La tasa de mortalidad por cáncer disminuyó un 30 por ciento en la última década

·2  min de lectura

La tasa de mortalidad por cáncer en EE.UU. cayó un 32 por ciento entre 1991 y 2019, según un nuevo informe publicado el miércoles.

La ACS (Sociedad Estadounidense del Cáncer) también afirma que la fuerte caída en las tasas de mortalidad se traduce en alrededor de 3,5 millones menos de muertes por cáncer durante el mismo periodo, en caso de que la tasa se hubiera mantenido sin cambios, informó Axios.

La ACS también cita varias razones clave para esta tendencia alentadora. En comparación con 1991, las pruebas de detección de cáncer son mucho más accesibles hoy en EE.UU., también que el número de fumadores en el hemisferio occidental sea cada vez menor también contribuyó bastante.

De manera similar, las personas que desarrollan cáncer de pulmón ahora tienen vidas más largas y saludables, gracias a la detección temprana y las nuevas terapias combinadas.

El acceso a estudios jugó un rol vital en ayudar a reducir la tasa de mortalidad de algunos cánceres (PA)
El acceso a estudios jugó un rol vital en ayudar a reducir la tasa de mortalidad de algunos cánceres (PA)

Históricamente, el cáncer de hígado mortal también se estabilizó en términos de números, ya que hace solo unos años era uno de los cánceres de más rápido crecimiento en EE.UU., según datos de la ACS.

“Los datos en realidad nos dicen desde una perspectiva de bienestar, en todas las formas posibles, que dejar de fumar a cualquier edad, en cualquier momento, en cualquier nivel de hábito tiene un impacto en la salud de alguien”, comentó a CNN la directora ejecutiva de la ACS, Karen Knudsen.

“Los estudios demostraron que para alguien a quien se le diagnostica cáncer, sin importar qué cáncer sea (cáncer de pulmón u otro tipo de cáncer), si deja de fumar en el momento del diagnóstico de cáncer, está bastante asociado con un mejor resultado”.

“Por lo tanto, dejar de fumar es importante no solo para prevenir el cáncer, sino también para brindar la mayor probabilidad posible de obtener un buen resultado si se recibe tratamiento contra el cáncer”.

También señala que, si bien la detección del cáncer de pulmón ha aumentado solo un poco recientemente, los efectos han sido mucho mayores.

Alrededor del 28 por ciento de los diagnósticos de cáncer de pulmón en 2018 se detectaron temprano en la “etapa localizada”, lo que representa un aumento del 14 por ciento en 2004.

Además, Knudsen aclara que el aumento de las pruebas de detección para todos los tipos de cáncer es tan crucial como siempre.

“Incluso antes del covid-19, la aceptación de las pruebas de detección no estaba donde debería para el público de EE.UU.”, dijo, y agregó que la aceptación del cáncer de pulmón todavía se encuentra entre las peores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.