Taiwán confirma lanzamiento de misiles y simulacros de fuego real por parte de China

·4  min de lectura
© Hector Retamal/AFP

El ministerio de Defensa Taiwanés señaló este jueves 4 de agosto que China lanzó al menos 11 misiles balísticos en aguas cercanas a la isla independiente. Los lanzamientos se registraron en medio de los ejercicios militares más grandes de Beijing en espacio taiwanés que incluyen importantes simulacros con fuego real. Una demostración de fuerza tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, al territorio que China considera propio.

Las costas norte, sur y este de Taiwán fueron el blanco de al menos 11 misiles balísticos chinos Dongfeng, indicó el ministerio de Defensa de la isla autónoma.

Los movimientos forman parte de los “simulacros de fuego real” anunciados por Beijing luego de que la visita a Taipéi de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, fuera vista como un desafío.

El comando militar del este de China confirmó este 4 de agosto que alrededor de la 1:00 p.m., hora local, unidades de su Ejército "implementaron entrenamiento de tiro real con fuego de largo alcance en el estrecho de Taiwán y realizaron ataques precisos en áreas concretas en la parte oriental” del estrecho de Formosa que separa al gigante asiático de la isla.

Se trata de operaciones sin precedentes, según analistas militares citados por el diario estatal chino ‘Global Times’, y se espera que más proyectiles sobrevuelen el espacio taiwanés.

"Este es un movimiento irracional para desafiar el orden internacional", afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa de la isla, Sun Li-fang.

Beijing justifica sus acciones y asegura que son “defensivas”.

“En la lucha actual en torno a la visita de Pelosi a Taiwán, Estados Unidos es el provocador, China es la víctima”, sostuvo el vocero del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying.

La demostración de fuerza en torno a rutas marítimas vitales, interrumpió en las últimas horas 18 rutas internacionales, indicó el Ministerio de Defensa de Taiwán.

La prensa japonesa publicó que al menos cinco misiles chinos cayeron en sus aguas, al este de la isla.

Entretanto, la agencia oficial de noticias china Xinhua, reportó que las operaciones castrenses están centradas en "bloqueo, ataque a objetivos marítimos, ataque a objetivos terrestres y control del espacio aéreo".

Los ejercicios que prenden las alarmas en la región son una labor conjunta entre la Marina, la Fuerza Aérea y otros departamentos militares de Beijing, que se extenderá al menos hasta el próximo domingo 7 de agosto.

¿Qué pasa entre Taiwán y China?: el contexto tras la tensión

El más reciente detonante fue la visita de legisladora estadounidense de alto nivel, pero se trata de un nuevo episodio de más de siete décadas de confrontación.

Separados por un estrecho, posturas ideológicas contrarias y un conflicto histórico, China y Taiwán han coexistido en medio de tensiones, debido a que la isla tiene un estatus indefinido.

Ni siquiera hay consenso sobre su nombre, ya que también se llama República de China. Ambas se reivindican como la “auténtica China”.

Para entender las actuales diferencias es necesario recordar que en 1945, tras la derrota de Japón, que le había arrebatado la isla a la dinastía china 50 años atrás, China recuperó el territorio taiwanés.

Sin embargo, en 1949, el gobierno del Partido Nacionalista, o Kuomintang fue derrotado en una cruenta guerra civil en el continente por el Ejército del Partido Comunista.

Entonces, los comunistas chinos liderados por Mao Zedong, dirigente del Partido Comunista de China, fundaron la República Popular China, con Beijing como su capital.

Mientras que Chiang Kai-Shek, líder del Partido Nacionalista Chino Kuomintang, se exilió en Taiwán junto a alrededor de 1,2 millones de chinos, la mayoría militares. Lograron establecerse en la isla como su propio territorio, tras imponerse con éxito en una breve incursión de las tropas comunistas.

Desde entonces dos bandos han reclamado históricamente ser los gobernantes legítimos de todos los territorios del gigante asiático, incluida Taiwán. No existe un acuerdo internacional sobre el estatus de la isla que ha funcionado como independiente.

Pero China ha declarado cada vez más enérgicamente que Taiwán debe estar bajo su control, por la fuerza si es necesario, incluso desafiando a Washington y otros partidarios de la democracia de la isla

Además, la visita de Pelosi se produjo en un momento particularmente sensible en el que el presidente chino Xi Jinping y comandante en jefe de las fuerzas armadas, se prepara para buscar un tercer mandato de cinco años como líder del gobernante Partido Comunista.

Beijing considera a Taiwán como una provincia renegada que algún día se "reunificará" con el resto de su territorio. Cualquier acción que se considere que legitima al Gobierno de Taipéi, como lo sería la visita de un político extranjero de alto nivel, es vista por Beijing como una violación de su "soberanía", que justificaría una “dura respuesta”.

Xi advierte que el destino de Taiwán no puede seguir sin resolverse indefinidamente. Washington señala que Beijing podría buscar una solución militar en los próximos años.

Con Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.