"Te matan y estás solo": un exjugador de Barcelona apuntó duramente contra el vestuario

LA NACION
·4  min de lectura

El empate 1-1 de Barcelona frente a Cádiz del pasado domingo en la Liga de España dejó expuesto a Clément Lenglet. El defensor francés de 25 años cometió un penal en el cierre del partido que le impidió a su equipo acercarse a los puestos de vanguardia y se retiró visiblemente dolido del Camp Nou, al punto tal que apareció un video en el que dejaba el estadio entre lágrimas en su auto. Ahora, tras la situación vivida y en medio de otra temporada con muchas irregularidades en el Barça, Jérémy Mathieu, exdefensor del club entre 2014 y 2017, dejó expuesta una cruda situación del vestuario catalán.

"No se conoce cómo es el vestuario por dentro del Barça. Yo me sentía solo en el vestuario del Barça, nadie está contigo para apoyarte y, para mí, eso no es futbol. A Lenglet todos lo matan, ahora sé lo que es. Debe intentar ser positivo para darle la vuelta y hacerlo lo mejor posible", destacó Mathieu en diálogo con RAC1. "La pasé muy mal el último año en el Barça. Tenía la sensación de que fue culpa mía la derrota en Turín, pero no entiendo por qué me mataron, al fútbol juegan once. Pero soy fuerte de cabeza, no pasa nada y me fui a disfrutar al Sporting", destacó el retirado defensor, comparando la actual situación con la caída por 3-0 con Juventus por los cuartos de final de la Champions League 2016-2017.

Luis Suárez habló de su salida de Barcelona: qué fue lo que más le molestó

"En el Barça eran Xavi o Cesc los que te hablaban tras un error para decirte que no pasaba nada, que lo harías mejor la próxima vez y cosas así. Te hablaban en positivo. Es verdad que falta un poco eso en el vestuario del Barça, tienes que aprender que eso funciona así, que estás un poco solo, pero no pasa nada, hay que entrenar más que nadie y ya está", explicó el defensor que se retiró en junio de 2020 tras sufrir una grave lesión en Sporting de Lisboa.

"En Sporting venían a hablar conmigo cuando pasaba algo, pero en el Barça nada de nada. Yo necesitaba un poco de afecto y no hablé con Luis Enrique en todo el año. Y en Sporting lo tuve, me daban ánimos, pero en Barcelona, nada. Por ejemplo, un partido contra Málaga en el que cometí un error, no me dijo nada al día siguiente, nada, ninguna frase", agregó Mathieu.

Tras la caída por 4-1 con PSG en la ida de los octavos de final de la Champions, más quedar en vilo en la Copa del Rey al perder 2-0 en la ida de las semifinales con Sevilla y estar lejos del líder Atlético de Madrid en la Liga, el presente de Barcelona se oscureció cuando parecía que podía intentar una remontada con el técnico holandés Ronald Koeman. Y, nuevamente, los defensores volvieron a quedar expuestos con rendimientos preocupantes.

Mathieu ganó seis títulos locales y tres internacionales en Barcelona, entre ellos la última Champions League del club en la temporada 2014/2015

Para Mathieu, el punto fundamental para mejorar debe estar en la complicidad entre los integrantes de la línea de fondo. Lo más importante en los centrales es que tengan complicidad en el campo. Si no tienes, la defensa sufre mucho. No sé si por el momento tienen esta complicidad en el Barça", dijo, y luego agregó acerca del recambio generacional: "Es difícil, es complicado buscar una pieza importante. Hace tiempo que el Barça busca un central que ayude a Piqué, pero viendo el año pasado no sé si hay que cambiar algo más. El problema es que jugadores como Busquets y Piqué han dado mucho al club, no es fácil cambiarlos".

Por último, también aseguró que Antoine Griezmann se equivocó al mudarse a Barcelona: "No está a su nivel del Atlético, personalmente en mi opinión es un error que viniera al Barcelona. Allí era una pieza muy importante y no sé si en el Barcelona tiene esa importancia. Y luego, si se siente bien en Barcelona o no es también importante".

Koeman avisa: "Es el momento de los experimentados"

Tras el último empate ante Cádiz, que dejó en suspenso las aspiraciones de Barcelona en el torneo español, Koeman adelantó que es tiempo de que los jugadores con más experiencias tomen las riendas del momento del equipo. "No es un momento de probar con jóvenes. Siempre pienso en los juveniles y en darles oportunidades, pero para sacar las castañas del fuego necesitamos a gente experimentada", asumió.

El entrenador subrayó luego que "hay que buscar un equilibrio y un equipo que tenga a la vez la necesaria energía y la frescura". Consultado sobre quiénes son los líderes del vestuario del Barcelona, Koeman indicó: "Hay líderes y capitanes en el equipo. Desde atrás con Gerard Piqué y Jordi Alba, que es un jugador experimentado, en el medio con Sergio Busquets y arriba con Leo (por Messi). Ellos tienen que marcar el camino. Son gente de calidad y personalidad, que han ganado muchas cosas y es importante que marquen el camino a los jóvenes".