Del teatro al hospital y de bombero a sala de emergencias. Cómo los hospitales reclutan personal de enfermería

·6  min de lectura

El mundo entero fue una vez un escenario para Yekaterina Ilina, una enfermera registrada de South Miami Hospital en Baptist Health.

“A veces tengo que cantarles a los pacientes y a veces tengo que bailar”, dice Ilina, de 52 años, que se especializa en enfermería de cabecera. “Porque el movimiento es muy importante, especialmente con los pacientes que se operaron y no quieren moverse de la cama”.

Conocida cariñosamente como “Katya”, Ilina es una enfermera médico-quirúrgica o una enfermera registrada que brinda atención a pacientes que se están preparando para una cirugía o se están recuperando de ella.

Cantarles a los pacientes que pueden no estar alerta los calma, dice Ilina. Sus canciones trascienden el lenguaje mientras canta en su ruso nativo.

“Ella es una dama muy fuerte, cariñosa y encantadora”, dice David Arisco, director artístico del Actors’ Playhouse en el Miracle Theatre en Coral Gables. “Estudió en la Academia Rusa de Artes Teatrales en Moscú, y tenía un currículum significativo y un montón de obras de teatro”.

Conocida como “Katya”, Ilina es una enfermera médico-quirúrgica o una enfermera registrada que brinda atención a pacientes que se están preparando para una cirugía o se están recuperando de ella.
Conocida como “Katya”, Ilina es una enfermera médico-quirúrgica o una enfermera registrada que brinda atención a pacientes que se están preparando para una cirugía o se están recuperando de ella.

En 2007, Arisco recordó cómo Ilina hizo su debut en el Actors’ Playhouse como “Svetlana”, una traductora rusa asignada para ayudar a una pareja a adoptar un niño. No solo tenía experiencia en adopción, sino que podía leer entre líneas en aquellas partes del libreto que estaban en ruso.

“Los actores tienden a ser personas que tienen una buena ética de trabajo y trabajan duro en cualquier oficio que elijan”, comenta Arisco.

Él prevé que Ilina sobresalga en el campo del cuidado de salud ya que tiene habilidades innatas para las personas y “sabe cómo desempeñar roles”. Y uno de sus papeles más importantes puede haber ocurrido durante la pandemia.

“Nuestro piso, durante casi 14 meses fue una unidad COVID”, relata Ilina, quien describió que usaba un traje tipo hazmat, un protector facial y ayudaba a los pacientes con respiradores. “Nunca seremos lo mismo. Si quieres celebrar algo, celébralo ahora. Tienes que vivir ahora.

Ilina pasó a la enfermería de su carrera como actriz después de que su vida familiar cambió.

“Me divorcié, tengo cuatro hijos y por lo que veo viviré en Estados Unidos, así que decidí que tengo que pensar en la carrera que quiero”, dice Ilina. “Opté por ser enfermera porque sabía que encontraría trabajo y me gusta ayudar a la gente”.

Mientras se prepara para su próximo desafío, Ilina dice que aplaude a sus compañeros de trabajo. Al igual que el teatro, donde todos trabajan juntos para el éxito de la representación, los trabajadores del hospital se unen para asegurar el éxito de sus pacientes. La diferencia clave es que no hay libreto y las actuaciones en el hospital se ejecutan sin parar.

“No puedes hacer esto solo”, comenta Ilina.

Para contratar más enfermeras, los hospitales se están volviendo creativos.

Jorge Gallegos era un bombero de Miami antes de ser enfermero de sala de emergencias en el Baptist Health’s South Miami Hospital en Miami.
Jorge Gallegos era un bombero de Miami antes de ser enfermero de sala de emergencias en el Baptist Health’s South Miami Hospital en Miami.

Tomemos el caso de Jorge Gallegos, un enfermero registrado que trabaja a medio tiempo en el departamento de emergencias de Baptist Health South Miami Hospital.

La decisión de Ilina de pasar de la actuación a una nueva carrera en enfermería no es tan inusual, dicen los expertos en enfermería. Se estima que hay cuatro millones de personal de enfermería registrado en Estados Unidos y habrá más trabajos de enfermería disponibles hasta 2022 que cualquier otra profesión, según la American Nurses Association.

“Uno de los motivos de la escasez de este personal es la jubilación, ya que la edad media de los enfermeros registrados ha sido de alrededor de 40 a 50 años”, dice Joy Longo, vicedecana y profesora de la Facultad de Enfermería, Christine E. Lynn, de Florida Atlantic University.

Jorge Gallegos, de 37 años, trabajó como técnico de emergencias médicas y bombero de Miami antes de convertirse en enfermero de la sala de emergencias de Baptist Health South Miami Hospital.

“Quería ser abogado”, comenta Gallegos, un mexicano-estadounidense que soñaba con ayudar a los trabajadores agrícolas migrantes en Homestead a navegar el laberinto de la inmigración.

Relata que este sueño fue frustrado por un profesor de colegio comunitario que le dijo a Gallegos que no podía pagar la carrera.

“La facultad de derecho es muy cara, me dijo el profesor”, según Gallegos. “Más de cien de los grandes”.

Entonces, se embarcó en otro camino. Su deseo quijotesco de ayudar a los demás se reavivó cuando se inscribió en la Academia de Bomberos de Miami Dade College poco después de la recesión de 2008.

“Pagué mis estudios de la escuela EMT (técnico médico de emergencia) y durante mi primer viaje, tuvimos un paro cardíaco”, relata Gallegos. “La trajimos de vuelta y se encendió un interruptor de luz. Esta fue otra manera para mí de ayudar a la gente”.

Jorge Gallegos completó los programas de EMT y paramédico, y luego un programa de enfermería “puente” para convertirse en enfermero. Comenzó su carrera de enfermería en Homestead Hospital, parte de Baptist Health South Florida, en 2014.
Jorge Gallegos completó los programas de EMT y paramédico, y luego un programa de enfermería “puente” para convertirse en enfermero. Comenzó su carrera de enfermería en Homestead Hospital, parte de Baptist Health South Florida, en 2014.

Gallegos completó los programas de EMT y paramédico, y luego un programa de enfermería “puente” para convertirse en enfermero. Comenzó su carrera de enfermería en Homestead Hospital, parte de Baptist Health South Florida, en 2014.

En 2015, consiguió un trabajo en el Departamento de Bomberos de la Ciudad de Miami, donde es bombero en la Estación 5, 1200 Northwest 20th St. en Allapattah.

Cuando se convirtió en bombero a tiempo completo, pasó a ser enfermero a tiempo parcial. Desde 2019, ha estado en South Miami Hospital, también parte de Baptist Health, donde es enfermero registrado a tiempo parcial en el departamento de emergencias.

Gallegos “nunca le ha dado la espalda a la enfermería y ha mantenido ambos roles sin problemas”, dice la portavoz de Baptist, Gina Halley-Wright.

Durante la pandemia, Gallegos dice que estuvo en cuarentena y no vio a su esposa ni a sus hijos durante “unas seis a ocho semanas” ya que tenía dos trabajos de primera línea en los que corría el riesgo de contraer COVID. La enfermería y la extinción de incendios están entrelazadas, recordó, ya que atendió a todos, desde “personas sin hogar hasta millonarios”.

La declaración de su misión, tanto como enfermero y como bombero, se centra en una frase simple que su padre, de Matamoros, México, ha grabado en su corazón: “Échele ganas”, que significa “da todo lo que tienes”.

Gallegos dice que su inclinación por servir nació de raíces humildes. Describió cómo su padre vendía CD en el mercado de pulgas y cómo su madre trabajaba en una empacadora en Florida City.

“No seas como yo, sé mejor que yo”, recordó Gallegos que le dice su padre.

El año pasado, los esfuerzos de Gallegos fueron validados después de que un paciente lo nominó de forma anónima para un premio DAISY, que significa “Enfermedad que ataca el sistema inmunológico”. El premio internacional honra “el trabajo sobrehumano que el personal de enfermería hace por los pacientes y las familias todos los días”.

El pin DAISY en su placa de enfermero de la sala de emergencias le recuerda que los escalafones profesionales que ha elegido son llamados que subrayan el servicio y la responsabilidad. Y al igual que los pétalos de una margarita, Gallegos dice que sus compañeros de trabajo son parte de la flor.

Gallegos dice que se siente honrado de ser parte de la “piña”, el sobrenombre y logotipo de Baptist Health.

“Es el desconocimiento de lo que entra por la puerta en un momento dado”, menciona Gallegos. “Tan pronto como entran, es hora de trabajar”.

“Los bomberos, enfermeras, técnicos de emergencias médicas, paramédicos y otros trabajadores de la salud comparten un rasgo común”, dice el jefe de bomberos retirado de Hialeah, Mike McCann, quien supervisó el programa de Ciencias de Incendios de Miami Dade College cuando Gallegos asistió. “Todos tienen el deseo de ayudar a las personas y la compasión por sus situaciones, especialmente, en su peor momento”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.