Taiwán suspende vuelos y actividades ante próxima llegada del tif´n Haikui

Un grupo de motociclistas aguarda en una intersección durante un aguacero causado por el tifón Haikui que se acerca al territorio, en Taipei, Taiwán, el sábado 2 de septiembre de 2023. (AP Foto/Chiang Ying-ying)

BEIJING (AP) — Taiwán suspendió vuelos, el transporte ferroviario y de transbordadores, así como las clases y eventos al aire libre, en tanto que las autoridades pidieron a los trabajadores quedarse en casa como parte de los preparativos de la isla para enfrentar la llegada del tifón Haikui el domingo en la tarde.

Haikui se acercaba en momentos en que el tifón Saola continuaba debilitándose en su desplazamiento por la costa de China, donde 900.000 personas y 80.000 embarcaciones pesqueras fueron puestas en lugares seguros mientras la mayor parte de Hong Kong y partes de la costa continental cerraron negocios, escuelas y los servicios de transporte.

Sin embargo, los daños parecían mínimos y para el domingo las restricciones ya estaban levantadas en gran medida.

En partes de Taiwán se sentían los efectos de las fuertes lluvias y ventarrones de Haikui, y docenas de vuelos internos fueron cancelados, así como los servicios aéreos hacia Hong Kong y Macao. La tormenta tenía vientos máximos sostenidos de 137 kilómetros por hora (85 mph), con rachas de hasta 173 kilómetros por hora (107 millas por hora), según la oficina meteorológica de la isla.

Entre los eventos cancelados figuran un festival de globos de aire caliente en la región central de Taichung, varios conciertos al aire libre, actos artísticos y un festival de béisbol.

Los parques nacionales y los caminos peligrosos también fueron cerrados en la región montañosa central de la isla.

Según los pronósticos, Haikui continuaría su avance hacia China tras cruzar Taiwán, y las autoridades de la ciudad china de Shantou, en la provincial de Guangdong, pidieron a los habitantes que tomaran precauciones.

Debido a Saola, los trabajadores en varias ciudades chinas permanecieron en casa y los estudiantes se vieron obligados a comenzar su año lectivo el lunes en lugar del viernes.

Las operaciones de la bolsa de valores de Hong Kong fueron suspendidas el vienes y centenares de personas quedaron varadas en el aeropuerto debido a la cancelación de alrededor de 460 vuelos en ese importante centro regional de negocios y viajes.

El puente transfronterizo que conecta Hong Kong, el centro de casinos de Macao y el centro manufacturero de Zhuhai fue cerrado temporalmente. El gobernante de Macao, Ho Iat Sengk, incluso había ordenado que los casinos suspendieran su funcionamiento.

Cuando la tormenta afectaba el muy poblado centro financiero, el Observatorio de Hong Kong emitió por primera vez desde 2018 su alerta de huracán nivel 10, la más alta en el sistema climático de la ciudad.

Sin embargo, para el sábado en la noche, el observatorio había cancelado todas las advertencias y centenares de personas que se habían refugiado en albergues estaban regresando a sus casas.

En los últimos meses, China ha experimentado algunas de sus lluvias más intensas e inundaciones que se han cobrado más vidas que otras en años en diversas regiones. Docenas de personas han perdido la vida, incluso en partes montañosas en la periferia de la capital, Beijing.

El gobierno de Hong Kong dijo que diversos departamentos recibieron informes de un total de 1.206 árboles arrancados y de inundaciones en 18 zonas. Dijo que 75 personas acudieron a hospitales con lesiones relacionadas a la tormenta.

A pesar de estas tormentas simultáneas, las fuerzas militares chinas continuaban efectuando sus operaciones de intimidación contra Taiwán, una democracia autónoma a la que Beijing busca imponer la soberanía china incluso por la fuerza.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que vigilaba los movimientos de aeronaves militares y barcos de guerra de China cerca de la isla.

Sin embargo, dijo que no había indicios de que alguna de esas naves hubiera cruzado la línea media de demarcación en el estrecho de Taiwán o que hubieran ingresado en la zona de identificación de defensa del espacio aéreo de la isla como ocurre con frecuencia.