Taiwán denuncia la promesa de "reunificación" pacífica de China

·2  min de lectura
Imagen de archivo de varios blindados durante un ejercicio militar en Pingtung, Taiwán.

Por Ben Blanchard y Martin Quin Pollard

TAIPÉI/PEKÍN, 21 sep (Reuters) - Taiwán nunca permitirá que China se "entrometa" en su futuro, declaró el miércoles el gobierno, después de que un portavoz chino dijo que Pekín está dispuesto a hacer el máximo esfuerzo para luchar por una "reunificación" pacífica con la isla.

China reclama a Taiwán, de gobierno democrático, como territorio propio. El gobierno taiwanés rechaza las reivindicaciones de soberanía chinas.

China ha realizado ejercicios militares cerca de Taiwán desde principios del mes pasado, después de que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitó Taipéi, incluyendo el lanzamiento de misiles en aguas cercanas a la isla, aunque las actividades se han reducido desde entonces.

Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán de China, dijo en una conferencia de prensa en Pekín antes del congreso del Partido Comunista del próximo mes, que se realiza una vez cada cinco años, que China está dispuesta a hacer los mayores esfuerzos para lograr la "reunificación" pacífica.

"La patria debe reunificarse y lo hará de manera inevitable", afirmó.

No obstante, el Consejo de Asuntos Continentales de Taiwán dijo que el futuro de la isla lo deben decidir sus 23 millones de habitantes.

"No permite ninguna intromisión del otro lado del Estrecho de Taiwán", dijo en un comunicado.

China utiliza ejercicios militares ilegales y represalias legales y económicas para intentar coaccionar al pueblo de Taiwán, añadió el Consejo, calificando de "abominable" el comportamiento de Pekín.

China ha propuesto un modelo de "un país, dos sistemas" para Taiwán, similar a la fórmula bajo la cual la antigua colonia británica de Hong Kong volvió al dominio chino en 1997.

Ma dijo que Taiwán podría tener un "sistema social diferente al de la China continental" que garantice el respeto a su modo de vida, incluida la libertad religiosa, pero que estuviera "bajo la condición previa de garantizar la soberanía nacional, la seguridad y los intereses de desarrollo".

Los principales partidos políticos taiwaneses han rechazado esa propuesta y casi no cuenta con el apoyo de la opinión pública, según sondeos, especialmente después de que Pekín impuso una ley de seguridad nacional en Hong Kong en 2020, después de que la ciudad se vio sacudida por protestas antigubernamentales y antichinas, en ocasiones violentas.

(Editado en español por Ricardo Figueroa)