¿Te gustan más los perros o los gatos? Tu elección puede delatar tu personalidad

No es necesario hablar de extremos, porque tanto aquellos que se declaran amantes de los gatos, como los que se declaran amantes de los perros tienen en común algo fundamental: que les gustan los animales. De hecho, hay personas que a lo largo de su vida han convivido con perros y gatos en diferentes etapas, o incluso a la vez.

Pero sí es cierto que parece haber algunas diferencias de carácter entre las personas que muestran una predilección clara bien por los perros, bien por los gatos. De hecho se han realizado varias investigaciones interesadas en averiguar si esto es así, y llegan a interesantes conclusiones.

VER GALERÍA

En esto se diferencian los amantes de los perros de los de los gatos

Una de las cuestiones más llamativas es que las personas se identifican con sus mascotas y proyectan en ellas la imagen que tienen de sí mismos, se corresponda o no su carácter con el de su animal, sea perro o gato. De ahí se infiere que la gente que prefiere convivir con gatos se considera tan independiente como ellos, y la que prefiere a los perros presume de tener un carácter más sociable, sin que nada de esto sea una norma fija, ni mucho menos.

Leer: Por qué tener una mascota ayuda a reforzar los lazos con la pareja

Amante de los gatos, amante de la independencia

Según algunos estudios, realizados en países como Canadá o EE.UU., los gatos se muestran como animales más independientes que los perros, y se asocian a personas que se adjudican también ese rasgo a su carácter. Además, al parecer, se definen a sí mismos, en su mayoría, como aventureros y creativos, y creen que los gatos comparten estas mismas características con ellos, por lo que son buenos compañeros de vida.

VER GALERÍA

En esto se diferencian los amantes de los perros de los de los gatos

Al parecer, el carácter independiente de los gatos también gusta a aquellas personas que se consideran solitarias y que tienen mayor tendencia a vivir solas. Así lo creen determinados investigadores, como el psicólogo de la Universidad de British Columbia (Canadá),  Stanley Coren. Para él, las personas que conviven con gatos tienen menos inclinación a vivir en un hogar con familia e hijos, que aquellos que tienen un perro. En cualquier caso, esto no es una verdad absoluta y puede que tú seas una de esas personas que viven con un gato y que tienen una familia numerosa.

Leer: Perros que convierten en fenómenos virales sus divertidas ocurrencias

El carácter extrovertido de los dueños de perros

El perro es un animal que se relaciona de forma clara con otros perros y con los humanos. Su naturaleza es sociable y demandante, por lo que se presupone que el dueño de un perro también comparte estos rasgos de carácter. Según los expertos, se trata de personas menos neuróticas que las que conviven con gatos y son también más extrovertidos. Además, aquellos que prefieren los perros a los gatos se definen a sí mismos como gente más responsable y amable. Por supuesto, esto no es ni mucho menos una verdad absoluta, sino una tendencia que se aprecia en una parte, que podríamos considerar relativamente significativa, de la gente que tiene perros.

Cada persona es un mundo, del mismo modo que no hay dos perros ni dos gatos que sean iguales. Y en cualquier caso, quizás en lo único que deberíamos fijarnos es en que son personas que aman a los animales y que han decidido, con cariño y responsabilidad, hacerse cargo de uno y compartir su casa y su tiempo con él.

Leer: Descubre por qué los gatos duermen hasta 16 horas diarias