Tailandia impone nuevas restricciones ante aumento de casos

CHALIDA EKVITTHAYAVECHNUKUL
·1  min de lectura
ARCHIVO - En esta foto del 20 de diciembre del 2020, un guardia con el rostro protegido y una máscara custodia el mercado de camarones en Samut Sakhon, al sur de Bangkok, Tailandia. El gobernador de la provincia en el centro de un creciente brote de coronavirus en Tailandia está infectado también, tras una reunión con funcionarios de salud pública en la que participó el viceprimer ministro. (AP Foto/ Jerry Harmer)

BANGKOK (AP) — Autoridades en la capital de Tailandia anunciaron nuevas restricciones, incluyendo el cierre de algunas instalaciones de entretenimiento durante las festividades del Año Nuevo, a medida que las infecciones continúan en ascenso luego de un brote reciente de coronavirus.

Después de varios meses en que la situación del COVID-19 parecía bajo control, Tailandia ha registrado dos grandes focos de infección desde mediados de diciembre que amenazan con echar por la borda el progreso en el país contra la pandemia. Uno ha infectado principalmente a cientos de trabajadores inmigrantes procedentes de Myanmar en un mercado de mariscos cerca de Bangkok, mientras que en días recientes se ha registrado un foco que ha sido vinculado con una casa de apuestas en una provincia del este del país.

Como parte de las restricciones dadas a conocer el lunes, el gobierno de la capital ordenó el cierre de bares nocturnos, casas de apuestas y estudios de masajes a partir del martes y hasta el 4 de enero. Los bares y restaurantes podrán permanecer abiertos durante este lapso, pero deben cerrar a la medianoche y apegarse a los requerimientos de distanciamiento social.

Tailandia reportó 155 nuevas infecciones de coronavirus la mañana del martes. De ellas, 134 fueron transmisiones locales, 11 de trabajadores inmigrantes y 10 se encontraban en cuarentena estatal, según el centro de coordinación del gobierno contra el COVID-19.

En tanto, se confirmó el lunes la más reciente muerte por COVID-19 en casi dos meses en Tailandia. La víctima era un valet parking de 45 años en una casa de apuestas en la provincia de Rayong, en el este del país.