Tecnología geofísica, clave en rehabilitación de Monte Albán

·3  min de lectura

OAXACA, Oax., septiembre 7 (EL UNIVERSAL).- A cinco años de terremoto que devastó Oaxaca y dejó herido a gran parte de su patrimonio cultural e histórico, principalmente en la región del Istmo de Tehuantepec, pero también en los Valles Centrales, Monte Albán ha avanzado en la conservación de sus edificaciones y la recuperación de su majestuosidad.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), de los 2 mil 340 inmuebles que sufrieron algún tipo de daño durante los sismos de 2017 en 11 estados del país, la mayoría se concentró en Oaxaca, entidad que sumó 295 inmuebles con valor histórico, entre ellos 85 templos, 15 zonas arqueológicas, 12 museos, 12 espacios culturales y bibliotecas y seis construcciones históricas civiles.

Entre los más destacados de la capital oaxaqueña resultaron con afectaciones la Catedral Metropolitana, el templo y exconvento de Santo Domingo de Guzmán y la zona arqueológica de Monte Albán.

---Años de trabajo

En el caso de la zona arqueológica de Monte Albán ésta ha vivido años de trabajo en los cuales se ha buscado resarcir las afectaciones que los sismos como el del 2017 han dejado en este emblema de Oaxaca, pero sobre todo para profundizar en el conocimiento que se tiene del sitio y fue por ello que en octubre de 2021 se firmó un convenio de colaboración entre el INAH y el Instituto Tecnológico de Oaxaca (ITO), pues de acuerdo con Nelly Robles García, arqueóloga e investigadora del Centro Oaxaca, la tecnología ha sido la protagonista en este proceso de rehabilitación.

Para la también directora del proyecto "Conservación de los Edificios Dañados por el Sismo de 2017 en la Zona Arqueológica de Monte Alban-Atzompa", más que hablar de grandes daños causados por los terremotos, se debe entender que los movimientos telúricos exacerban los daños que ya existían, sobre todo si no se les da mantenimiento a este tipo de monumentos.

"Desde la época de Alfonso Caso se restauró con gruesas capas de cemento y se crearon corazas que no necesariamente son buenas para el mantenimiento y a veces están cubriendo cosas que están adentro, desgastes, erosión, madrigueras y que a la hora del sismo colapsan. Introducimos tecnologías de punta para leer los edificios a mayor profundidad", explicó en entrevista.

Desde hace más de 20 años, por ejemplo, un fuerte sismo con epicentro en las costas de Oaxaca afectó toda la zona arqueológica y tras ello se descubrió que por condiciones del subsuelo, la Plaza Principal de la tiende a desplazarse hacia el este, donde el terreno se desploma hacia una barranca. Este comportamiento se acentuó aún más durante los terremotos de 2017, que causaron desperfectos en 13 edificios. Entre los espacios más afectados está Juego de Pelota, donde colapsaron parcialmente dos muros del cabezal sur, así como los edificios A y P.

---Tecnología para leer el subsuelo

Al respecto, la experta señaló que el proceso de reconstrucción de Monte Albán se ha centrado no sólo en resarcir los daños, sino en entenderlos, lo cual se ha logrado mediante el uso de radares que penetran el subsuelo.

"Se introdujo tecnología geofísica para leer el subsuelo y entender por dónde puede venir un problema serio en Monte Albán. Tenemos muchos edificios que han sufrido deslaves que van hacia las laderas y estamos tratando de entender esos fenómenos".

Pese ello, Robles García dijo que el mayor aporte de la reconstrucción es que sigue maravillando el trabajo que hicieron los zapotecos para asentarse en Monte Albán. "Toda esa plaza principal es una nivelación hecha a mano, metros y metros de nivelación, como 15, de puro terreno que fuero acarreando. Son trabajos de ingeniería que tenemos que abordar con imaginación de ingeniero".

Esa fue la razón por la que la rehabilitación de la zona arqueológica se basó en trabajos interdisciplinarios con el ITO, con la UNAM y otros especialistas, para "tratar de entender más el problema telúrico y cómo podemos ayudar a nuestros monumentos no sufran tanto durante nuevos sismos".