El tamal, su camino para salir adelante

·2  min de lectura

TOLUCA, Méx., enero 30 (EL UNIVERSAL).- La pandemia por Covid-19 y el desempleo no detuvo a la familia Carrión Vázquez. Si bien la emergencia los obligó a cerrar el negocio en el que habían invertido todos sus ahorros, también los llevó a innovar y emprender con Tamalalandia, un lugar que ofrece 28 sabores diferentes, entre ellos el Baby Yoda y Selena, la reina del Tex Mex.

Andrés Carrión, uno de los integrantes de la familia, explicó que dos meses después de abrir su tortería, ubicada frente a la preparatoria 2 de la UAEM en Toluca, tuvieron que cerrarla.

Este era un negocio familiar, al que le apostaron todos juntos para convertirlo en su sustento económico, por lo que intentaron abrir una cafetería, pero quebró, pues permanece cerrado el plantel educativo.

Dijo que, desesperados y desanimados, comenzaron a pensar en otra alternativa, y vieron en Tik Tok opciones de tamales de sabores muy diferentes a los tradicionales. Ahí surgió la idea de hacer una carta diferente que los distinguiera del resto y les permitiera alcanzar el éxito.

Hicieron pruebas y la familia comenzó a elaborar todo tipo de sabores en masa. Encabezados por la señora María Josefina Vázquez, mamá de Alicia y Andrés, llevan dos meses innovando, además de "capturando" el paladar de los clientes.

Esta familia ideó 11 sabores salados y 17 dulces, entre los más solicitados se encuentran los de costilla, alitas, pizza, chile relleno y arrachera, así como los de mazapán, Baby Yoda y Selena.

La jefa de la familia denominó la elaboración de tamales como "un arte", pues si bien para unos es sólo comida, la realidad es que se convierte en un motivo de reunión de toda una familia, amigos o vecinos, sobre todo el 2 de febrero, fecha en la que se celebra a la Candelaria.

Relató que el objetivo siempre fue ofrecer nuevos sabores para gustos exigentes, motivo por el que no elaboran los sabores tradicionales. En un principio quisieron desanimarlos con algunos comentarios sobre que no serían bien recibidos.

"Nosotros nos dimos cuenta de que son llamativos y ganamos la confianza de la gente.

"Queremos innovar en sabores, estar a la vanguardia en lo que está de moda, por eso el proceso creativo empieza con la idea de alguno de nosotros, lo platicamos, buscamos con qué sabor o incluso color relacionarlo y lo hacemos", explicó Andrés.

Además, aseguró que los clientes no sólo se llevan un tamal único en sabor, sino con guisos frescos que elaboran el mismo día, que previamente prueban ellos y que tras darle el visto bueno, los ofrecen a la gente.

"Siempre tratamos que lo que hacemos le guste a nuestra familia para que el cliente sepa que si mi familia lo come y le gusta, se lleva algo bien hecho y rico", comentó Josefina.