El Tribunal Constitucional polaco dicta que las medidas provisionales del Tribunal de Justicia de la UE son inconstitucionales

·2  min de lectura

Cracovia (Polonia), 14 julio (EFE).- El Tribunal Constitucional de Polonia declaró hoy incompatibles con la Constitución del país las medidas impuestas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) contra el régimen disciplinario de los jueces polacos.

El TC polaco en su fallo afirma que "los jueces polacos no se convierten en jueces de la Unión Europea" en aplicación de la legislación comunitaria y estima que la Sala Disciplinaria polaca es la única con potestad sancionadora en el cuerpo judicial del país.

Mientras se celebraba la vista, se produjo la decisión del TJUE, anunciada por su vicepresidenta, Rosario Silva de Lapuerta, de exigir a Polonia que "suspenda inmediatamente" la aplicación de las decisiones adoptadas por la Sala Disciplinaria polaca, al considerar que "su independencia e imparcialidad no están garantizadas".

El comunicado del TJUE dice que "emitirá una sentencia sobre el fondo de esta cuestión más adelante" y que "la presente orden sobre medidas provisionales no prejuzga la cuestión de la demanda principal".

Durante la sesión, que fue aplazada en numerosas ocasiones, se produjo un incidente entre el juez que presidía el panel del TC, Stanilaw Piotrowicz, y el representante del Defensor del Pueblo, Pawel Filipek, quien fue reconvenido enérgicamente por el tribunal y estuvo a punto de ser expulsado.

Al conocerse el fallo, el ministro de Justicia, Fiscal General del Estado y vicepresidente del Gobierno polaco, Zbigniew Ziobro, declaró que acogía "con satisfacción la única sentencia posible".

Afirmó que "la Constitución (polaca) y la legalidad prevalecen" sobre "los intentos de utilizar políticamente los organismos de la Unión Europea para interferir en los asuntos de los estados miembros, en este caso, de Polonia".

Además, Ziobro aseguró que "la Constitución polaca es el documento legal con el rango más alto" en el país, con lo que aludió al proceso en marcha, cuyo fallo está previsto para mañana, relativo a la preeminencia del Derecho polaco sobre las leyes europeas.

Por su parte, el Defensor del Pueblo, Adam Bodnar, dijo que la decisión es "un paso más" del "'Polexit' legal" (en referencia a la salida del país de la UE) y que la decisión de hoy significa una desvinculación de facto de Polonia de la legalidad europea.

En 2017, el Gobierno polaco creó una Sala Disciplinaria Judicial, dependiente del Tribunal Supremo, cuyo objetivo es sancionar y en algunos casos suspender a cualquier juez del país según sus criterios.

En abril de 2020, el Consejo Judicial de la Unión Europea suspendió provisionalmente la actividad de ese organismo a petición de la Comisión Europea (CE), pero Varsovia hizo caso omiso de aquel requerimiento.

El establecimiento de una Sala Disciplinaria forma parte de una amplia reforma del ordenamiento judicial polaco, una serie de medidas emprendida en 2015 por el partido mayoritario de la coalición gobernante, el ultraconservador y nacionalista Ley y Justicia (PiS)

Estas reformas han sido cuestionadas por la CE por poner en peligro la independencia judicial y el Estado de Derecho.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.