Los talibanes instalan otros 400 altavoces en la capital afgana para fomentar la oración

Cientos de nuevos altavoces fueron instalados en la capital afgana para fomentar la oración, anunciaron el miércoles los talibanes responsables de la aplicación de las leyes referentes a la religión.

El ministerio de Prevención del Vicio y Promoción de la Virtud anunció también que cientos de comercios vacíos y otros lugares sin utilizar habían sido transformados recientemente en mezquitas.

"Bajo el gobierno anterior, se retiraron los altavoces y los residentes no podían escuchar el Azan (llamada musulmana a la oración)", explicó el ministerio en Twitter.

Desde que regresaron al poder en agosto de 2021, los talibanes imponen una interpretación ultra-rigorista del islam y progresivamente introducen reglas cada vez más estrictas, restringiendo en particular los derechos y libertades de las mujeres.

Las escuelas para niñas cerraron, las funcionarias fueron excluidas de la mayoría de empleos públicos o reciben sueldos miserables pero deben quedarse en casa. Las mujeres tampoco pueden viajar solas fuera de la ciudad en la que viven y deben llevar el velo integral.

Los talibanes anunciaron también este mes que las mujeres ya no tienen derecho a pasear en los parques y jardines públicos de Kabul, ni frecuentar gimnasios o baños públicos.

A inicios de mes, el jefe supremo de los talibanes, Hibatullah Akhundzada, ordenó a los jueces del país aplicar todos los aspectos de la sharía (ley islámica), que incluye ejecuciones públicas, lapidaciones y amputaciones de ladrones.

Según medios locales, el ministerio ordenó también el cierre de los comercios en algunos barrios de la capital durante la oración del viernes, la más importante de la semana para los musulmanes.

La oración es uno de los cinco pilares del islam -junto a la profesión de fe, la limosna, el ayuno y la peregrinación a la Meca- y aunque los musulmanes pueden orar en su casa, el culto colectivo es considerado digno de una mayor recompensa.

qb-fox/est/cyb/cr/meb/zm