio Guelaguetza.

Vuelve a las calles desfile de las delegaciones de la Guelaguetza, la fiesta más grande de Oaxaca

Claudio Martínez, escultor y artesano, expresa su emoción: "Comencé poco a poco, vamos mejorando nuestra técnica de tallado en madera, me da mucho orgullo que se muestre un poco de lo que hacemos".

El también profesor y danzante afirma que "es una satisfacción enorme que los paisanos me hayan encargado trabajos para participar en la Guelaguetza, así como en otros eventos; gracias a ellos nos volvemos inspiración para otros que apenas comienzan en este oficio".

Él no sólo elabora máscaras para la danza de Los Diablos, sino también para la de Las Mojigangas, Los Pachecos y Los Rubios, entre otros. También talla máscaras con forma de calaveras y animales.

"Hay clientes que nos piden ese tipo de material", explica el artesano de este municipio de la región Mixteca.

Claudio Martínez inició como artesano en 2012, cuando por curiosidad vio a un familiar trabajar en los accesorios para los danzantes, así como en figuras de madera en miniatura.

Desde entonces, él y su familia elaboran también aretes y llaveros, entre otros, pues "no todos tienen la posibilidad de adquirir una máscara grande, así que se llevan accesorios pequeños como recuerdos", detalla el tecomaxtlahuaqueño.

La familia de Claudio es de las pocas que ofrecen el servicio de reparación de obras en este municipio, pues muchos de sus clientes son pobladores locales.

"No falta quien quiera seguir conservando su misma máscara o bien que no tenga ingresos para poder comprar una [nueva], entonces nosotros las reparamos. De repente alguien quiere cambiar de color su careta".

Los Diablos, fruto del sincretismo

"La danza de Los Diablos es la segunda parte de la primera danza de Los Moros y Los Santiago, ahí vencen los cristianos a los moros, al llegar a Roma, varios personajes se levantan hacerle frente a los Moros.

"Los Moros adoran a Mahoma y los cristianos o Santiago veneran a Jesús, es donde empieza el desafío", explica Miguel Ávila Trujillo, quien también es escultor de esta comunidad.

"Cuando Los Santiago vencen al Moro Capitán, es ahí donde Santiago es quien dice: ‘Toquen Guerra que es preciso vencer a otro contrario’. Cuando cae el Moro Capitán, se lo lleva El Diablo. El Mahoma trata de salvar al Moro Capitán, pero los diablos se lo llevan, entran con su chicote.

"Es así como se representa el personaje El Diablo, da gusto que se lo llevan, empiezan a bailar las chilenas", relata

Los danzantes de Los Diablos de Tecomaxtlahuaca se caracterizan desde su indumentaria hasta la melodía que dirige sus pasos, en cuya interpretación participan músicos de la comunidad.

A diferencia de otras regiones en las que se practica esta danza, en donde es común que cada Diablo baile solo, en Tecomaxtlahuaca se baila en pareja.

"Donde hay Santiago, hay diablos, porque es la continuidad de la danza, pero acá nos caracteriza justo el bailar en par", dice el artesano Miguel Ávila.

La danza de Los Diablos vive un apogeo desde los últimos cinco años. Miguel Ávila insiste en que no sólo se trata de la danza, sino también del trabajo de las artesanas y artesanos.

"Creo que es importante que los jóvenes se acerquen a los oficios, para seguir conservando nuestras danzas", señala al tiempo que reconoce que no todos los oficios alrededor de estas fiestas están en auge, pues los artesanos dedicados a la talabartería son escasos.

El edil de Tecomaxtlahuaca coincide en que es importante incentivar a los jóvenes para continuar con la cultura y tradición que caracteriza a este pueblo: "Vamos a seguir haciendo todo lo que está a nuestro alcance para que la danza y nuestra gente se siga impulsando y nunca se pierda la danza de Los Diablos".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.