Alguna vez te has preguntado ¿De dónde vienen los sueños?

Alicia Duarte
·2  min de lectura
Alguna vez te has preguntado ¿De dónde vienen los sueños?
Alguna vez te has preguntado ¿De dónde vienen los sueños?

Alguna vez te has preguntado ¿Qué significa lo que estoy soñando o por qué sueño todas las noches? La verdad es que no existe una respuesta concreta o específica de porqué lo haces. Sin embargo, de acuerdo a expertos como Sigmund Freud, los sueños existen para satisfacer los deseos que cada persona tiene, así como representan un reflejo fiel y simbólico.

No es un concepto extraño saber que dormir es de suma importancia así como lo es el soñar. Para dormir bien, se necesitan de 7 u 8 horas diarias de descanso. Durante estas horas, se dan los “sueños ráfagas”. Más específicamente, ocurren en el momento donde no se tiene control de la imaginación, sentimientos o emociones. En dichos sueños todo pasa de manera muy rápida y la mente solo perdura unos minutos en ellos, por esta razón no siempre logras recordarlos todos.
Pero, al mismo tiempo te preguntarás ¿Por qué es tan difícil recordarlos completos o solo recuerdas las partes más extrañas? La razón de esto es porque en los sueños la mente pasa por todo un proceso. Mientras soñamos, una parte de nuestro cerebro se paraliza y detiene su funcionamiento, siendo más específicos, el centro lógico es el que hace la pausa.

Por esta razón, todos los pensamientos o sucesos irreales son vistos como normales y no de manera extraña ya que todas las ilusiones y fantasías que estamos creando se encuentran fuera de nuestra cordura.
Entre las funciones vitales que realiza el cerebro mientras se sueña es desechar y elegir los recuerdos que deseamos conservar así como solucionar los problemas que roban nuestra atención. Mientras el cerebro puede estar muy activo durante el sueño, lo que pasa con nuestro cuerpo es una historia diferente. Durante el tiempo que descansamos, el cerebro envía señales a la médula espinal con el propósito de que los órganos queden temporalmente paralizados. Aunque, los ojos son los únicos que no obedecen ya que permanecen activos y se mueven en armonía con el sueño.

No obstante, es fructífero mencionar que soñar no es la cura para todos los problemas emocionales. Aún cuando, soñar nos ayuda a superar situaciones de estrés, esto no significa que los elimine por completo . Finalmente, se puede concluir que hasta el día de hoy, no existe una respuesta concreta que pueda contestar con certeza porque soñamos, pero de lo que sí se puede tener certeza es que los seres humanos pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo y soñando, y este tiempo no debe ser considerado en vano.​

Video Relacionado: Tráiler "Café con Aroma de Mujer"