“Te perseguiremos y te haremos pagar”: Biden promete vengar a 12 estadounidenses asesinados en Kabul

·4  min de lectura

El presidente Joe Biden se comprometió a vengar a los 12 militares estadounidenses muertos en ataques suicidas en Kabul el jueves.

“Para los que llevaron a cabo este ataque, así como para cualquiera que desee daño a Estados Unidos, sepan esto: no perdonaremos, no olvidaremos, los perseguiremos y los haremos pagar”, dijo el presidente.

El Pentágono confirmó en una sesión informativa más temprano en el día, que 11 infantes de marina estadounidenses y un médico de la Armada que estaban brindando apoyo para las evacuaciones de estadounidenses y aliados que salían de Afganistán desde el aeropuerto internacional Hamid Karzai, murieron en una explosión. Los funcionarios estadounidenses creen que el ataque fue llevado a cabo por miembros de Isis-k, una rama del Estado Islámico en Afganistán.

El presidente elogió el servicio de los asesinados y los llamó parte de "una gran y noble compañía de héroes estadounidenses".

Las palabras del presidente se hicieron eco de las del líder del Comando Central de Estados Unidos, el general Kenneth McKenzie, quien se comprometió a encontrar a las personas que mataron a los estadounidenses.

“Siempre hemos tenido claro que vamos a conservar el derecho a operar contra el en Afganistán y estamos trabajando muy duro para determinar la atribución, para determinar quién está asociado con este cobarde ataque y estamos preparados para tomar acción contra ellos”, dijo Gen McKenzie.

El presidente también invocó la muerte de su hijo Beau Biden, quien sirvió en Irak antes de morir de cáncer cerebral, mientras ofrecía sus condolencias a los seres queridos de quienes fallecieron.

"Uno tiene la sensación de que está siendo succionado por un agujero negro en el medio del pecho y no hay salida", dijo prometiendo cumplir con las obligaciones de Estados Unidos con las familias.

“Tenemos una obligación continua, una obligación sagrada con todos ustedes. Esa obligación no es temporal, la tenemos para siempre”, dijo.

El presidente dijo que la misión en Afganistán es de continuar la evacuación.

Leer más: Ataque de Isis-K tendrá un impacto político en toda la región

Después de los comentarios, Kelly O'Donnell de NBC News, preguntó si se enviarían fuerzas militares adicionales a Afganistán. Pero Biden dijo que casi todos los líderes militares apoyaban la idea de sacar a la mayor cantidad posible de personas del país.

“Con respecto a encontrar, rastrear a los líderes que ordenaron esto, tenemos alguna razón para creer que sabemos quiénes son, no es seguro y encontraremos las formas que elijamos sin grandes operaciones militares para atraparlos” dijo, antes de agregar después de una pregunta, "donde quiera que estén".

Pero el presidente también tuvo un fuerte intercambio con Peter Doocy de Fox News, quien afirmó que él era el único responsable de la situación en ruinas en Afganistán, donde Biden señaló el acuerdo de su predecesor Donald Trump con los talibanes.

“Soy responsable fundamentalmente de que todo esto haya sucedido últimamente. Pero el hecho es que: ya sabes, deseo que algún día digas estas cosas, sabes tan bien como yo que el ex presidente hizo un trato con los talibanes”, dijo, lo que llevó a Biden a ponerse la cabeza entre las manos.

Los republicanos criticaron duramente al presidente y el representante Jim Banks de Indiana, presidente del Comité de Estudio Republicano, dijo que Biden tenía "sangre en las manos", mientras que el líder de la minoría en la Cámara, Kevin McCarthy, pidió a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, que hiciera que el Congreso volviera a informar a los miembros y aprobar una legislación que mantendría las tropas en Afganistán hasta que todos los estadounidenses se fueran.

La explosión y la muerte que siguió desorganizaron la agenda del presidente. Previamente había planeado reunirse con el recién nombrado primer ministro israelí, Naftali Bennet y hablar con los gobernadores sobre Afganistán. Los asesinatos en Afganistán cancelaron la reunión con los gobernadores y la reunión del presidente con Bennett tendrá lugar el viernes.

Al mismo tiempo, a pesar de la naturaleza del ataque, el presidente dijo que no lamentaba haber puesto fin a la misión militar estadounidense en Afganistán.

"Nunca pensé que deberíamos sacrificar vidas estadounidenses para tratar de establecer un gobierno democrático en Afganistán, un país que nunca en toda su historia ha sido un país unido", dijo. "Era hora de poner fin a una guerra de 20 años".

Relacionados

Biden apoya la cabeza en sus manos durante tenso intercambio con reportero de Fox después de la declaración de Kabul

El día en que la promesa de Joe Biden de poner fin a la guerra más larga de EE.UU. se convirtió en una debacle mortal

Biden asegura que responsables de ataque en Kabul "pagarán"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.