Tailandia justifica su escaso ratio de test en medio de la segunda ola de covid

Bangkok, 14 ene (EFE).- Las autoridades de Tailandia, uno de los países menos afectados por la covid-19 en el mundo, justificó este jueves su escaso ratio de test en medio de una segunda ola que parece estar remitiendo.

La directora de Cooperación internacional del Departamento de Control de Enfermedades, Soawapak Hinjoy, indicó a Efe que de momento Tailandia tiene un ratio de contagio bajo y que las autoridades realizan los test de forma selectiva entre la población con mayor riesgo.

"La clave no es si los test masivos son la respuesta adecuada, sino hacer los test a la población correcta", manifestó la epidemióloga, quien señaló que entre los colectivos con más riesgo se encuentran los inmigrantes, los reos y los trabajadores de fábricas.

El Centro de Administración para la Situación de la Covid-19 informó hoy de 271 nuevos casos, incluidos dos fallecimientos, aunque precisó que los contagios están bajando respecto a la semana pasada en medio de las restricciones, como el cierre de colegios y bares, en todo el país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha defendido la necesidad de hacer el mayor número de test para combatir la pandemia.

Según datos parciales, Tailandia ha realizado hasta ahora algo más de 1,6 millones de pruebas de la covid-19, lo que supone unas 22.978 por cada millón de habitantes, un ratio de test muy bajo comparado con el de otros países.

Debido a las deficiencias en la recopilación de datos, esta cifra no incluye los test en muchos hospitales y laboratorios privados.

Soawapak reconoció deficiencias como la falta de un centro nacional que integre datos epidemiológicos de centros públicos y privados, aunque apuntó que las autoridades están trabajando en ello.

La OMS ha elogiado la gestión de la covid-19 en Tailandia, que acumula más de 11.000 contagios y 69 muertes, aunque también le ha hecho recomendaciones, como aumentar el número de test y mejorar la disponibilidad de los datos epidemiológicos.

El pasado octubre, el organismo multilateral sugirió que las autoridades deberían aumentar la vigilancia y realizar "test rutinarios de todos los pacientes" que presenten síntomas propios de la covid-19, según los criterios establecidos.

Después de la primera ola en marzo y abril, Tailandia mantuvo los contagios diarios a niveles muy bajos hasta la nueva ola que comenzó el pasado diciembre con sendos brotes en un mercado de marisco y en un casino de juego ilegal.

Según datos oficiales, el país cuenta con 13.371 camas en centros hospitalarios, de las que 2.513 están ocupadas, y otras 2.450 en hospitales de campaña, de las que 517 están en uso.

(c) Agencia EFE