Tasas de vacunación de niños contra COVID-19 varían en estados de EEUU, según divisiones partidistas

·3  min de lectura
Imagen de archivo. Primer día de clases en escuelas de ciudad de NY

Por Carl O'Donnell

1 nov (Reuters) - Los estados de Estados Unidos con las mayores tasas de vacunación contra COVID-19 entre adultos están planificando una campaña para inocular a los niños, comparados con otros donde persiste una fuerte indecisión, lo que podría ampliar las brechas en la protección a nivel nacional, dijeron expertos y autoridades de salud pública.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos autorizó el viernes la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Pfizer Inc y BioNTech SE para niños de 5 a 11 años, despejando el camino para que comience la distribución de unos 50 millones de dosis a los estados.

Se espera que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) den la autorización final para que la vacuna se administre a ese grupo etario tan pronto como el martes.

A partir de ahí, la inoculación de los niños variará mucho dependiendo de dónde vivan, según más de dos decenas de funcionarios estatales consultados por Reuters.

"Nos vamos a quedar con una situación bifurcada como la que tenemos con los adultos, donde se vacunará al noreste, la costa oeste y parte del medio oeste superior, y luego, en el mejor de los casos, se vacunará parcialmente al resto del país", dijo Ira Loss, analista senior de salud de la firma de investigación Washington Analysis.

California, Nueva York y Washington, todos liderados por gobernadores demócratas que han impulsado la vacunación y el uso de mascarillas durante la pandemia, están creando sitios móviles y clínicas de vacunación de gran volumen para niños y lanzando campañas publicitarias y en las redes sociales para promover las vacunas pediátricas, dijeron portavoces de los departamentos de salud pública de esos estados.

Por el contrario, los gobernadores estatales republicanos se han resistido en gran parte a medidas como el uso obligatorio de mascarillas o exigir las vacunas en lugares de trabajo, escuelas y áreas públicas. Más de una decena de estados, incluidos Florida y Texas, han realizado esfuerzos para evitar que las empresas o escuelas de su estado impongan dichos requisitos.

Las autoridades sanitarias en algunos de esos estados, incluidos Arkansas, Nebraska, Indiana y Carolina del Sur, dijeron a Reuters que planean confiar en los proveedores de atención médica locales para poner las vacunas a disposición de los niños.

"Planeamos utilizar la infraestructura de vacunación actual que ya existe para vacunar a los niños en lugar de tener eventos a gran escala", dijo una portavoz del departamento de salud pública de Arkansas.

Si bien es poco común que los niños se enfermen gravemente o mueran por COVID-19 en comparación con los adultos, los casos entre personas menores de 17 años no vacunadas han aumentado en los últimos meses debido a la variante Delta del coronavirus, que es más contagiosa, y ahora representan más del 25% de las infecciones en Estados Unidos.

Los niños infectados también pueden transmitir COVID-19 a otras personas con mayor riesgo de enfermedad grave, incluidas las personas que ya han sido vacunadas.

Algunos expertos en salud pública dicen que la forma más eficaz de garantizar que los niños se vacunen es hacer que sea obligatorio asistir a la escuela, pero pocos estados están considerando tal medida.

(Reporte de Carl O'Donnell; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.