¿Te imaginas financiar una campaña política con criptomonedas?

·5  min de lectura
¿Te imaginas financiar una campaña política con criptomonedas?

El avance de la criptomoneda hacia lo convencional ya ha captado a cafeterías, fabricantes de software y minoristas en línea, pero esta semana se aventuró en un territorio inusual: las contribuciones a las campañas.

La tesorera del Condado Lake, la demócrata Holly Kim, que se postulará a la reelección el año próximo, se convirtió en una de las primeras candidatas políticas de Illinois en aceptar la moneda digital cuando un simpatizante le hizo una donación de tres dólares en Litecoin, con la promesa de que le llegarían más en el futuro.

Se trata de una técnica de recaudación de fondos novedosa y potencialmente lucrativa (el Dogecoin, una forma de criptomoneda que Kim acepta, ha visto aumentar su valor por 100 en el último año) y Kim dijo que es una forma de conectar con personas conocedoras de la tecnología que podrían ser nuevas en las donaciones políticas.

“Parece que es la forma en que la gente quiere donar”, dijo. “Siento que es una nueva frontera”.

La Comisión Federal de Elecciones  ha permitido las criptodonaciones desde 2014, pero hasta ahora pocos políticos lo han aprovechado (Andrew Yang, el empresario y candidato presidencial demócrata, ha sido una notable excepción).

Los candidatos de Illinois, pese a vivir en un estado con una floreciente escena de criptomonedas, han sido tan reticentes como cualquiera. Matt Dietrich, portavoz de la Junta Electoral del Estado de Illinois, dijo que el primero pudo haber sido Aaron Merreighn, un candidato a vicegobernador del Partido Conservador que, según registros, recibió una contribución de Bitcoin en 2018.

Rick Crosley, un consultor político con sede en el Condado DuPage que fue el tesorero de esa campaña, dijo que la contribución tenía un valor inicial de alrededor de 600 dólares, pero rápidamente se duplicó. Nunca se gastó, y se le devolvió al donante al finalizar la campaña, dijo.

Crosley dijo que las criptodivisas tienen varias ventajas que cree que pronto la llevarán a ser convencionales en la política: No se filtra a través de los bancos o las compañías de tarjetas de crédito que podrían tener problemas con las posiciones de un candidato, puede servir como garantía para préstamos, y las transacciones basadas en las criptomonedas se pueden hacer rápidamente y a un costo mínimo.

“La velocidad y la eficiencia de este instrumento financiero permitirán a un candidato hacer mucho más”, dijo.

Kim, de 40 años, lleva años interesada en las criptodivisas. Como fideicomisaria en Mundelein, dijo, trató de convencer a sus colegas en la junta para encontrar un procesador de pagos para la localidad que aceptara Bitcoin o PayPal junto con Mastercard y Visa. Se negaron.

“En ese momento, acepté que podría ser demasiado futurista”, dijo.

Pero dijo que volvió a ver su potencial en los últimos meses, cuando la lista de negocios que aceptan las monedas creció hasta incluir al prestamista United Wholesale Mortgage y a la cadena de cines AMC. Consultó a la junta electoral y creó un sitio web que incluye una opción para las criptodonaciones.

Su campaña acepta las cibermonedas más populares, como Bitcoin, Dogecoin, Litecoin y Ethereum, junto con otras formas más oscuras como Bitcoin Cash y Dai. La junta electoral las trata como si fueran donaciones en especie de acciones corporativas, en lugar de efectivo.

Su valor, con el fin de mantenerse dentro de los límites de contribución a la campaña, se establece en dólares el día en que se donan, dijo Dietrich. Pero las criptomonedas son un instrumento financiero notoriamente volátil, y en poco tiempo su valor puede dispararse o caer como un gorrión herido.

Al igual que muchos creyentes en las criptomonedas, Kim dijo que planea conservar esas donaciones con la esperanza de que suban de valor, aunque añadió que “en el peor de los casos, siempre podemos convertirlas (a dólares)”.

Su primera donación de criptodivisas provino de Mark Tan, fundador de la empresa de gestión de inversiones T Capital Coin, con sede en Lake Forest. Su minúscula contribución (una fracción de un solo Litecoin) se hizo como prueba para asegurarse de que el sistema de donaciones funcionara como estaba previsto, dijo.

Dijo que las campañas políticas que aceptan criptodivisas podrían encontrar una nueva clase de donantes deseosos de participar.

“Creo que probablemente encontrarán que los entusiastas de las criptomonedas apoyarán las candidaturas de los funcionarios del gobierno que ven el potencial de la tecnología blockchain como algo que está avanzando”, dijo Tan. “(Esos donantes) son más solidarios y abiertos”.

Algunos organismos de control de la financiación de las campañas electorales están preocupados por el avance de las criptomonedas en la política, dada la naturaleza anónima que las ha hecho populares entre los hackers y los narcotraficantes. Pero el cacareado secreto de las monedas podría no ser tan férreo como se suponía: A principios de este verano, el FBI pudo recuperar 2.3 millones de dólares en Bitcoins pagados en el ataque del ransomware de Colonial Pipeline.

Quienes realicen criptodonaciones a los candidatos tienen que identificarse e indicar su domicilio y ocupación, al igual que con las contribuciones tradicionales. Kim dijo que ese tipo de apertura podría ser un ajuste para algunos fans del Bitcoin, que están acostumbrados a las transacciones anónimas.

“Como somos pioneros, quiero asegurarme de que seamos buenos embajadores”, dijo. “Esto podría reflejarse en cómo se reciban las criptodonaciones en el futuro, así que queremos estar seguros de que lo hacemos todo bien”.

Dietrich dijo que la junta electoral puede investigar si cree que las criptodonaciones se están utilizando para subvertir los requisitos de presentación de informes, pero Kent Redfield, un experto en finanzas de campaña y profesor emérito de ciencias políticas en la Universidad de Illinois en Springfield, no ve que las criptodivisas cambien mucho sobre las donaciones políticas en el estado. Las normas, dijo, ya permiten un nivel de opacidad.

Dijo que la gente puede ocultar sus identidades donando a organizaciones sin fines de lucro que luego contribuyen a los comités de acción política o “comités de gastos independientes”, más comúnmente conocidos como súper PAC.

“¿Añade (las criptomonedas) otra capa de incertidumbre sobre la procedencia del dinero? Creo que eso es probablemente justo”, dijo Redfield. “Pero simplemente se une a un montón de otro dinero oscuro y dinero semioscuro que fluye en el sistema”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.