Tatiana los tiene a todos "en horario" para sobrevivir el encierro COVID-19

Agencia EFE

Washington, 19 mar (EFE News).- Santiago, de 6 años, está contento y no se aburre, hasta ahora, en el encierro obligado por la epidemia de COVID-10, porque su madre los ha organizado a él, a su hermano y a su padre con tareas, estudios y juegos en su casa de Washington.

La mamá organizada es Tatiana Laborde, colombiana a quien su maestría en Resolución de Conflictos la califica con creces para "sobrevivir al encierro con tu pareja y los chicos", como confesó a Efe.

Tatiana, quien colabora regularmente con el blog "DC Area momsblog", cuenta que cuando avizoró la posibilidad de un cierre de actividades escolares debido a la epidemia, comenzó la preparación habitual para una tormenta de nieve.

"Pero a medida que las cosas evolucionaron lentamente y empecé a notar algunas pautas alrededor del mundo decidí tomar medidas al nivel de emergencia nacional", dijo. "Primer paso: ¡vino suficiente para la mamá!"

En todo Estados Unidos se han suspendido las clases escolares hasta, al menos, mediados de abril, mientras que las escuelas secundarias y las universidades están organizando cursos a distancia.

Pero, además de la suspensión de clases, los alumnos y sus familias tienen que lidiar en esta circunstancia con el cierre de casi todas las actividades normales de esparcimiento, como los cines, espectáculos, gimnasios y restaurantes.

Los enclaustrados durante esta emergencia en la casa de Tatiana incluyen, al esposo de Taiana, Gonzalo Laborde, un español que trabaja para un organismo internacional, y el hijo menor Antonio, de 4 años.

"Mi esposo trabaja normalmente desde casa un día por semana", explicó. "Su equipo está bastante organizado en los temas de trabajo a distancia. Ellos también fueron los primeros en hacer pruebas de 'remote working' hace dos semanas, así que estaban listos".

"Y como ya estaba yo un poco mas 'acostumbrada' a tenerlo en casa, ha sido más fácil repartir tareas y tener tiempos claros en cuanto a la atención de los niños", dijo Tatiana. "Él también trabaja desde casa cuando los niños están enfermos para darme una mano".

Tomando en cuenta que los niños ya están habituados a rutinas en la escuela, y que los maestros y maestras tienen tareas asignadas en un horario a la vista de todos, Tatiana elaboró con sus dos hijos una pizarra de actividades que incluye la planificación de comidas y la asignación de tareas como la limpieza y la recogida de juguetes.

Junto a su hijo mayor, Tatiana elaboró un horario detallado que comienza después del desayuno a las 9 de la mañana con las tareas de arreglar dormitorios y tender camas, y continúa con media hora para leer y escribir, y media hora para actividades como lección de piano.

A media mañana hay un período para ejercicios físicos que puede incluir desde "yoga para los niños" a danza, pasando luego a una merienda, limpieza y "entrenamiento" antes del almuerzo.

"Y cómo se visten", agregó. "Esto puede parecer tonto, pero haga que sus hijos se cambien de ropa y se vistan como lo harían para ir a la escuela cada día. Esto cambia la actitud, y marca la diferencia con un fin de semana o las vacaciones. Claro, para ellos es una especie de vacación, pero los adultos tienen todavía sus responsabilidades".

(c) Agencia EFE