Existe una réplica en rojo del Taj Mahal y también esconde una historia de amor

M. J. Arias
·3  min de lectura

Cada año millones de personas visitan el Taj Mahal en Agra. Símbolo de India, es uno de los monumentos más reconocidos a nivel mundial y está considerada una de las siete maravillas del mundo. Verlo en primera persona impone y maravilla a partes iguales, pero lo que probablemente desconozca una buena parte de esa cantidad ingente de turistas que acude al mausoleo y se hace fotos frente a él es que muy cerca de allí se erige una réplica en color rojo con una bonita historia de amor.

El Taj Mahal original fue erigido en 1632 por orden del emperador mongol Shah Jahan en memoria de su esposa fallecida Arjumand Banu Begum. Una declaración de amor casi eterna que ha perdurado a lo largo de los siglos para orgullo de todo un país y regocijo de los viajeros que la visitan. Y esa razón, el amor, fue la que levantó la réplica de color rojo construida casi dos siglos después a 10 kilómetros de distancia.

En el cementerio católico de Agra, en Padretola, se encuentra el conocido como Red Taj Mahal. En ese edificio tan similar, en 1803, Ann Hessing enterró a su esposo, John William. Quien allí reposa es un comandante de origen holandés que llegó al país y dio su vida por él como parte del ejército de los Marathas.

Su lealtad al Imperio, que dominó en la zona desde 1674 hasta su derrota en 1818 a manos de la Compañía Británica de las Indias Orientales, le sirvió para que le otorgasen el mando del fuerte de Agra en 1799. Precisamente en este otro imponente monumento, cuatro años después, daba su vida durante un ataque del ejército británico a los 64 años de edad.

Según cuenta La Stampa, la decisión de otorgarle el mando del fuerte se debió a su entrega y a su éxito comandando un batallón de 3.000 soldados en la batalla de Kharda. Cuando comunicó a sus superiores que debía dejar el campo de batalla por problemas de salud estos decidieron destinarle a un lugar más tranquilo.

Así es el Taj Mahal original que sirvió de inspiración para la tumba del coronel. (Foto: Getty Images)
Así es el Taj Mahal original que sirvió de inspiración para la tumba del coronel. (Foto: Getty Images)

Su viuda, rota de dolor por la pérdida y queriendo homenajear a su marido por su entrega, decidió encargar un mausoleo que replicase la forma y estilo del Taj Mahal, todo un monumento al amor. Eso sí, la tumba de Hessing, aún dentro de su majestuosidad y belleza, es más modesta que el original.

En su construcción no hay mármol, sino arena rojiza y el tamaño es mucho menor por razones obvias. Su planta es cuadrada y está rodeada por un pasillo. En el interior, en el centro, se encuentra la tumba del coronel. Siguiendo los cánones de la arquitectura mongol, como señalan en Times of India, está coronada por la típica cúpula de estas construcciones. Los pabellones, añade este medio, simbolizan orgullo y honor y en sus muros hay inscripciones grabadas en inglés.

EN VÍDEO | Héroe ahuyenta a un elefante enfurecido usando fuego