Taxistas obligan a turistas a bajar de un Uber en Cancún

CANCÚN, QR., enero 20 (EL UNIVERSAL).- Un video en redes sociales muestra el momento en que taxistas de Cancún acorralan a una familia de turistas que se encontraba a bordo de un vehículo de la aplicación Uber, obligándolos a descender de la unidad.

En las imágenes se observa a la madre de familia llorando y aterrada por el actuar de los taxistas.

La grabación muestra como uno de los taxistas intenta convencer a los turistas de viajar en una de sus unidades.

"El problema no es contigo, el problema es con el carro", le menciona el conductor a la mujer, quien se encuentra cargando a uno de sus hijos.

En la escena se ve la presencia de elementos de la Policía Municipal, quienes intentan calmar a la mujer y arreglar la situación.

Taxista dice que Uber es ilegal

En otra grabación, el taxista insiste a los turistas que aborden una de las unidades que bloquean el Uber mientras recalca que la aplicación es ilegal y que no pueden trabajar en el estado.

La escena causó comentarios a favor y en contra en redes sociales, donde algunos usuarios aseguran que estas acciones "mandan a la basura" la imagen de Cancún como destino turístico, mientras otras personas señalan que los taxistas solo están defendiendo su derecho a trabajar.

"Una lástima que un destino tan renombrado internacionalmente como lo es Cancún, tenga a este tipo de gente retrógrada", "Eso no es defender el derecho al trabajo eso es acoso, hostigamiento, violación al derecho al trabajo de algo que está legal aquí", "El servicio de UBER no está regulado en México" y "Cómo no va entrar en pánico, si están rodeados de gente violenta, tienen a los pequeños en brazos y quieren que se suba a un coche en contra de su voluntad?", fueron algunas de las reacciones de los usuarios.

Uber podrá operar en Cancún, determina Tribunal Colegiado

El altercado ocurre a una semana de que el Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito, radicado en Cancún, determinara que la plataforma Uber podrá operar de forma regular en Quintana Roo, pero no a través de una concesión, pues el servicio de transporte que brinda es de carácter privado, no público.